logo PTS

ELECCIONES

UNA CAMPAÑA MILITANTE

Asambleas obreras para impulsar la campaña del FIT en Pacheco

Al cierre de esta edición cerca de 250 trabajadores de la zona fabril de Pacheco realizaban asambleas con Christian Castillo y los candidatos obreros del FIT a la salida de cada turno. Intercambiando opiniones y propuestas, se lanzó la campaña con el aporte y la creatividad de trabajadores de la alimentación, gráficos y mecánicos.

Roberto Ebro

10 de octubre 2013

La zona de Henry Ford y Panamericana es una de las mayores concentraciones obreras del país. Siguiendo los cambios de turno, el PTS de Pacheco organizó una jornada de asambleas obreras para convocar a activistas y trabajadores de la zona que vienen militando junto a nosotros en los lugares de trabajo. El objetivo: discutir sobre la situación política y organizar las actividades de las últimas semanas de campaña del FIT. De a grupos iban llegando obreros de Kraft, de la gráfica Donnelley, de una importante automotriz y empresas autopartistas de la zona y docentes del SUTEBA Tigre.

Eduardo Ayala, delegado de Donnelley y candidato a Diputado Nacional por el FIT abrió las asambleas, planteando que los trabajadores, así como discutimos cómo organizarnos en las fábricas y unirnos ante los ataques patronales, ahora estamos discutiendo la necesidad de construir una alternativa política propia para enfrentar a los capitalistas, y estas elecciones son una oportunidad para llegar con “nuestras ideas” a miles de trabajadores. Luego de presentar a las delegaciones obreras y los candidatos presentes, hizo sus intervenciones Christian Castillo (ver nota). Luego invitó a los compañeros a plantear sus opiniones. ¿Qué se discute en las fábricas? ¿Cómo sumar más apoyo?

Ronaldinho, compañero de Kraft despedido en 2009 que ahora ganó el juicio de reinstalación, contó que en su fábrica dos de sus compañeros “habían votado a Massa como voto bronca contra Cristina”, discusión que atravesó la jornada. “Hay que tratar de mostrar a los compañeros que Massa es más de lo mismo, que también es nuestro verdugo”. En el intercambio llovían argumentos sobre Massa, su rol en el conflicto de Kraft, que estén De Mendiguren y Héctor Daer en su lista y como es Tigre donde se gobierna para los habitantes de los countries y no de los barrios populares. “Me quedé pensando -decía un obrero de la alimentación- por lo que decía el compañero, podemos hacer un spot donde estén dos personas hablando sobre los candidatos patronales, y otro les diga: eso de votar a Massa no es votar un cambio, es más de lo mismo”.

En la discusión se trataban de buscar los medios de llegar a miles, de tener argumentos para convencer. Poke de Hermosilla, dirigente de la C.I. de Kraft apuntó: “es importante llegar a todos nuestros compañeros de trabajo, a sus familias, y que también lleguemos a los barrios. Ayer estuvimos en el barrio Las Tunas, donde se ve patente el contraste entre los countries de los ricos y los barrios obreros”.
Otros compañeros contaban lo útil que habían sido los spots hechos por trabajadores de cada fábrica y se decidió hacer nuevos. Hubo compañeros que preguntaron sobre el programa del FIT para salud y educación. La reunión terminó con un aplauso y el compromiso de militar las semanas que quedan.

La asamblea del cambio de turno de las 22 hs., daba una cachetada a la rutina peronista “de casa al trabajo, y del trabajo a casa”. “Hay que ganar el voto de los compañeros que están confundidos” arrancaba un compañero. La discusión sobre como ganar los “votos castigo” al gobierno que fueron para Massa reapareció. Un obrero de Kraft perdía la timidez “nunca participé de reuniones como estas. Pero esta reunión está buena para abrir la cabeza y tener más argumentos”. Un compañero automotriz contó cómo en su fábrica “la burocracia apoya a Insuarralde y la patronal a Massa por lo que el verso de que no tenemos que hacer política se cae”. Otro dijo que “en las fábricas donde los obreros votan a Massa o Insaurralde, las patronales están contentas porque los trabajadores votan a los candidatos de los empresarios”. Le siguió un delegado nuevo de Donnelley que destacó el rol de la izquierda y del PTS en la organización de la fábrica: “soy nuevo en esto, yo tenía la idea de que la izquierda era una utopía, que lo que proponía se iba a quedar en propuesta pero después viviendo la realidad en Donnelley, Kraft, lo que conseguimos, me di cuenta de que la izquierda y el PTS habían estado en cada uno de estos logros” y explicó la importancia de contar con diputados de izquierda que colaboren con las peleas que damos en las fábricas y las calles.

En la pared del local ya se había armado un gran afiche donde se iban fijando los horarios para visitar casi 30 fábricas. Adrián de la Interna de Kraft planteó que “tenemos que reforzar la campaña dentro de la fábrica. Todos los días descubrimos gente nueva que nos votó y no lo sabíamos”. Otros compañeros hicieron hincapié en militar en los barrios donde viven los trabajadores. Uno propuso que todos llevemos los volantes del FIT para empezar desde mañana mismo la agitación. Y así se hizo.
Al cierre de esta crónica, a las 6:30 del jueves nuevas delegaciones de compañeros del Turno Noche de Kraft, Donnelley y trabajadores mecánicos, empezaban a reunirse. Fue una jornada de reuniones políticas donde debatimos sobre las elecciones, el plan de las patronales ante el agotamiento del kirchnerismo, pero sobre todo se plantearon ideas sobre cómo hacer una mejor campaña, cómo convencer a otros compañeros.

Estamos siendo protagonistas del surgimiento de una nueva militancia entre trabajadores. Así como los trabajadores de Kraft o de Lear vienen haciendo grandes reuniones para defender a sus internas referenciadas con la izquierda, hoy estas reuniones son otra muestra de que empieza a haber una tendencia a la militancia ya no sólo para discutir sobre su fábrica o gremio sino para pensar los problemas políticos del conjunto de la clase trabajadora. Oscar Coria dijo al terminar que “nosotros no tenemos los recursos económicos de los grandes partidos patronales pero sí tenemos la moral que nos da la posibilidad de ser miles de compañeros que discutamos cara a cara para convencer de nuestras ideas”. Esto se empezó a hacer.


LAS PALABRAS DE CHRISTIAN CASTILLO

El kirchnerismo está entrando en un fin de ciclo y los capitalistas vienen alimentando una alternativa más directa de sus intereses como es Massa. El Frente Renovador hizo campaña demagógica para ganar el voto de los trabajadores, pero Massa gobierna para los barrios privados, las multinacionales y es amigo de la embajada norteamericana, como demostró durante el conflicto de Kraft.

A su vez, Cristina se recostó en el aparato del PJ y tomó la agenda de seguridad. También se propone criminalizar a la juventud. Además le entregan el petróleo a Chevron, abren el canje para los fondos buitres y se preparan para atacar a los trabajadores después de octubre. El discurso de seguridad está al servicio de crear legitimidad para reprimir cuando los trabajadores salgan a enfrentar el ajuste.

Lo importante que tuvo el resultado de la elección primaria es que una franja de los trabajadores y la juventud apoyó un programa por un salario igual a la canasta familiar, por terminar con la precarización y que la crisis la tienen que pagar los capitalistas. En Buenos Aires, con un poco más de votos, además de Néstor Pitrola también entraría Myriam Bregman, una compañera abogada que defiende a los trabajadores en lucha.

Para nosotros una banca sirve para apoyar las luchas, para ayudar al desarrollo de una conciencia de clase en el movimiento obrero, para denunciar los negociados que hacen a espaldas del pueblo, como hizo nuestro compañero Raul Godoy con el acuerdo de la Chevron.

En las elecciones nosotros también nos preparamos para enfrentar el ataque que ellos van a querer hacer. Además de denunciarlos, contar con diputados de izquierda y sobre todo miles de nuevos militante en fábricas y facultades, es la forma en que nos preparamos. La Gendarmería que ponen en los barrios es la que van a querer utilizar para reprimir a los que luchen. Ellos dicen que van a reducir personal, ya hay suspensiones. Tener por ejemplo a Myriam Bregman como diputada, que denunció la represión y el Proyecto X es importante para las luchas que se vienen. Cuando vuelvan a subir a la Pana, los diputados de izquierda que consigamos son los que van a estar con los trabajadores. Los de Massa e Insurralde son los que van a llamar a la gendarmería.

En las fábricas nos decían que si sacamos más votos vamos a estar mejor y eso en gran parte es así. Pero insistimos: para nosotros los diputados no son un fin en sí mismo, son un medio para favorecer la lucha y la organización independiente de los trabajadores. Queremos que esos diputados sean expresión de una clase trabajadora que se organiza en las fábricas y enfrenta a las patronales y los gobiernos.

Las elecciones estudiantiles de la UBA, las primarias en Salta donde la lista del PO que está con nosotros en el FIT sacó en la capital más del 20%, las elecciones de comisiones internas como en Pepsico y Jabón Federal donde triunfaron las listas clasistas, son pequeños síntomas que podemos crecer más.

Tratan de invisibilizarnos porque si los trabajadores damos una lucha política, lo que puede emerger en la Argentina, y esa es la importancia al voto del Frente, es una izquierda basada en la clase obrera y que comience a superar la experiencia histórica del peronismo.

Todavía somos una minoría, pero que pesa políticamente. En algunas empresas tuvimos hasta el 40% de votos. Muchos compañeros fiscalizaron y empezaron a pelear para que los trabajadores tengan una representación política.

Que en esta zona, en el cordón industrial más importante del país, esté empezando a nacer un movimiento obrero combativo es un dato de la realidad. Si se viene el ataque, no es lo mismo si tenemos una fuerza organizada en todas las fábricas o no.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: