logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Defendamos los puestos de trabajo: efectividad, fichaje de los cuartas y salario digno

Como sabemos que una mayoría de los compañeros de fábrica, campo y transporte, no coinciden todavía con la necesidad de luchar por el control y la administración obrera, perspectiva que los militantes del PTS en la fábrica, el campo y entre los jóvenes zafreros defendemos junto a algunos luchadores, es que vemos clave que diseñemos un plan de defensa de nuestros derechos y un pliego de reivindicaciones, que nos prepare ante la llegada de esta nueva administración y grupo de inversores.

20 de junio 2013

Como sabemos que una mayoría de los compañeros de fábrica, campo y transporte, no coinciden todavía con la necesidad de luchar por el control y la administración obrera, perspectiva que los militantes del PTS en la fábrica, el campo y entre los jóvenes zafreros defendemos junto a algunos luchadores, es que vemos clave que diseñemos un plan de defensa de nuestros derechos y un pliego de reivindicaciones, que nos prepare ante la llegada de esta nueva administración y grupo de inversores.

No debemos confiar en la demagogia y promesas con las cuales de seguro van a llegar estos nuevos capitalistas. Ya vivimos una experiencia con Roggio que nos prometió el oro y el moro, y a poco andar lo que nos dio con una mano nos quitó con la otra.

Dentro de la agenda de los trabajadores tiene que estar la lucha por la efectividad de todo el plantel de compañeros que actualmente está fichado por el ingenio, ya que la mayoría tiene en su haber por lo menos 4 zafras. Es inadmisible que de 1.600 trabajadores fichados y unos 500 cuartas, solo sean efectivos 300 compañeros.
A la par de esto tenemos que exigir que los jóvenes zafreros, llamados cuartas o ayudas, sean fichados y cobren lo mismo que un trabajador del campo. Ellos no solo son, en su mayoría, hijos de trabajadores del ingenio, sino que también son trabajadores cargando con muchas zafras encima. Cuando algún compañero, influenciado por lo que opinan sectores de la directiva sindical o los políticos del PJ y la UCR, pone en cuestión la condición de trabajadores del ingenio que tienen los jóvenes zafreros -cuartas o ayudas-, les respondemos “a igual trabajo, igual salario”. Esto lo dice hasta la misma legislación laboral del país que no es para nada socialista, pero establece como mínimo este derecho inalienable de la clase obrera. La pelea por la anualización de un salario mínimo para el zafrero, también es fundamental, para que el zafrero no quede librado a su suerte cuando termina los 6 o 7 meses de zafra y afronte sin un peso los meses muertos de esta actividad. Este es un derecho por el cual debemos luchar e impulsar una legislación, sobre todo porque sabemos que mientras el zafrero queda parado durante 5 o 6 meses sin percibir un peso, las patronales amasan ganancias millonarias anualmente de la producción de azúcar y alcohol, que salen de la materia prima que cosecha el obrero del campo.

La generalización de las categorizaciones en todos los ingenios debe ser acordada bajo convenio de la rama azucarera, ya que estas patronales suelen utilizar las categorizaciones, que son un derecho, como un premio a la sumisión, obediencia, y la alcahuetería. El que delata a los compañeros que se organizan por sección para pelear por una reivindicación, y no hace paro, es digno de un salto en la categoría. Sin embargo por más dedicación y capacidad que tenga, el compañero que es solidario, se organiza y lucha, es decir el que no se somete a los dictados del capital y da lucha contra la explotación, es cercenado de este derecho. En el campo es peor, ya que las empresas casi no acostumbran conceder categorías. Son pocos los casos en los que los compañeros cuentan con la categoría que les corresponde, ya que para los obreros del campo y los zafreros todavía rige la ley agraria de la dictadura, que los excluye de todas las previsiones que establece la Ley de Contrato de Trabajo.

También para cubrir las vacantes que ya están surgiendo al jubilarse algunos compañeros, tenemos que levantar como consigna del sindicato: “por cada como compañero jubilado, que ingrese un hijo o familiar de este trabajador”, para que no se pierda esa fuente de trabajo y también para que los compañeros que siguen trabajando no queden sobrecargados de tareas. Así como levantamos esta reivindicación, tenemos que oponernos a cualquier tipo de extorsión sobre los trabajadores para que se jubilen anticipadamente por presión de la patronal o el gobierno. Consideramos que la jubilación anticipada impuesta por sobre su voluntad, no es otra cosa que un despido encubierto, que ya llevaron adelante Roggio y Ledesma contra trabajadores del campo y sectores zafreros, haciendo que se pierdan cientos de puestos de trabajo.

La reivindicación de un salario igual a la canasta familiar no se debe tomar como algo menor o de segundo orden, el hecho de que a la empresa estén por arribar nuevos capitalistas, no debe hacer cesar a los trabajadores en el planteo de una propuesta salarial que se equipare al costo de vida, es decir que en la pulseada con las patronales tenemos que partir de exigir $8.000. Se han lanzado las paritarias y es el momento de pelear para que el salario de los obreros de La Esperanza se equipare al de los compañeros de los ingenios de Jujuy y Salta. Sabemos que por culpa de la intervención del sindicato por el Ministerio de Trabajo que se impuso el año pasado, el salario de los compañeros de La Esperanza ha quedado rezagado, ubicándose en $4387, el sueldo más bajo de los trabajadores de esta actividad en Salta y Jujuy. No podemos naturalizar, que para poder llenar la olla y llegar a fin de mes, al ser tan flaco el salario y al verse de modo ininterrumpido carcomido por la inflación, los compañeros tengan que dejar la vida en la fábrica y el campo trabajando de sol a sol, haciendo además de las 8 horas, trabajos por tanto y horas extras.

La exigencia de estos derechos de cara a las paritarias, junto a la necesidad de que la pelea del Bloque de Gremios Azucareros contra las patronales vaya ganando cada vez más en participación activa de los delegados y las bases de cada uno de los ingenios, para que la lucha sea conjunta. Para que se dé esto hay que exigirle a las comisiones directivas de Salta y Jujuy que convoquen a congresos de delegados y activistas del conjunto de los ingenios, para avanzar en un pliego de reivindicaciones que integre a todos, y en un plan de lucha, para golpear con un solo puño contra las patronales y así poder imponerle la voluntad de la clase obrera azucarera movilizada.

La Esperanza, 06 de junio de 2013.

Temas relacionados: