Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
Viernes 9 de Diciembre de 2016
14:18 hs.

Debates

Respuesta a los ataques del Perro Santillán a Alejandro Vilca y al PTS

02 Jul 2015   |   comentarios

Publicamos dos cartas que responden a los ataques calumniosos por parte del Perro Santillán y de sus grupos afines en una declaración bajo el título "Aporte crítico al Frente de izquierda y de los Trabajadores".

A continuación, publicamos dos cartas que responden a los ataques calumniosos por parte del Perro Santillán y de sus grupos afines en una declaración bajo el título "Aporte crítico al Frente de izquierda y de los Trabajadores". Una de nuestro compañero jujeño Alejandro Vilca, delegado de recolección y candidato a diputado por el PTS, a quien se acusa de traidor, y otra del Comité Ejecutivo que responde las mentiras sobre la relación de esta corriente con el FIT y nuestro partido. Lo hacemos en la convicción de que los métodos de calumnias sacados del arsenal estalinista han sido y son los métodos naturales que las organizaciones reformistas (que adoptan la conciliación de clases) utilizan para atacar a los revolucionarios y que los centristas difunden o consideran "naturales".

ALEJANDRO VILCA LE RESPONDE AL PERRO SANTILL˜áN

La verdad siempre triunfa

En medio de las luchas cotidianas contra los patrones y sus políticos, me veo obligado a responder una serie de infamias que han sido lanzadas públicamente en mi contra, en la de mi partido, el PTS, y del Frente de Izquierda y de los Trabajadores que tengo el orgullo de representar, junto a otros compañeros y compañeras, en la provincia de Jujuy.

Este es el caso de la carta firmada por Carlos Santillán y sus grupos afines que me señalan de “traidor”. Es curioso que quienes hasta ayer nomás pedían ingresar al Frente de Izquierda y buscaban cargos en las candidaturas para estas elecciones del 2015, ahora, de repente, “descubran” que Alejandro Vilca es “un traidor”, según ellos, a causa de una lucha del año 2006.

La carta es titulada como “un aporte” al Frente de Izquierda cuando en realidad se dedica a tratar de destruir lo que con esfuerzo hemos venido construyendo en nuestra provincia: una naciente alternativa para los trabajadores y el pueblo pobre.

Lo que aquí voy a aclarar no tiene mucha importancia para todos aquellos que conocen mi trayectoria intachable del lado de los explotados. Pero es sabido que es más fácil desparramar la mentira que construir una trayectoria de lucha con la verdad y la honestidad, y es posible que quienes no me conocen puedan caer en la trampa. Ya se sabe que las calumnias tienen por objetivo crear la duda sobre quienes la reciben. Como dice una máxima de los profesionales de la infamia: “Miente, miente, que algo quedará…”. Pero también hay un dicho popular que dice que “La mentira tiene patas cortas”.

Primera mentira: la histórica lucha del 2006 contra la precarización laboral de los municipales

¿A qué se refiere la grave acusación de “traidor” hecha en la carta de Santillán? ¿De dónde sacan semejante afirmación? Supuestamente fue en la lucha del 2006. Dicen en su carta que “el saldo de esa lucha fue la incorporación de alrededor de 800 trabajadores elegidos por la Sra. Sala y sus socios, aunque dejaron afuera a cerca de 2.000 trabajadores de toda la provincia. Entre esos 800 que ingresaron se hallaba el actual delegado del PTS, que pasó a ser empleado municipal. Allí desmovilizó la lucha, solo en beneficio de una fracción de los trabajadores. Para estos casos el calificativo de traidor queda chico”.

¿Cuál fue la supuesta “traición”? ¿En qué se basa esa acusación irresponsable en una lucha histórica que logró el ingreso de ochocientos trabajadores?

Mucho antes del 2006 comienza un proceso de organización de los trabajadores precarizados municipales porque la mayoría cobrábamos planes sociales de $ 150 y trabajábamos con contraprestación. En principio no nos reconocía ni el municipio ni el sindicato. Pero a medida que nos fuimos organizando desde las bases y que nuestra fuerza de trabajo era cada vez más importante, ante las exigencias al SEOM, dirigido en aquel momento por el fallecido Bejarano, por entonces alineado con la CCC-PCR, el sindicato tuvo que tomar el reclamo.

Desde un principio, siempre las asambleas impusieron que el reclamo y el objetivo fuera el pase a planta permanente. De todo ese proceso, fui parte como uno de los trabajadores precarizados que percibió $ 150 de salario durante años, y desde su inicio fui elegido en las propias asambleas como uno de los delegados.

Así comenzó una lucha histórica: por primera vez peleamos para que nos reconozcan como trabajadores municipales y logramos varias tandas de ingreso ante un Gobierno municipal que siempre justificaba no tener dinero para blanquear a los compañeros. Logramos con la lucha que cuando algún compañero municipal se jubila ingrese un trabajador precarizado a cubrir la vacante, así como también un aumento de la coparticipación del 3 % para que blanqueen compañeros. En todas esas oportunidades, y bajo diferentes maniobras, la conducción del sindicato impidió que yo ingresara, con una actitud de discriminación, porque conocían mi identidad política e ideológica de izquierda.

Nuestra apuesta fue elevar esa lucha de los precarizados a nivel provincial haciendo un llamado a otros sectores a pelear contra el trabajo en negro, ante el desconocimiento de este reclamo de parte de la mayoría de los gremios estatales. El sindicato propuso que nos apoyemos en la comisión de derechos humanos que dirigía Carlos Santillán, lo cual fue de gran ayuda.

Como producto de esa convocatoria provincial fundamos la Coordinadora Provincial de Trabajadores en Negro, una organización que fue una conquista histórica y organizó a miles de trabajadores precarizados de la salud pública, educación, vialidad, administración pública, entre otras dependencias. Fue con esta gran herramienta de lucha de los precarizados, inédita en la tradición del movimiento obrero jujeño, que se logra movilizar e instalar el reclamo contra el trabajo en negro y por el pase a planta permanente. Desde aquí hicimos varias exigencias para unificar a los trabajadores en negro y a los de planta permanente, participando de plenarios del Frente de Gremios Estatales y de sus medidas de fuerza.

Después de distintas medidas, como huelgas, cortes y marchas, logrando gran repercusión en Jujuy, le arrancamos al Gobierno provincial (que con el auxilio de Nación dio una respuesta parcial) la “planta transitoria”, que establecía un período de capacitación y luego el pase a planta, viéndose favorecidos cientos de compañeros. Una vez lograda esta conquista, la mayoría de las conducciones de los gremios estatales intervinieron para distribuirse lo conquistado y dejaron trunco el proceso que habíamos iniciado los municipales precarizados.

En tanto, los trabajadores municipales precarizados seguíamos nuestro reclamo en el Municipio de San Salvador de Jujuy junto al SEOM, y fue por esta vía que el municipio tuvo que incorporar otra tanda de trabajadores en negro. Asi fue que, estando yo incluido esta vez en el listado del sindicato, pude ingresar a ser jornalizado.

Por mi reconocimiento público como dirigente y como uno de los principales delegados de esa lucha contra el trabajo en negro, el Ejecutivo Municipal de la UCR, con la venia del sindicato, me trasladó junto a otros compañeros que protagonizamos ese proceso a trabajar a la recolección de residuos en Alto Comedero. Hasta ese momento trabajaba como administrativo del área de Planificación y Desarrollo, y fui trasladado a uno de los lugares más duros, insalubres y de condiciones precarias de trabajo, a modo de escarmiento por mi papel en la lucha. Con esto buscaron quebrarnos y alejarnos del edificio 4 de Junio, donde se concentra la mayor cantidad trabajadores municipales. ¿Cuál fue mi "beneficio personal” del que habla la carta de Santillán? Es una infamia que debe quedar clara para todos los compañeros y todas las compañeras.

Pero, lejos de quebrarnos, supimos reorganizar el sector de recolección de residuos en el Alto Comedero, que había sido olvidado por el sindicato. A los pocos meses fui elegido como delegado en recolección. Con mis compañeros logramos muchas conquistas, desde las más elementales (como ropa de trabajo y guantes) hasta mejoras salariales mediante el aumento de los incentivos del sector, pero manteniendo siempre como bandera la pelea para terminar con la precarización laboral.

Una vez más: ¿cuál fue mi supuesta “traición”? Lamentablemente, la actual dirección del SEOM miente sobre la lucha de 2006, intentando deslegitimar no solo a mi persona y el rol que cumplí en aquella pelea, sino la experiencia del conjunto de los que le pusimos el cuerpo y sentamos un gran precedente de organización y lucha.

Segunda mentira: la lucha por el pase a planta en el SEOM

La carta intenta desconocer que nuestra lucha siempre fue resuelta por la base de los trabajadores en asamblea. La lucha en recolección de residuos por el pase a planta comenzó mucho antes de que llegara esta nueva conducción sindical. Muchas veces con la negativa y en oposición a la anterior Comisión Directiva, los trabajadores de recolección logramos la unidad de los dos edificios de los municipales de San Salvador, conquistando importantes aumentos en los incentivos salariales y en la jornalización de todos los trabajadores de recolección precarizados. Siempre fue una pelea votada por las bases y luego comunicada en tiempo y forma al sindicato. Esa ha sido nuestra tradición: en el área de recolección tenemos la tradición de que todo se decide en asamblea; los delegados hacen lo que mandatan las bases y, si no, son revocables.

Parte de esta historia de lucha fue el importante paro que realizamos a mediados del 2014, que dejó sin servicio de recolección de residuos a toda la ciudad de S.S. de Jujuy. Al tercer día de paro la patronal hace la propuesta de pasar a planta permanente a los compañeros recién a fin de ese año, mediante ordenanza, y ofrece un mediocre aumento del incentivo que reclamábamos.

Cuando las fuerzas estaban intactas, la unidad y moral era muy fuerte y elevada, el sindicato proponía que aceptemos la conciliación obligatoria que la Directiva ya había aceptado y que levantemos las medidas, cuando la mayoría de los trabajadores en asambleas opinaba que debíamos seguir con la lucha hasta que la patronal adelante los plazos y mejoren las propuestas.

Tercera mentira: los hechos del Concejo Deliberante donde dicen que mientras reprimía a los trabajadores yo sesionaba con los concejales de la ODIJ

El hecho del Concejo Deliberante al que alude la carta calumniosa es una burda mentira que cualquier trabajador de recolección puede desmentir. La verdad de los hechos fue que teníamos que ir a exigirle al presidente radical del Concejo Deliberante el tratamiento de la ordenanza por el pase a planta permanente, como había quedado establecido después de la enorme lucha que paralizó la recolección por tres dias en Jujuy. Allí llegamos los trabajadores de recolección acompañados por algunos miembros del sindicato. El concejal Bejarano de la ODIJ -vinculado a la Tupac Amaru- argumentó una provocación de los obreros de recolección, apuntando sobre mi persona como el principal delegado. Era tal la persecución de los dirigentes de esta organización a mi persona que, a los gritos, preguntaban a los trabajadores de recolección: “¿Quién es Vilca?”, y señalaban a los trabajadores: “¿Vos sos Vilca?”, pues ni siquiera me conocían. Cuando me disponía a ingresar al Concejo Deliberante, acompañado de otros compañeros de trabajo que venían conmigo, fui interceptado por Emilio Cayo y el Beto Cardozo junto a decenas de matones, quienes me increparon, intentando provocarme y agredirme, como responsable de hechos que desconocía, ya que solo veníamos a reclamar el pase a planta permanente y a reunirnos con el presidente del Concejo, Sadir. Aunque nos dejaron ingresar a concretar la reunión, la ODIJ convocó a centenares de sus miembros para provocar y agredir a los municipales. Con la Policía de infantería en medio puesta por la intendencia radical, nos pudimos retirar todos los trabajadores de recolección juntos y evitar ser agredidos. En esos disturbios fue que, mientras hubo algunos miembros del sindicato que pudieron salir, otros no pudieron hacerlo y fueron atacados por la ODIJ.

Tratar de tergiversar los hechos mediante la mentira es también tratar de quitarle mérito a la conquista del pase a planta permanente de los 81 recolectores de basura. En vez de tomarlo como ejemplo y extenderlo, rechazando el corrimiento de horas, y pelear a fondo por el pase a planta permanente, como hicimos en el servicio de recolección con una contundente huelga, ejemplo que planteamos extender a todos los municipales.

Llamamos a terminar con la escalada de agresiones

Esta carta llena de infamias, publicada por Carlos Santillán y su corriente, es parte de una escalada de ataques contra mi persona y el PTS-FIT, utilizando la participación la agrupación de mujeres Pan y Rosas y el PTS en la marcha del 3 de junio, conocida como #NiUnaMenos, de la que participaron diez mil mujeres en San Salvador, cansadas de la violencia machista, de la que fueron parte organizaciones de mujeres y partidos políticos opositores, para probar una supuesta vinculación a Milagro Sala y a la Tupac Amaru. Un argumento totalmente falso, ya que la convocatoria a esa histórica movilización, de la que participaron cientos de miles en todo el país, no fue realizada por ninguna organización, sino que fue de carácter espontáneo ante la escalada de femicidios. La participación en las marchas de todo el país de dirigentes de los más diversos arcos políticos no impidió que la izquierda fuera parte de la convocatoria, levantando la denuncia al Estado, a la Iglesia, a la Justicia y a los Gobiernos oficialistas y opositores, como hicimos desde el PTS y Pan y Rosas.

Curiosamente, de la mano de esta gran calumnia el Perro Santillán anunciaba el lanzamiento de su Partido por la Dignidad del Pueblo y de su candidatura a gobernador en Jujuy.

Pero, no conformes con esta difamación, utilizaron esta diferencia política sobre la marcha #NiUnaMenos para justificar un vil ataque a las compañeras y a los compañeros del PTS en la marcha por el aniversario del asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, lastimando, entre otras, a mi compañera Natalia Morales. Algo inexplicable e indefendible para una organización que se reivindica combativa y que, mientras acusa al PTS de una supuesta vinculación a la Tupac Amaru, recurre a los métodos patoteriles.

Queda claro que esta escalada de ataques no busca otra cosa que justificar la presentación del partido la Dignidad del Pueblo de Carlos Santillán, no para ir contra los peronistas de Fellner ni los radicales de Morales que gobiernan la provincia para beneficio de los empresarios contra los trabajadores y el pueblo pobre, sino para competir con el Frente de Izquierda que viene avanzando en todo el país y logró ser, también en Jujuy, una referencia y alternativa para los trabajadores, las mujeres y la juventud. Mientras sostienen que apoyan al FIT a nivel nacional, atacan al PTS, que es uno de sus principales partidos y que es en Jujuy la principal referencia del FIT, con la conquista histórica de que un recolector de residuos levante la voz del pueblo trabajador y pobre y le haga frente a Fellner y Morales.

Carlos Santillán y su corriente están en su derecho de conformar un partido que exprese sus posiciones políticas y su programa, que desde el PTS no compartimos, pero nada justifica su campaña ataques y calumnias contra nuestra organización y contra mi persona. Esta es una primera respuesta a los agravios. Seguiremos respondiendo a otras diferencias planteadas. Por lo pronto, los llamamos a cesar en esta escalada de ataques y a retirar las acusaciones calumniosas que solo les hacen el juego a los verdaderos enemigos de los trabajadores y del pueblo pobre.


Del Comité Ejecutivo del PTS

Basta de calumnias

Bajo el título “Aporte crítico al Frente de Izquierda y de los trabajadores”, el “Perro” Santillán y sus grupos afines, lanzaron una campaña calumniosa contra nuestro compañero Alejandro Vilca y hacia nuestro partido. Con un método ajeno a la tradición de la clase obrera, acusan y falsean hechos sin tomarse la molestia de probar sus afirmaciones. Para su clarificación ante la izquierda y la vanguardia obrera, responderemos punto por punto a su carta, además de lo que expresa Alejandro Vilca en la suya.

La verdad sobre la integración de Santillán y de su corriente a las listas del FIT

Para emprender su campaña calumniosa y justificar el lanzamiento del partido provincial en Jujuy “por la Dignidad del Pueblo”, con el Perro Santillán como eventual candidato contra la candidatura de nuestro compañero Alejandro Vilca, se ataca a la dirección del PTS por ser responsable de su ruptura (de hecho) con el FIT. Esto es una burda falacia.
Como explican en la carta, hacia fines del año pasado el PO y su dirigente, Jorge Altamira, compartieron reuniones y actividades con Santillán donde abordaron “la posibilidad de participar dentro del FIT”, aclarando que su intención "estaba despojada esencialmente del intento de disputar predominios electorales, ya que el objetivo más gravitante era desarrollar luchas en común". Aclarando que "si participábamos en el FIT-Jujuy, el Perro no sería candidato a nada. Acto seguido, firmamos un acta en la cual defendíamos el método de la lucha de clases, la independencia política del proletariado y el gobierno de los trabajadores”.
Nuestra posición siempre fue clara y así la hicimos pública en reiteradas oportunidades. Partiendo de saludar el hecho de que corrientes como la del Perro Santillán, Pueblo en Marcha y otras organizaciones se propongan apoyar al FIT en las elecciones, sostuvimos que para una integración al Frente era necesario “iniciar una práctica común y un debate profundo y serio sobre su programa”. Lo que para Santillán significa la “proscripción” de una organización dirigida por “monjes negros” con pretensiones hegemonistas, para nosotros es el único método serio para avanzar con organizaciones con las que hemos mantenido diferencias programáticas por décadas.
Santillán dice tener acuerdo con el programa del FIT, cuando este desde su fundación se delimitó claramente de los Gobiernos llamados “posneoliberales”, señalando la necesidad de desenmascarar a los Gobiernos como el de Evo Morales en Bolivia o el chavismo en Venezuela. Mientras que, como lo dicen explícitamente en esta misma carta, el Perro Santillán y su corriente se referencian críticamente en estos Gobiernos (en los plenarios de delegados del SEOM el mismo Santillán anunciaba el lanzamiento de su “Partido del Pueblo” con el lema de “Hacer como el Evo”).

Por esto, como ya manifestamos en múltiples artículos y reuniones, sostuvimos que el método más serio para avanzar en la relación con dirigentes y organizaciones con las que hemos mantenido décadas de diferencias no era la firma de una declaración, aunque incluyera formulaciones como la de “gobierno de trabajadores” (que los compañeros del PO posteriormente valoraron como “un acuerdo que va muy lejos en la defensa de principios socialistas”), sino la experiencia común y la paciente clarificación política y de estrategias.

Más temprano que tarde, la realidad nos da la razón

Este próximo viernes 2 de julio el “Perro” Santillán presenta en Jujuy su Partido por la Dignidad del Pueblo, que lo postularía como candidato a gobernador contra el Frente de Izquierda, a pesar de haber manifestado de nuestra parte que aceptábamos la integración de compañeros del SEOM en las listas municipales del FIT, como ellos mismos habían propuesto a principios de año. En las notas periodísticas que anuncian el nuevo partido, lejos de mencionar la “independencia política de los trabajadores”, base fundacional del Frente de Izquierda, dicen que “la izquierda popular está compuesta por una serie de organizaciones independientes populares, no solamente de izquierda, sectores del radicalismo, hay un vasto sector del justicialismo” (ver acá) y otras organizaciones.

Esta decisión política de Santillán y de su organización confirma la justeza de nuestro método y demuestra que no hay discusión ni acta (como consideraron los compañeros del PO) que sea condición suficiente para proceder a una integración principista de su corriente al FIT en tan poco tiempo, urgida por los calendarios electorales inmediatos.

Reiteramos, nuestro partido, lejos de “proscribir” a ninguna ,organización, planteó un método político de debates programáticos y de práctica política serios y que la integración de candidaturas debía ser en función de un camino recorrido en común. Por eso, reivindicamos el criterio absolutamente básico y lógico que firmamos de común acuerdo y presentamos ante la justicia, que establece que debe haber acuerdo entre los partidos del Frente de Izquierda para incorporar en cargos centrales a candidatos de otras organizaciones.

Pero incluso, como no somos sectarios y por el peso del SEOM en la provincia de Jujuy, planteamos que estábamos abiertos a una participación en las listas de compañeros del SEOM en tanto dirigentes y miembros de una importante organización obrera de la provincia, y, en una reunión que sostuvimos con el propio Perro Santillán el 17 de abril, otros compañeros de su sindicato y grupos afines a su corriente, junto a PO e IS de la Mesa Nacional del FIT, les planteamos que en nuestra Convención (que realizamos el 24 de mayo) definiríamos las propuestas concretas hacia ellos en el terreno electoral.

Por las supuestas propuestas de cargos

En la carta se afirma que “durante esas semanas recibimos la visita en Jujuy de un referente del PTS, el Sr. Ernesto Tito Bustos, un lobo disfrazado de cordero, el cual pretendía nuestro apoyo contra el PO y la IS, ofreciéndonos candidaturas en los municipios del interior de Jujuy y tirándole flores al Perro. Ahora nos pasaban vaselina de manera faccionaria cuando antes nos habían ninguneado y faltado el respeto, replicando una práctica habitual de los partidos tradicionales burgueses. Luego de esa reunión el PTS hizo trascender hacia dentro del FIT que nos habían propuesto la candidatura a gobernador y que el Perro se aliaba al PTS. O sea, la pauta del PTS sobre el purismo considerado en las candidaturas porteñas se hacía gas al momento de disputar la hegemonía dentro del FIT".

Rechazamos tajantemente esta burda mentira. El “lobo disfrazado de cordero”, Ernesto "Tito" Bustos, fundador del Cuerpo de Delegados de IOMA ATE en el año 2000, delegado general en varias oportunidades y referente de la oposición en ATE y la CTA, viajó a Jujuy la semana previa a la Convención Electoral del PTS del 24 de mayo.

Su presencia en esa provincia tenía el objetivo de mantener entrevistas con dirigentes de la organización de Santillán para tener más elementos sobre la propuesta concreta de integración a las listas del FIT y así poder evaluarla. Finalmente, participó Santiago Seillant del SEOM, al que le pedimos precisiones sobre su intención de impulsar listas en los distritos del interior de Jujuy y le planteamos que íbamos a considerarlo en la Convención para ir con una propuesta a la Mesa Nacional del Frente de Izquierda.

Les manifestamos que, a pesar de las claras diferencias que impedían su ingreso al FIT, valorábamos que desde organizaciones obreras como el SEOM se plantee la participación política electoral y que esta no compita con el FIT, como sucedió en el 2013, donde el Frente de Izquierda había quedado a pocos votos de ingresar a la Legislatura provincial, con la lista que encabezó nuestro compañero Alejandro Vilca, por una pequeña diferencia que sacó el partido impulsado por la hija de Carlos Santillán y que fue apoyado por él.

Para nuestra sorpresa, el dirigente de la corriente de Santillán nos planteó que la propuesta de participar en listas municipales ya no la sostenían y que reclamaban una candidatura que les permitiera ingresar un diputado provincial (es decir, primero o segundo, los únicos lugares “expectables” en Jujuy, que corresponden al PTS y al PO, respectivamente). Tito Bustos les manifestó que estaban “corriendo el arco”, ya que esa nueva “exigencia” nunca la habían planteado, ni en la reunión donde estuvo Santillán con la Mesa Nacional del FIT ni tampoco a través de IS o PO, sus aliados políticos. Una actitud muy poco seria hacia el FIT.

En ningún momento hicimos planteo alguno que tuviera que ver con la interna del FIT, ya que incluso insistimos en que desde nuestro punto de vista había que llegar a un consenso y a fórmulas unitarias. Aseguramos por nuestro honor revolucionario que esto fue lo único que se discutió en esa cita sobre candidaturas, no hubo ningún otro tipo de ofrecimiento. Todo lo demás son calumnias e intrigas.

Como decía León Trotsky frente a las calumnias estalinistas, aun en la calumnia tiene que haber una coherencia mínima. El PTS lanzó en su Convención una propuesta unitaria que incluía una candidatura común Altamira-Del Caño, que luego fue modificada haciendo más concesiones aún a nuestros socios del FIT, ofreciéndoles encabezar la lista nacional al Parlasur a los compañeros de IS. La Convención decidió proclamar las precandidaturas del PTS para integrarse a las listas comunes o, en el caso de ser rechazada nuestra propuesta, estar preparados para las PASO. ¿A quién se le puede ocurrir que antes de nuestra Convención Electoral le íbamos a hacer una propuesta a Santillán para alinearlo junto al PTS contra el PO e IS cuando todo el país sabe que tiene una corriente sindical común con el Pollo Sobrero y los compañeros de IS y que había firmado un acta con el compañero Altamira? Jamás planteamos ninguna candidatura (con el PTS contra el PO-IS) ni a Santillán ni a nadie en el SEOM porque, además de ir en contra de nuestra política general, sería una completa estupidez conociendo, como todo el mundo sabe, los profundos acuerdos políticos-sindicales entre el Perro Santillán y Sobrero.

Sobre la dirección del PTS y los “monjes negros”

Afirma la carta calumniosa: “Los que definen los candidatos, marcan la estrategia electoral y el marco de alianzas dentro del PTS a nivel nacional no son sus dirigentes reconocidos públicamente (Bregman, Castillo, Del Caño, etc.). A diferencia de los dirigentes nacionales del PO e IS, donde los compañeros que son candidatos (Altamira, Giordano, Pitrola, Pollo Sobrero, Solano, etc.) no solo ponen la cara en las candidaturas, sino también organizan y marcan el rumbo dentro de sus fuerzas; en el PTS los que definen la estrategia y la ingeniería electoral son personajes que no tienen exposición pública, pero sí un exceso de impunidad y soberbia, replicando lo peor de la tradición de los operadores políticos detrás de bambalinas (como Nosiglia, Mazzón, Manzano, etc.). No nos dejamos de sorprender al recordar las frases de los ‘ingenieros electorales’ del PTS, verdaderos monjes negros que operan en las sombras, como Ernesto ’Tito’ Bustos, Laura Liff, Guillermo Pistonesi y el ex ’Chueco’ Mazzón del PTS, el Sr. Emilio Albamonte, que se vanagloriaban de ’haber partido el MAS cuando llenaba el Estadio Ferro’... Se puede decir que de las mismas cosas se enorgullecen los servicios de la derecha y la casta de políticos que mantiene al pueblo oprimido. La actitud que encarnan es una verdadera amenaza para la unidad de los sectores de la izquierda y del campo popular, una unidad que es la única forma de disputar el poder a fondo".

Parece que para “unir a la izquierda con el campo popular” es necesario utilizar calumnias extraídas del arsenal estalinista, y otra vez se mezcla la calumnia con la mera ignorancia y estupidez. En primer lugar, Emilio Albamonte jamás participó de ninguna reunión ni escribió el menor artículo sobre el tema en cuestión. No le podemos pedir a Santillán, que militó en las filas del maoismo, que conozca a los dirigentes trotskistas, pero nosotros nos informamos y no diríamos que estuvimos en una reunión con Otto Vargas en la que este se vanaglorió de algo cuando jamás estuvo presente ni escribió nada al respecto.

En segundo lugar, no deja de sorprender que hoy se nos acuse con los mismos argumentos rastreros que fueron utilizados décadas atrás contra el destacado dirigente trotskista Nahuel Moreno, quien, más allá de toda diferencia política y nuestra revisión crítica de su legado, siempre reconocimos como fundador de la corriente de la cual provenimos y de la enorme mayoría de grupos de origen trotskista del país. Él también fue acusado de “monje negro” por dedicar su vida a la construcción de una organización nacional e internacional y no tener candidatura alguna ni cargos sindicales a lo largo de su historia. Por lo tanto, nos causa repugnancia cuando algún grupo trotskista usa ese tipo de caracterizaciones, que saben que son puramente estalinistas. Más aún, cuando todo el mundo sabe que Sobrero no es *el* dirigente de IS, sino que en su dirección hay figuras públicas y no públicas con decenas de años de militancia, que defenderíamos incondicionalmente si alguien los acusara de "monjes negros" que actúan igual que la burguesía.

En la dirección del PTS hay dirigentes obreros y obreras, organizadores, teóricos y políticos, hay diversos oficios revolucionarios que conforman un equipo (León Trotsky utilizó la metáfora de una orquesta para graficar cómo se construye una dirección de partido). Lo que para él constituye una suerte de oscuro pecado, para nosotros es la forma de construir un colectivo que se prepare para los múltiples desafíos que nos plantea la realidad.

Como conclusión

Las calumnias de hoy de Santillán, que se acompañan de un apoyo a la candidatura de Altamira-Giordano a nivel nacional y de la presentación de su propio partido a nivel local, persiguen el mismo objetivo que en el 2013: impedir por todos los medios que el FIT tenga diputados provinciales, ya que por el estatuto proscriptivo de la provincia hay que sacar el 5 % del padrón para poder acceder a cargos legislativos. Repiten así la maniobra de la corriente Pueblo en Marcha, que participa de las listas del FIT en CABA en cargos cedidos por el PO e IS, mientras que al mismo tiempo apoya la lista de Ciudad Futura en Rosario y su principal candidata, Carina López Monja, saludó en Twitter la votación de esta lista, que compitió con la lista del FIT, que no logró ingresar al Concejo por trescientos votos, pese a obtener más de veintisiete mil.
Ayer y hoy, con distintas tácticas Santillán persigue un mismo objetivo: impedir que un joven recolector de residuos, miembro de la oposición de su sindicato, se pueda transformar en la voz de los explotados en la provincia. Santillán participa de la interna del FIT a nivel nacional apoyando la fórmula Altamira-Giordano y denunciando "el sectarismo del PTS" al mismo tiempo que intenta asegurarse con su propio partido que nadie pueda acceder a la Legislatura provincial. Todas las calumnias contra Vilca y contra el PTS persiguen un mismo objetivo estrecho, egoísta, sectario y faccionalista: que nadie pueda crear una tercera fuerza en la provincia sometida al feudalismo del peronismo y el radicalismo.

Exigimos que se detengan estas campañas calumniosas contra el PTS y contra Vilca y pedimos al PO e IS, que comparten con nosotros el FIT, que, más allá de las diferencias políticas, repudien estos métodos y este ataque que nos debilita de conjunto. Por nuestra parte seguiremos batallando en defensa de la independencia de clase, en defensa del Frente de Izquierda y de su programa.

Comité Ejecutivo del PTS

Temas Relacionados: Debates , Partido , Elecciones , Jujuy , Frente de Izquierda









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota