Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
18 de enero de 2020

La Verdad Obrera N° 565

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

VICTORIA DE LOS BARRENDEROS DEL ABC DE SAN PABLO

Brasil: Con la basura en el piso, surge un nuevo movimiento obrero

11 Apr 2014   |   comentarios

La victoria de los garís (barrenderos) de Río contagió al resto de los trabajadores del sector en todo el país. En el ABCDMR no fue diferente.

La huelga de 8 días de los garís del ABC paulista demostró la tendencia, al menos en este sector precario y de mayoría negra, presente en todo el país, de un nuevo y fuerte movimiento obrero, que rompió los límites impuestos por sus direcciones. Sus huelgas dejan como ejemplo para el conjunto de los trabajadores que para luchar consecuentemente es necesario superar a las direcciones burocráticas sindicales.
En el histórico ABC, bastión obrero reconocido por su inmensa fuerza, los barrenderos y recolectores unidos recuperaron una tradición borrada por años de lulismo y por la transformación de los sindicatos en instrumentos de los patrones y de los gobiernos. Recuperaron la lección de que organizándose desde las bases de manera independiente, no solo es posible obtener mejores acuerdos de los que proponen los sindicatos traidores, sino también garantizar que no se tomen represalias con ningún trabajador con descuentos o reposición de los días parados, y/o despidos. Las amenazas patronales no deben impedir una lucha seria ni que los trabajadores salgan con la cabeza en alto y se organicen. Como en Río, donde no aceptaron ningún chantaje de despidos, los garís del ABC no se arrodillaron frente a la justicia y su tentativa de derrotar la huelga.

La victoria de los garís del gran San Pablo era posible desde el comienzo, a pesar de ser trabajadores tercerizados que por primera vez hacían una experiencia profunda con sus direcciones sindicales, al contrario de los garís de Río que venían de una ruptura el año anterior. Con su influencia y la demostración de la poderosa fuerza de los trabajadores unidos, los garís paulistas con puestos más precarizados que los de Río, una inmensa división de sus filas, en empresas y ciudades, obtuvieron también conquistas y demostraron que es posible luchar y vencer. Su victoria deja un ejemplo para los sectores precarizados y tercerizados.

La formación de las comisiones y la democracia obrera para derrotar a la intendencia, la justicia y el sindicato

El viernes 4 de abril, el sindicato ya demostró que la huelga para lavarse la cara tenía los días y horas contados. Mientras el Tribunal Regional del Trabajo (TRT) cumplía el papel de declarar ilegales las luchas obreras, los intendentes de las seis ciudades en paro pusieron en el lugar de los garís en huelga a trabajadores aun más precarizados.

Los trabajadores que en estos días avanzaron en su conciencia rápidamente se dieron cuenta de que el sindicato los entregaba en bandeja a los patrones, planteando que se impondría un castigo “educativo” a los huelguistas, que se quedarían sin empleo si seguían adelante con su lucha. Los condenaban a volver al trabajo sin estabilidad y sin la principal demanda de aumento salarial de 15,39%.
Con el ejemplo de Río recorriendo los debates entre los trabajadores, quedó claro que no solo era posible seguir adelante, sino que solo por esa vía los trabajadores obtendrían sus demandas. Fue entonces que algunos trabajadores se pusieron al frente organizando una asamblea que votó una comisión con miembros revocables para que no perdieran su objetivo de defender las demandas del conjunto de los trabajadores. Se dividieron en grupos y fueron a los terrenos de relleno sanitario de la región de Peralta y Lara para propagandizar su auto-organización y unificar sus demandas. La unidad de los trabajadores era una cuestión decisiva para el rumbo de la Asamblea que tendría lugar a la tarde, así como para el conjunto de la lucha que ahora tomaban en sus propias manos.

El avance que dieron en su organización, creando esta comisión, haciendo asambleas y eligiendo representantes revocables, tuvo que ser reconocida por las empresas. El reconocimiento de la comisión es un paso adelante para dar legitimidad a que otros sectores se organicen y también frente a los propios garís del ABCDMR. El odio hacia el sindicato que los abandonó, ahora se continúa con muchos trabajadores discutiendo cómo hacer para recuperarlo al servicio de los trabajadores. La estabilidad de 6 meses para todos los huelguistas acordada con la patronal por la comisión, tiene que estar al servicio de esta batalla, organizar democráticamente y desde las bases al sector en función de sus reivindicaciones y para dar pasos para echar a los traidores del sindicato y recuperarlo para la lucha.

El movimiento Nuestra Clase en la huelga de los garís paulistas

Jóvenes de la Juventude ˜às Ruas de la Funda˜ç˜ão Santo André y de la Universidad de San Pablo (USP), junto a profesores y metalúrgicos del Movimiento Nuestra Clase estuvimos presentes desde el primer día en las manifestaciones y piquetes de los trabajadores. Nos enorgullecemos de haber contribuido moralmente con su victoria, para que confiaran en sus propias fuerzas incluso cuando eran traicionados por el sindicato. En estas huelgas se están formando dirigentes obreros, vamos a ellas a aprender y, al mismo tiempo, desde la experiencia histórica y de otros sectores, como los garís de Río, contribuir para que los trabajadores avancen en su conciencia y organización.

Temas Relacionados: Internacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota