logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Cientos de trabajadores en el Encuentro Sindical Combativo

El sábado 24, la Escuela Técnica N° 3 de Benavídez se llenó de más de 1.000 activistas obreros y obreras. El Encuentro Sindical Combativo de Zona Norte, fue gestándose durante semanas entre debates, asambleas de fábrica y sobre todo medidas de lucha.

Cientos de trabajadores en el Encuentro Sindical Combativo
29 de mayo 2014

El sábado 24, la Escuela Técnica N° 3 de Benavídez se llenó de más de 1.000 activistas obreros y obreras. El Encuentro Sindical Combativo de Zona Norte, fue gestándose durante semanas entre debates, asambleas de fábrica y sobre todo medidas de lucha.

Momentos antes del inicio, entra la columna más nutrida, con las agrupaciones clasistas que impulsan compañeros independientes y militantes del PTS.

El gimnasio está repleto. Los gráficos de Donnelley se transforman en uno de los actores centrales: 130 trabajadores, más de un tercio de la fábrica, junto a los Printpack, flamean sus banderas bordó y hacen resonar los bombos. Detrás de ellos entran más de 120 trabajadores de la Alimentación, encabezados por los Kraft, Pepsico y Stani.

Los compañeros del SMATA también forman un grupo nutrido, con delegados perseguidos de VW, compañeros de Lear con su comisión interna, de Gestamp con los despedidos en lucha y también de otras automotrices.

Del Parque Industrial de Pilar, participan compañeros de Unilever y Procter & Gamble. Y pese a la negativa del SUTNA San Fernando, también lo hace una delegación importante de delegados y obreros de FATE. Desde Campana vienen trabajadores de Siderca. Se suman a centenares de obreros que se están organizando en fábricas autopartistas, de la carne, del caucho, del plástico, metalúrgicas, etc. Más de 100 trabajadoras y trabajadores docentes, de los SUTEBA de Tigre, San Martín, Gral.

Sarmiento y Escobar, terminan de conformar la concurrencia. Y desde otras zonas se suman trabajadores despedidos y delegaciones de Shell, CALSA de Avellaneda y de Cerámica Neuquén en lucha.

Los oradores 

Las internas combativas de la zona, como Donnelley, Kraft, el frigorífico Rioplatense, Pepsico, Lear, Printpack, SUTEBA Tigre, Unilever, entre otras, se ubican en el escenario. Javier “Poke” Hermosilla, de Kraft, dirige el saludo inicial estableciendo los motivos del Encuentro y la necesidad de impulsar la más amplia unidad para la lucha contra las patronales, la burocracia sindical en sus distintas alas y el Gobierno.

Jorge “Loco” Medina de Donnelley trae la experiencia de organización, lucha y debate político que vienen desarrollando en su fábrica, para extender un activismo consciente.

Cierra el compañero Alfredo Cáceres, Secretario General del SUTEBA Tigre (militante de Opinión Socialista). Todas las intervenciones destacan la situación de ataque, con despidos como en Gestamp, Kromberg y VW, y que el Encuentro tenía que dar pasos en hacer de la zona norte un lugar impenetrable. ¡Si nos tocan a uno, nos tocan a todos! Es el grito que surge para darle organización y unidad a la enorme fuerza de los sectores combativos y antiburocráticos de la zona. El piquete común en la puerta de VW contra la patota del SMATA, que reunió a más de 300 compañeros y activistas de distintas fábricas, fue puesto como ejemplo.

Hablan también referentes de las luchas de Gestamp, Kromberg, Calsa, Shell, VW de Pacheco y Córdoba y Cerámica Neuquén.

Referentes nacionales del Encuentro Sindical Combativo, como Rubén “Pollo” Sobrero, toman la palabra. Claudio Dellecarbonara, le cede su lugar a Lorena Gentile de la CI de Kraft. Su emotiva intervención se dirige a los centenares de mujeres obreras presentes. También dirigen su saludo miembros de las organizaciones políticas convocantes, entre otros, Juan Carlos Giordano por IS y el diputado bonaerense Christian Castillo por el PTS.

Las comisiones

Luego se pasa a funcionar en comisiones. El debate se enriquece con centenares de intervenciones que van dando forma a las resoluciones que más tarde se votarán. En una comisión especial funcionan los trabajadores de la alimentación, preparando las resoluciones del gremio que serán planteadas a la hora de votar.

Luego del debate, vienen las votaciones en el plenario. Estas serán la clave de la jornada, ya que contemplan las acciones a tomar para enfrentar en la lucha de clases a las patronales y al gobierno.
 

Las resoluciones

Una de las principales y primeras resoluciones fue profundizar la campaña contra los despidos en Gestamp (ver nota).

La comisión del gremio de la Alimentación, resolvió una marcha para el 3 de junio a las sedes de la Federación nacional (FTIA) y el Sindicato de Capital-GBA (STIA), para exigir que no se firme ningún acuerdo paritario sin que se vote en asambleas el porcentaje a negociar y un plan de lucha en apoyo a los trabajadores de CALSA. El plenario adoptó esta propuesta, como también la resolución presentada por los compañeros de Donnelley de una concentración el viernes 30 en la puerta de su fábrica para rechazar las amenazas de despidos y exigir el cumplimento de sus demandas, entre las que está dejar de trabajar los sábados, mismo reclamo que levantan los compañeros de Unilever.

También se votó una campaña contra los ataques a los delegados independientes de VW por parte de la burocracia del SMATA y el ataque de la patota a los compañeros de Gestamp y Lear. Y se reivindicó el derecho a la autodefensa contra las patotas de la burocracia.

Se votó la defensa de Franco Villalba, de la Comisión Interna de Alicorp (ex Jabón Federal), enfrentando una dura campaña de la Verde y la patronal.

El Encuentro se pronunció contra la tregua de las centrales sindicales “opositoras” y por un nuevo paro general de 36 horas con movilización a Plaza de Mayo, para que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores.

También se votó profundizar la lucha contra los proyectos de leyes “antipiquetes” del gobierno, impulsar la pelea por la absolución y libertad de los petroleros de Las Heras y de todos los luchadores, participando de la marcha a Plaza de Mayo el 17 de junio. Además se votó apoyar los proyectos impulsados por los diputados del Frente de Izquierda por la prohibición de suspensiones y despidos, por el boleto educativo gratuito y el proyecto común con otros bloques (elaborado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia) contra la criminalización de las luchas y por el desprocesamiento de todos los luchadores.

Una resolución especial estableció el carácter independiente y opositor del Encuentro a todas las alas de la burocracia sindical, tanto las oficialistas como la CGT de Caló y la CTA de Yasky, como las opositoras de las CGT de Moyano y Barrionuevo, y la CTA de Micheli. Además, se planteó seguir impulsando, como lo venimos haciendo desde el Encuentro Sindical Combativo de Atlanta del 15/3, un nuevo Encuentro Nacional que incorpore a los sectores antiburocráticos y combativos que se vienen negando a participar, así como multiplicar los Encuentros regionales.

Al final, hubo un debate sobre la propuesta de una medida unificada de los conflictos en curso (Gestamp, Calsa, Shell, Cerámica Neuquén, etc.), donde se propuso evaluar la posibilidad de una jornada nacional de piquetes unificada (aprobada por unanimidad) y una marcha a Plaza de Mayo (en este aspecto un sector muy minoritario proponía poner fecha a esta marcha para la primera semana de junio, cuando se estaban votando distintas medidas duras de lucha –como se evidenció días después con el bloqueo de Gestamp- y una marcha a Plaza de Mayo para el 17 de junio). En una discusión y votación secundaria del Encuentro, el Nuevo MAS propuso votar el apoyo a su propia lista en las elecciones de CTA Micheli, otros compañeros propusieron no pronunciarse sobre este punto, mientras la enorme mayoría de los presentes apoyó la moción de considerar fraudulentas dichas elecciones y por lo tanto no participar.

Estas son algunas de las resoluciones votadas, mostrando la predisposición al combate y la necesidad de responder con acciones concretas los ataques de la patronal. El Encuentro fue una gran asamblea del activismo obrero de Zona Norte, con una concurrencia muy superior a todos los encuentros anteriores. Los viejos luchadores señalaban que hacía décadas que no se veía una cosa así en la región. Todos los compañeros y compañeras reivindicaban la escuela de debate político y resoluciones comunes para la acción. Un gran paso en la recomposición de la clase obrera en el corazón industrial del país.