logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Berni, un hombre de "sintonía fina" para controlar las calles

La revelación del Proyecto X puso en aprietos a la ministra Nilda Garré, desacreditando la doctrina de “seguridad democrática” sostenida por la llamada “izquierda kirchnerista”.

Miguel Raider

15 de marzo 2012

La revelación del Proyecto X puso en aprietos a la ministra Nilda Garré, desacreditando la doctrina de “seguridad democrática” sostenida por la llamada “izquierda kirchnerista”. Para restañar la herida desembarcó Sergio Berni, el flamante secretario de Seguridad que desplazó a Cristina Caamaño, la ex fiscal que otrora prestara un gran servicio al gobierno nacional desvinculando a la Policía Federal de la causa por el asesinato de Mariano Ferreyra.

Mano derecha de Alicia Kirchner en tanto director nacional de Asistencia Crítica del Ministerio de Desarrollo Social y electo senador por la provincia de Buenos Aires, Berni es un teniente coronel retirado del Ejército, señalado partícipe del levantamiento carapintada de 1987 liderado por el coronel Aldo Rico (Clarín, 1/08/04). “Casualmente” fue Berni (secundado por Carlos Kunkel) quien consagró la alianza entre el kirchnerismo y el genocida cuando éste presentó su candidatura a intendente de San Miguel en 2009 (Página/12, 18/01/09).

Berni es un militar de confianza desde los viejos tiempos neoliberales de Néstor Kirchner en Santa Cruz, cuando era el responsable del control territorial, “el hombre del Gobierno que trata en la calle con los grupos piqueteros duros” (Clarín, 1/08/04).

Así lo demostró en el desalojo de las bodegas Giol así como colaborando en la desarticulación de la ocupación del Parque Indoamericano con el saldo de tres muertos.

Así lo demostró nuevamente ni bien asumió, levantando los piquetes formados por los vecinos de la Villa 31 y 31 bis sobre la autopista Illia, indignados con Macri al que reclamaban dos micros para transportar a 85 chicos a la escuela. “No creemos en la negociación de los conflictos, no es nuestro eje de trabajo” ( , 10/03), concluyó Berni, actitud que le valió el espaldarazo del derechista gobernador Scioli.

Evidentemente, la selección de este personaje corresponde a su “sintonía fina” para controlar las calles, la misma que clama Cristina con políticas de ajuste, criminalizando la protesta social y el derecho de huelga.

Con la bendición del periodista Horacio Verbitsky, aunque eximido de cualquier vacilación progresista respecto del espionaje sobre las organizaciones obreras y populares, el militar descerrajó certero: “la ministra ya dio las explicaciones del caso... el Proyecto X es algo cerrado” (Clarín, 12/03).

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: