logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

CALL CENTER

Córdoba: otro crimen social contra la juventud

Luis Rodríguez tenía 30 años. Murió luego de sufrir quemaduras que afectaron el 85% de su cuerpo y las vías respiratorias. Su compañero, Sergio Urquiza, sufrió quemaduras en un 65% y hoy está estable. Fueron víctimas de una explosión.

PTS

17 de mayo 2012

Luis Rodríguez tenía 30 años. Murió luego de sufrir quemaduras que afectaron el 85% de su cuerpo y las vías respiratorias. Su compañero, Sergio Urquiza, sufrió quemaduras en un 65% y hoy está estable. Fueron víctimas de una explosión.

Como gran parte de la juventud de Córdoba, Luis dejaba sus horas en un Call: dejaba su salud mental y física. Tendinitis, problemas de audición y vista, terribles dolores de columna y espalda; esas son las enfermedades en los call, vidrieras del trabajo precario que brotan con el aval del gobierno y las conducciones gremiales.

Luis era parte de ese batallón de 25 a 30 mil jóvenes que todos los días, incluidos sábados, domingos y feriados, atiende los problemas que telefónicas, bancos y tarjetas de créditos, dicen resolver por vía telefónica. Era parte de los miles que no tienen ningún derecho sindical y que, si se afilian, son despedidos.

Luis y Sergio fueron alcanzados por una llamarada cuando cargaban combustible en un generador. Nadie sabe si tenían que hacer esa tarea o si el piso donde ocurrió la explosión, estaba en condiciones. Nadie sabe si estaban las medidas de seguridad exigidas. Lo que sí saben sus compañeros y compañeras, que los vieron arder, es que no había matafuegos, por eso intentaron apagarlos con sus propias ropas y el agua de los bebederos.

Los empresarios y dirigentes sindicales cómplices de la explotación dirán que fue un accidente. Se trata de sed de ganancias, contestamos. Si no había matafuego, era por recortar costos. Si había un cigarrillo cerca mientras se manipulaba combustible, como dicen algunas hipótesis, era porque ese trabajo no se hacía en condiciones óptimas ni por personas capacitadas. Luis falleció por negligencia capitalista.

Ellos ahora son parte de las frías estadísticas del Ministerio de Trabajo1. En 2010 hubo casi 500 muertes por siniestros laborales y 630.766 casos de accidentes de trabajo, enfermedades profesionales y accidentes en itinerario al lugar de trabajo.

Construimos un partido para adelantar la llegada de la venganza de todos los explotados a estos crímenes de la sociedad, el fin del capitalismo.

Corresponsal

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: