logo PTS

Movimiento Obrero

Basta de trabajo esclavo

En el último escrache organizado por la asamblea de La Alameda, ocurrido la semana pasada, varios de sus integrantes (incluído Gustavo Vera), fueron agredidos físicamente por parte de un grupo de talleristas, ligados a Alfredo Ayala.

PTS Pompeya

25 de julio 2009

En el último escrache organizado por la asamblea de La Alameda, ocurrido la semana pasada, varios de sus integrantes (incluído Gustavo Vera), fueron agredidos físicamente por parte de un grupo de talleristas, ligados a Alfredo Ayala.

Repudiamos tal agresión, porque es una agresión perpetrada en defensa de un sistema de explotación y de los intereses de quienes lo utilizan para saciar su voracidad de ganancia, las grandes marcas y empresarios textiles y sus socios menores, los talleristas.

En Argentina, alrededor del 40 % de los trabajadores está en negro y en la industria textil este porcentaje asciende al 70%, es decir que la gran mayoría de los trabajadores textiles no tiene obra social, ni aportes jubilatorios, y sus sueldos y condiciones de trabajo son inferiores a las de los trabajadores en blanco. Dentro de este engranaje, una pieza clave que garantiza altos niveles de ganancia para los empresarios capitalistas son los talleres clandestinos, donde el trabajo esclavo está a la orden del día. Allí, los trabajadores, sobre todo inmigrantes (muchos de ellos de origen boliviano y sin documentos), padecen jornadas laborales de hasta 16 hs, hacinamiento, sueldos miserables, engaños y extorsiones para obligarlos a trabajar, encierro.

Lamentablemente, la forma de lucha que adoptó La Alameda no nos parece la correcta. Si bien es necesario realizar una gran campaña que llegue a los grandes medios que denuncie estas condiciones de trabajo, no consideramos que la forma de hacerlo sea buscar la clausura de los talleres, utilizando como herramienta la denuncia de un sólo trabajador, sin impulsar alguna decisión o acción colectiva y consciente de los trabajadores. Desde hace un tiempo, instalaron una cooperativa de trabajo en un una planta gestionada por el INTI y construida por la corporación Buenos Aires Sur, parte de la maquinaria utilizada fue incautada por la justicia en talleres clandestinos clausurados.

El Estado, tanto nacional como de la ciudad, son cómplices de esta situación porque no hacen nada por exigir a las empresas textiles (muchas de las cuales están denunciadas por utilizar mano de obra esclava) a tomar – por ejemplo - como su personal a los trabajadores de los talleres y en blanco. No sólo no soportan ninguna exigencia por parte del Estado, sino que algunas fueron sobreseídas por la justicia capitalista. Este es caso de directivos de Soho que fueron sobreseídos por el juez Oyarbide, quien dijo que no había delito porque esta forma de trabajo está relacionada con "costumbres y pautas culturales de los pueblos originarios del altiplano boliviano".

Hoy el mundo vive una crisis económica que azota a millones de trabajadores, en este marco el avasallamiento de nuestros derechos aumentará. No debemos permitir que la crisis la descarguen sobre nosotros, mediante suspensiones y despidos.

Sabemos que dentro de la comunidad boliviana hay distintos intereses, la realidad nos muestra que desde el incendio de Luis Viale donde murieron 4 niños y 2 adultos todo sigue igual y que los que dicen ser representantes de la comunidad boliviana, como Alfredo Ayala, no hicieron nada para cambiar la condiciones de superexplotación y vulnerabilidad que sufren los costureros.

La única manera es unir las fuerzas de los costureros en una organización independiente de los talleristas, que busque a su vez la solidaridad de los trabajadores argentinos y que llame a centrales sindicales como la CTA y a sectores políticos como Pino Solanas, que proclaman que la crisis no la tienen que pagar los trabajadores, a que se pongan al servicio de impulsar una gran campaña contra el trabajo esclavo.

-Trabajo bajo convenio y en blanco

- Jornada laboral de 8 hs.

- Documentación universal, gratuita y amnistía.

- Subsidios para acceder a viviendas dignas.

- Ningún costurero en la calle.

- Que los sindicatos textiles de la CTA y la CGT defiendan los derechos de los trabajadores inmigrantes.

PTS Pompeya

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: