logo PTS

Juventud

Derrotemos a Macri

El nuevo ataque macrista a la educación con el recorte de las 30.000 becas a los estudiantes de la escuela pública de la Ciudad está generando una ola de indignación popular. La respuesta de los estudiantes no se hizo esperar: toma de decenas de escuelas, una gran movilización y el comienzo de la coordinación.

PTS

4 de septiembre 2008

El nuevo ataque macrista a la educación con el recorte de las 30.000 becas a los estudiantes de la escuela pública de la Ciudad está generando una ola de indignación popular. La respuesta de los estudiantes no se hizo esperar: toma de decenas de escuelas, una gran movilización y el comienzo de la coordinación.

Este miércoles 3 los docentes pararon masivamente en las escuelas públicas de todos los niveles, e incluso en muchas privadas y preparan nuevas medidas de fuerza.

Desgraciadamente, Ademys y UTE (los sindicatos más importantes de la Capital), realizaron sus propias acciones, a la misma hora que los secundarios habían convocado a marchar desde Palacio Pizzurno. Pese a esto, estudiantes y sectores docentes confluyeron en una masiva marcha común, a la que finalmente se sumaron los sindicatos en Jefatura de Gobierno.

Mientras alumnas madres, 1.100 chicos en situación de indigencia y 12 mil que viven bajo el nivel de pobreza en las Villas y barrios pobres de la Ciudad se ven privados de esta mínima “ayuda”, el gobierno avanza en la privatización y en los negociados con los grandes grupos económicos.

Con 400 escuelas con problemas edilicios y 70 sin gas, el recorte a las becas puso nuevamente al descubierto la magnitud del descalabro de las distintas administraciones capitalistas de la Ciudad. Para lo único que sirvió la votada “emergencia edilicia” es para favorecer a grupos como a los Roggio, con un régimen de indexación automática de contratos, incluso cuando muchas de las obras no comenzaron, ventaja que no tienen los docentes de la Capital con los topes salariales.

Como si esto fuera poco, para “apretar” a los estudiantes en lucha e impedir la unidad con los maestros, el ministro Narodowski de Macri ordena para los docentes y directivos: confeccionar “listas negras”en las escuelas, enviar policía, prohibir la participación de los docentes en las medidas de lucha fuera de su horario laboral y reafirmar que todas las “horas perdidas” se recuperen los sábados o durante el verano.

Así no hay plata que alcance

En la Ciudad más rica del país sobran los recursos pero se destinan a las grandes corporaciones, a cientos de “asesores” del gobierno macrista que ganan sueldos de $25.000 por mes y a subsidiar la educación privada. Al cierre de esta edición, la Legislatura se apresta a votar una modificación al proyecto de presupuesto que reconoce que los ingresos de la Ciudad fueron superiores en $1.524 millones (lo que no impide tomar nuevos préstamos por otros 1.500 millones). De estos, 411 millones van a las empresas recolectoras de basura, 120 a nuevos pagos a los contratistas amigos y 100 para subsidios a la educación privada y otros cientos están destinados a pagar deuda. Con tantos compromisos ¿cómo aumentar el salario docente y resolver la crisis edilicia?

La hipocresía kirchnerista

Con la hipocresía que los caracteriza, la oposición kirchnerista toma como suya la demanda de las becas, cuando fue parte de la votación del magro presupuesto educativo porteño y a nivel nacional mantiene la miseria presupuestaria para la educación pública, que hoy se expresa en la lucha de los estudiantes de la UBA por la situación edilicia y la movilización de los docentes universitarios por aumento salarial. Además, en la ciudad, viene compartiendo negocios como el de la obra pública que es, en muchos casos, conjunta. Sólo un ejemplo: la constructora Iecsa de Calcaterra, del primo de Macri, es parte de los adjudicatarios del “tren bala”.

Ahora el kirchnerismo denuncia la subejecución presupuestaria cuando ésta viene siendo la regla en todas las áreas, como en salud, vivienda (increíblemente en el presupuesto del 2008 se destina a este rubro 16 millones de pesos por todo concepto).
Para el Club de París y para los grandes empresarios todo, para los trabajadores y el pueblo pobre que son los que sufren los bajos salarios, y una educación y salud que se caen a pedazos, nada.

Los acuerdos entre macristas y kirchneristas también aparecen cuando se trata de enfrentar las luchas y manifestaciones populares. Mientras el macrismo restringe las libertades democráticas mínimas con la penalización de las manifestaciones callejeras y la aplicación a “rajatabla” del Código Contravencional (votado por ibarristas), cuando hay movilizaciones el gobierno de Macri apela a la “colaboración” de la policía de Aníbal Fernández, como vimos las últimas semanas con los brutales desalojos de inquilinos, que dejaron heridos y 23 presos o durante el verano en el emblemático conflicto del Casino. Las palabras de la kirchnerista Silvia La Ruffa, presidenta de la Comisión de Seguridad de la Legislatura (sobre el proyecto de la policía de la Ciudad) no dejan lugar a dudas: “aunque no logramos un dictamen único consolidamos seis o siete estrategias fundamentales como políticas de Estado”.

Por un plan de lucha de docentes, estudiantes y demás sectores populares

Para profundizar y ampliar la lucha que comenzaron los estudiantes contra el recorte a las becas es necesario soldar la unidad de los estudiantes con los docentes y padres, en su mayoría trabajadores y con las amas de casa pues son quienes más sufren la carestía de la vida producto de la inflación.
El paro y movilización de docentes y estudiantes de la Capital, tiene que ser el comienzo de un gran plan de lucha. Las direcciones sindicales, en primer lugar UTE y Ademys, deberían unificar y fortalecer la movilización conjunta. Sólo una lucha seria puede impedir que se terminen poniendo nuevos parches frente a la crisis educativa.

Becas para todos los estudiantes que las requieran. Aumento del salario docente acorde a la canasta familiar. Resolución inmediata de la crisis edilicia. Gas y calefacción para todos los colegios y facultades. Por la triplicación del presupuesto educativo.
Este tiene que ser el inicio de una lucha masiva para derrotar la política del gobierno macrista que todos los partidos patronales de la oposición vienen dejando pasar.

¡Todo nuestro apoyo a los estudiantes en lucha! ¡Por el triunfo de sus reclamos!

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: