logo PTS

Internacionales

REPRESIÓN, PERSECUCIÓN, ENCARCELAMIENTOS Y CONDENAS A MUERTE

Egipto: ¿Así avanza la “revolución democrática”?

Nuevamente un tribunal en Egipto condena a muerte a centenares de militantes de los Hermanos Musulmanes por el supuesto asesinato de un policía en agosto de 2013, que sucedió el mismo día en que el gobierno cívico militar ordenaba la represión a los acampes que pedían la restitución de Morsi en la presidencia.

Diego Sacchi

2 de mayo 2014

Egipto: ¿Así avanza la “revolución democrática”?

Nuevamente un tribunal en Egipto condena a muerte a centenares de militantes de los Hermanos Musulmanes por el supuesto asesinato de un policía en agosto de 2013, que sucedió el mismo día en que el gobierno cívico militar ordenaba la represión a los acampes que pedían la restitución de Morsi en la presidencia. Esta nueva escandalosa condena se da en el marco del plan contrarrevolucionario que viene aplicando el gobierno cívico militar que asumió luego del golpe que terminara con el gobierno de Morsi, quien se encontraba jaqueado por las movilizaciones populares (como explicamos en la nota publicada el 5/4 “Condenan a muerte a 529 manifestantes de la Hermandad Musulmana” ). Al tiempo que se conocía esta nueva condena, un tribunal de El Cairo ilegalizaba al Movimiento Juvenil 6 de Abril e imponía el cierre de sus locales bajo el cargo de “atentar contra la integridad del país”. Esta campaña contrarrevolucionaria de persecución y criminalización de la protesta se extiende por todo Egipto y en Port Said fueron encarcelados 3 dirigentes sindicales por haber encabezado una huelga. Así se cumple con la orden del nuevo primer ministro Mehleb, que había anunciado en su discurso de asunción que había que terminar con las huelgas y protestas callejeras.

Seguramente ante estos acontecimientos no es difícil coincidir en que, en Egipto, el golpe que derrocó a Morsi abrió el camino a una feroz contrarrevolución que busca derrotar y barrer de las calles la experiencia abierta por la primavera árabe. Lo que resulta realmente una tarea complicada es seguir afirmando como hace la LIT-CI que estamos lejos de un golpe contra revolucionario: “En primer lugar porque la revolución continúa, con nuevos hechos que así lo demuestran… En segundo lugar, ante esta realidad, la política central del régimen militar para derrotar la revolución no es el enfrentamiento abierto, físico”

No hay peor ciego que el que no quiere ver

La LIT-CI parece llegar al colmo de la negación de la realidad para defender su teoría de que en Egipto hubo una “revolución democrática” triunfante, que continúa con altas o bajas. En una nota escrita hace poco más de un mes R. León se dedica a explicarle a la izquierda que “En toda revolución actúa inevitablemente la contrarrevolución. Pero en el caso de Egipto, la contrarrevolución aún se mueve en el marco de una revolución poderosa y en pleno desarrollo” . Ante la evidente represión contra los HM, las organizaciones políticas opositoras al gobierno o al movimiento obrero, la LIT-CI responde que “Es verdad que el aparato de seguridad sigue reprimiendo, pero el carácter de la represión no es generalizado sino selectivo” . Una posición aberrante para una organización que se dice de izquierda y pretende “esconder bajo la alfombra” la masacre de más de 1.000 seguidores de la Hermandad Musulmana, muertos por la represión, y los más de 16.000 detenidos por razones políticas desde julio 2013 hasta el día de hoy. Los marxistas revolucionarios no solo repudiamos estos acontecimientos sino que rechazamos todo tipo de represión, persecución o ilegalización ejercida por el gobierno cívico militar, así sea llevada adelante contra los seguidores del neoliberal Morsi. Fue justamente la vía libre para reprimir a esta organización lo que envalentonó al gobierno cívico militar para avanzar en una persecución generalizada contra cualquier opositor al régimen.

Recordemos que a pocos días de producirse el golpe y comenzar la represión contra los HM la LIT-CI decía que “Bastaría con arrestos masivos o, como mínimo, de toda su cúpula. Tampoco sería necesario declarar un estado de emergencia (de sitio) ni un toque de queda, pues sería suficiente con ilegalizar a la Hermandad” y luego pedía que no se conceda “ningún derecho democrático ni de expresión para la Hermandad y sus líderes políticos mientras se movilicen por el retorno de Morsi” . Los militares no solo hicieron eso, sino que aprobaron una ley anti-protesta, con sus tribunales ilegalizan y encarcelan opositores, desarrollan un golpe contrarrevolucionario que reprime “selectivamente” a todos los que se movilizan en su contra bajo el discurso de estar persiguiendo a terroristas cuidadosamente “seleccionados”. ¿No es hora de que los compañeros de la LIT-CI revean sus vergonzosas posiciones? ¿O seguirán negándose a ver la realidad? No basta con un rechazo a la escandalosa condena a muerte contra los HM mientras se repite que la represión es simplemente “selectiva”.

La LIT-CI hace oído sordo a todo debate contra sus vergonzosas posiciones en pos de defender una supuesta “revolución democrática”. Los años de convulsiones y luchas de masas en el mundo árabe y en Egipto, muestran lo errado de afirmar la existencia de una “revolución democrática” que cambie el régimen político sin que el poder pase de manos de la burguesía a manos de la clase obrera y los oprimidos.

Temas relacionados: