Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
7 de agosto de 2020

La Verdad Obrera N° 481

CONTACTO [email protected]

LA TRAMA DE MONSANTO, DE CÓRDOBA A PARAGUAY

Agrotóxicos para todos

28 Jun 2012   |   comentarios

El kirchnerismo cerró semanas atrás un nuevo acuerdo con la empresa norteamericana de agrotóxicos y semillas transgénicas Monsanto. El negocio supone una inversión de $650 millones (U$$150 millones) y la instalación en Córdoba de un “centro de investigación y desarrollo” para transgénicos de maíz, algodón, arroz y soja.

Monsanto, que monopoliza este sector clave de la producción agrícola a nivel mundial, obtiene beneficios anuales que superan los U$$ 1500 millones. El último año creció 30% y sus acciones cotizan en alza.
Sin embargo, no opera y está prohibido en casi toda la UE (Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña). Pero sus ganancias están siendo impulsadas desde América Latina; especialmente por Brasil, México y Argentina.

Monsanto es siembra directa; una forma de agricultura en base a glifosato y semillas transgénicas. Un modo que además de concentrarse en manos imperialistas, fomenta la destrucción de bosques, contamina la naturaleza, y es causa de muerte y enfermedades en varios pueblos.
En el país, los agrotóxicos (glifosato y otros) se multiplicaron más de 180 veces, y calculan que para 2015 superarán las 7 millones de toneladas. La base estructural para ello son las políticas y leyes entreguistas implementadas por el menemismo, que (como la minería, gas, petróleo, comercialización de granos, distribución y generación de energía) el kirchnerismo profundiza.

En Paraguay (viva el Roundup)

Esta “corporación” (como le gusta expresar al kirchnerismo) está siendo denunciada por periodistas paraguayos, como responsable junto a los terratenientes del “golpe” contra Fernando Lugo. Aseguran que la mano de Monsanto (y de Cargill) está detrás.

El disparador, expresan, fue la negativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería que, presionado por las protestas de campesinos y ambientalistas, negó la “variedad de algodón, doblemente transgénico: BT y RR o Resistente al Roundup, un herbicida fabricado y patentado por Monsanto”; que exige su inscripción en Paraguay, tal como ya ocurrió en Argentina; que se extiende en Chaco, principalmente.

Naturalmente, se trata de la misma empresa a la que Cristina Kirchner le expande sus negocios en Argentina. ¿Cuánto durará, entonces, el relato contra el golpe de la “corporación” norteamericana que encabeza el liberal y colorado Franco en Paraguay? Anticipándose, Lugo ya cambió de opinión y no participará de la reunión del Mercosur.

En Córdoba (viva el glifosato)

Paralelamente, en Córdoba, se realiza el primer juicio penal contra los agrotóxicos de Monsanto y Cia. La causa es impulsada por la contaminación brutal del barrio Ituzaingó Anexo, donde (sobre 142) 114 chicos tienen altas dosis de tóxicos en su cuerpo y varias mujeres embarazadas han sido afectadas.

Pero en Argentina, el glifosato y los agrotóxicos se comercializan como caramelos, y el gobierno los protege para el desarrollo biotecnológico del país, aunque maten y contaminen como veneno. ¿Desidia? ¿Negligencia? Se trata de pura lógica capitalista: lo que manda es la ganancia y el beneficio empresario; que es para quienes gobierna realmente todo gobierno peronista.

Con todo, el juicio abierto en Córdoba (que continuará después de la feria judicial), muestra brutalmente los altos niveles de toxicidad del glifosato y los agrotóxicos, que el gobierno y Monsanto niegan, que induce en la salud cáncer, infertilidad, tumores y destrucción del sistema inmunológico.
En Córdoba, donde Cristina instalará con Monsanto un nuevo centro de agrotóxicos, la expansión de la siembra directa y sojera destruyó más del 90% del bosque nativo y ha secado una provincia que era recordada como mediterránea. Hoy, los históricos diques descienden y reciben desde el subsuelo y por arriba agrotóxicos. Las “Aguas Cordobesas” (un negocio en manos de Roggio, el Banco Galicia y un fideicomiso llamado Inversora Central S.A.), se distribuyen turbias y saben a gamexane. Como en Paraguay, el Roundup, cotiza mejor y vale más que el pueblo trabajador.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota