logo PTS

Mundo obrero

Basta de trabajo esclavo en Argentina

Como es sabido, existen en la Ciudad de Buenos Aires alrededor de 5.000 talleres textiles clandestinos (que producen para las grandes marcas), en los que trabajan 30.000 costureros, en su mayoría inmigrantes de origen boliviano. Las condiciones a las que los empesarios textiles someten a los trabajadores rozan la esclavitud: jornadas laborales de 14 y 16 hs. y del día entero cuando hay que entregar un trabajo rápido; hacinamiento, falta de seguridad y higiene, trabajo infantil, con salarios de $ 750. Es el sistema llamado “de camas calientes”.

PTS

1ro de octubre 2009

Como es sabido, existen en la Ciudad de Buenos Aires alrededor de 5.000 talleres textiles clandestinos (que producen para las grandes marcas), en los que trabajan 30.000 costureros, en su mayoría inmigrantes de origen boliviano. Las condiciones a las que los empesarios textiles someten a los trabajadores rozan la esclavitud: jornadas laborales de 14 y 16 hs. y del día entero cuando hay que entregar un trabajo rápido; hacinamiento, falta de seguridad y higiene, trabajo infantil, con salarios de $ 750. Es el sistema llamado “de camas calientes”.

Más de 75 marcas textiles, entre ellas Soho, Cheeky, Kosiuko, fueron denunciadas por utilizar manos de obra esclava, pero la justicia capitalista no ha hecho nada por juzgar a los empresarios.

Presentamos extractos de la entrevista a Humberto, costurero boliviano, en Pateando el Tablero de Parque Patricios.

Pateando el Tablero: ¿Qué hace el Estado ante esta situación?

La verdad no hace nada, no hay ningún procedimiento legal hacia estas empresas, ni hay ninguna culpabilidad para los que cometen delitos, como queda claro en el caso del fallo del juez Oyarbide.

Yo quería decir también que lo que hay en el sector textil es mano de obra barata y trata de personas constante. Se traen personas no solamente de Bolivia, también de Chile y Paraguay y hasta algunos argentinos son explotados en talleres.

Algunos bolivianos también son también partícipes de esa situación porque son talleristas. La explotación no tiene nacionalidad y su objetivo es enriquecerse ellos.

Las organizaciones de la comunidad boliviana dicen ser sectores que aglomeran a los bolivianos para ayudarlos y son mentiras: benefician a los sectores con más alto poder enconómico, por ejemplo van a pedir a embajadas y consulados dinero que a nosotros nunca nos llega; se lo quedan ellos.

Pateando el Tablero: ¿Qué derechos reclaman como trabajadores textiles?

Reclamamos ocho horas de trabajo, trabajo bajo convenio y no solamente eso, también documentación y vivienda. La mayoría de la colectivadad vive en la villas, hacinados. Hay talleres inmensos en las villas y la policía es partícipe de esa situación, se hace rica y así lo pueden ver en la Feria de La Salada. En Lomas de Zamora la Policía Bonaerense acapara gran cantidad de dinero y Scioli no hace nada.

Los sindicatos tampoco hacen nada, el SOIVA, que supuestamente nos tiene que amparar, no lo hace. No hace nada por los trabajadores que están en blanco, ni por los que están en negro. Tenemos que ser más conscientes de lo que debemos hacer. Somos conscientes de que nos explotan, seamos conscientes también de que nos tenemos que organizar y de que nos podemos organizar.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: