logo PTS

Mundo Obrero

Con Sapag continúa el saqueo

El martes 23, el gobernador de Neuquén Jorge Sapag firmó un acuerdo con Repsol – YPF para extender las concesiones del petróleo y el gas, que vencían en el 2017, por diez años más. Ahora este acuerdo deberá ser votado en la Legislatura Provincial, donde el MPN, junto a sus aliados menemistas, cuenta con mayoría, además de los votos de la Concertación (PJ y radicales K) que ya adelantaron su “voto positivo”.

25 de septiembre 2008

El martes 23, el gobernador de Neuquén Jorge Sapag firmó un acuerdo con Repsol – YPF para extender las concesiones del petróleo y el gas, que vencían en el 2017, por diez años más. Ahora este acuerdo deberá ser votado en la Legislatura Provincial, donde el MPN, junto a sus aliados menemistas, cuenta con mayoría, además de los votos de la Concertación (PJ y radicales K) que ya adelantaron su “voto positivo”. Este acuerdo será la base para la negociación con las demás petroleras, a quienes también el gobierno pretende extender la explotación de los recursos hidrocarburíferos hasta el 2027.

Los términos del acuerdo

A cambio de extender las concesiones por 10 años más, el gobierno de de Sapag recibirá un pago por única vez de 542,5 millones de pesos, en 14 cuotas a partir de noviembre, además de un pago adicional de 62 millones de pesos en concepto de un programa de “responsabilidad social empresaria”, para realizar obras en escuelas y centros de salud durante tres años.

En relación a las regalías, se subirán del 12% al 15% y, eventualmente según el aumento del precio del barril, aumentarían escalonadamente hasta el 18%. En el caso del petróleo que hoy se liquida sobre la base de 47 dólares el barril, se subirá un 1% cuando el precio interno se fije de 78 a 83 dólares; 1,5% de 88 a 93 dólares; 2,5% cuando esté entre 93 y 98 dólares, y llegará al 3% cuando supere los 98 dólares.
Con respecto al gas, para liquidar las regalías (y llegar al 18%) se tomará como referencia el precio que Argentina le paga a Bolivia, es decir entre 8 y 10 dólares el millón de BTU. Cuando la empresa productora cobre un promedio equivalente al 60% del precio del gas boliviano, las regalías para Neuquén aumentarán un 1%, cuando facture entre un 60 y 80% las regalías crecerán 0,5%, y cuando supere el 80%, se alcanzarán los 3 puntos extras.

Es decir, el gobierno sólo está dispuesto a elevarles un leve porcentaje de las regalías en el caso que las petroleras aumenten sus ganancias, a costa del incremento de los precios del gas y la nafta que pagamos los trabajadores y el pueblo.

Una nueva entrega

A cambio de 542,5 millones de pesos, Sapag está entregando a las empresas imperialistas la explotación de un recurso natural no renovable, cuya renta neta anual ronda los 16.000 millones de pesos (¡casi 30 veces lo que pagarán por única vez!). Además, en el marco de la crisis económica internacional abierta, de continuar la caída del precio del petróleo no habrá ningún aumento de regalías, ya que este está atado al precio del barril. Y de darse este aumento, está aún por detrás del porcentaje de regalías que cobra cualquier país latinoamericano, incluido el Perú de Alan García.

Esta nueva entrega el gobierno de Sapag intenta disfrazarla de un gran avance para la provincia, entre otras cosas para salir del “rojo” de las finanzas. Más allá de que los fríos números demuestran todo lo contrario, el propio gobernador salió a aclarar que estos (magros) recursos extras no se usarán ni siquiera para aumentar los bajos salarios estatales.

Renacionalizar sin pago el petróleo y el gas

El pasado 17 de septiembre la CTA provincial convocó a un paro y movilización contra las prórrogas petroleras, junto con ATE, ATEN, el Sindicato Ceramista y otras organizaciones. Ante el reciente anuncio del acuerdo sellado entre Sapag y Repsol es necesario que las organizaciones de trabajadores discutan e impulsen medidas de lucha para evitar esta nueva entrega de los recursos naturales. Que la CTA convoque a una Asamblea Provincial para coordinar en un plan de lucha a todas las organizaciones obreras y populares que estamos contra las prórrogas sería un gran paso adelante.

Junto a esto es necesario levantar una salida propia de los trabajadores, empezando por la renacionalización de Repsol y todas las petroleras, bajo control obrero, para poner los recursos naturales al servicio de las necesidades populares.

Temas relacionados: