logo PTS

MUJER

Docentes de Melina repudian el trato de los medios

Entrevistamos a Facundo Pilarche, uno de los impulsores de la carta de los profesores de Melina Romero, parte de la lista Marrón y del PTS.

25 de septiembre 2014

¿Como surge la idea de realizar esa Carta?

Nosotros veníamos participando con compañeras de la Marrón de 3 de febrero y profes de otras escuelas de las actividades y cortes que convocaban los hermanos y amigos de Melina junto a otros vecinos exigiendo la aparición con vida. Pero fue a partir de la indignación que causó el tratamiento que le dieron los medios de comunicación como la nota misógina que público el diario Clarín "Una fanática de los boliches que abandonó la escuela", donde se la responsabiliza (juzgando su vida personal) y hasta se justifica su desaparición. Pensamos que debía escucharse otra voz frente a la estigmatización que se hizo de Melina primero como Mujer, luego joven, y por último de una familia humilde que no cumplía con la norma impuesta por esta sociedad patriarcal. Detrás de ese discurso se dejaba entrever que "ella se merecía lo que le pasó". Cuando vimos la nota en el canal de noticias C5N que título "Fiesta, sexo, drogas y alcohol" empezamos a enviarnos wathsapp con otros compañeros de la escuela a la que iba Melina y en la cual trabajo.
Ahí surgió la idea de la carta que pretendió cuestionar ese "sentido común" que reaparece cada vez que hay un caso de femicidio o algún tipo de violencia contra las mujeres, se culpa a la víctima y a su familia de las aberraciones que tienen que padecen.

¿Que repercusiones tuvo la carta, no sólo a nivel medios de comunicación y redes sociales sino en comunidad educativa: los padres, alumnos y docentes?

La carta fue contundente en la condena mediática y creo que por ello tuvo enormes repercusiones tanto en medios gráficos, televisivos y radiales que la reprodujeron, como en amplios sectores de la docencia, del alumnado y de los padres con los cuales pudimos compartirla. Fue utilizada en centenas de clases con estudiantes para discutir no sólo el rol de los medios sino el rol de la mujer en esta sociedad, el origen de la violencia contra las mujeres y poner en cuestión ese "orden establecido".


¿Tuvieron que enfrentarse a otros discursos?

Al discurso de algunos funcionarios de la DGCyE que quieren hacernos responsables a los docentes de la deserción escolar , el vaciamiento de la educación y por esa vía "se expone" a los jóvenes a las atrocidades de las cuales son víctimas Melina en particular y la juventud en general.
˜ángeles Rawson, una joven de clase media estaba yendo a la escuela cuando fue asesinada. Araceli Ramos, también de nuestro distrito, estaba yendo a buscar trabajo. Hasta el año pasado se producía un femicidio cada 30 horas, cifra que aumentó en un 13% respecto de 2012 según la ONU. Este año todo tiende a mostrar que el aumento seguirá en marcha.
Este discurso niega los orígenes y por lo tanto no se dispone a atender las causas por un lado, como si se pudiera así evitar víctimas de trata, femicidios o cualquier forma de violencia contra las mujeres.
Por otro, ese discurso termina por culpar a la victima igual que el otro porque justifica la desaparición y lo asocia a sus prácticas personales y que la contención escolar podría evitar este tremendo desenlace. En forma más vedada pero convalida el mismo sentido común.
Obvia que las mujeres por ser mujeres son víctimas de la violencia machista y las pobres son las más afectadas por este sistema de explotación y opresión, así como sus familias.
Ya nos tienen acostumbrados a culpar a las víctimas y a su entorno cercano de las consecuencias de un sistema que las somete a las peores aberraciones, para justificar al sistema.
Ese es el otro eje de discusión que enfrentamos. Los mismos que hoy responsabilizan a las víctimas, a sus familias y ahora a los docentes, son los que sostienen este sistema. Apañan a los políticos, empresarios y jueces mezclados en redes de trata y reproducen la violencia machista en todas sus formas y a través de todas sus instituciones.
Así como somos los docentes los que con nuestra lucha y junto a las familias venimos enfrentando el vaciamiento de la educación pública y resistiendo las políticas de todos los gobiernos que, en complicidad con los dirigentes sindicales adictos vienen implementando; son también las mujeres organizadas las que vienen luchando por sus derechos y contra toda forma de opresión las que pueden plantear una salida de fondo.

¿Que se hace entonces?

La salida viene de la mano de la organización independiente de las y los trabajadores, de la recuperación de nuestras herramientas de lucha de manos de las burocracias sindicales cómplices de los gobiernos de turno. De impulsar secretarías de la mujer en cada uno de ellas y en los centros de estudiantes como lo vienen haciendo miles de trabajadores para ponerlos al servicio de estas luchas en unidad con los más amplios sectores populares. Por eso peleamos nosotros. Soy un trabajador varón. Pero tengo bien claro, que la lucha por los derechos de los trabajadores, sin la lucha por los derechos de las mujeres, es una lucha que va por la mitad.

Temas relacionados: