Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
21 de septiembre de 2017

Universidad

Venta de materias en la UNCuyo

Por una comisión investigadora independiente

10 Sep 2014   |   comentarios

El escándalo abierto en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales a partir de las denuncias sobre la venta de materias sigue sumando capítulos. Recientemente se confirmó algo que ya se rumoreaba en los pasillos de la Facultad: la desaparición de tres importantes sellos. A pesar de la elección directa, la UNCuyo sigue siendo una institución dominada por camarillas que detentan su poder históricamente, está lejos de ser la institución modelo de la que se jactan las autoridades, sino que está tan “contaminada” por la forma de hacer política de los partidos patronales en la Legislatura, el Congreso y los municipios.

Este escándalo es mayor cuando se considera que gran parte de la dirigencia política de Mendoza proviene del ámbito universitario y que se sospecha que la mayoría de los beneficiados por los hechos de corrupción son miembros de las agrupaciones políticas ligadas al radicalismo y el justicialismo. Los mismos que vienen gobernando juntos las Universidades Nacionales desde el fin de las intervenciones que dispuso la última dictadura militar, (manteniendo inclusive a personas acusadas por delitos de lesa humanidad al frente de cátedras durante años, como el ex juez Miret), utilizan la universidad como un trampolín hacia la “política profesional”.

De comprobarse estas denuncias sería indignante saber que bajo conocimiento de las autoridades, se le vendió el título a militantes que ocupan cargos públicos, lo que además de parecer una tomada de pelo a todo el pueblo trabajador y a los estudiantes que día a día se esfuerzan para terminar sus estudios, constituiría un gran fraude, a todas luces ilegal. Recordemos que el "pago de títulos" fue el caballo de batalla de Paco Pérez para ortorgar un aumento de sueldos superior al 60% en el 2012, provocando una gran indignación popular.

Está planteada la necesidad de transformar la Universidad y su rol social, para lo cual el movimiento estudiantil debe democratizar definitivamente estas estructuras arcaicas. En vez de una universidad al servicio del carrerismo político y de las empresas, podemos poner en pie una Universidad que se ocupe en profundidad de colaborar para la solución de los problemas de fondo que padece el pueblo trabajador. Pero para esto sería necesario barrer con las estructuras antidemocráticas que aún subsisten en ella.

Son miles los estudiantes universitarios que se esfuerzan para poder cursar sus estudios, padeciendo trabajos precarios en la gastronomía y el comercio, sacrificando horas de sueño y recreación para poder cursar. Muchos jóvenes que provienen de la clase trabajadora y los sectores populares ni siquiera pueden plantearse el acceso a la educación superior. Sin embargo, la universidad se permite hacer negocios con un sector privilegiado que pretende comprar su título para desarrollar funciones públicas. Son muchos de estos "profesionales" los que deben aprobar los estudios de "impacto ambiental" de mineras como San Jorge, petroleras como la Panamerican Energy y otras, que tan bien premian sus "méritos académicos" puestos a su servicio.
Es de público conocimiento que desde el Frente de Izquierda venimos denunciando a una casta de políticos patronales que viven una vida llena de privilegios y gobiernan según las necesidades de los capitalistas. Estos mismos políticos no tienen vergüenza en aumentarse los sueldos a 40 mil pesos. También presentamos proyectos para que los sueldos de los funcionarios sean iguales al de una maestra.

Consecuentemente con esta posición, en la Universidad hemos repudiado el reciente “aumentazo” que intentan otorgarse las autoridades, elevando los salarios de los funcionarios de una forma obscena, mientras mantienen la precarización laboral, los nombramientos a dedo y también los despidos. Y ahora se suma este escándalo en el que todas las autoridades tienen algún grado de responsabilidad.

La mejor manera de transparentar esta situación es la constitución de una comisión investigadora independiente con plenos poderes, integrada por una mayoría de genuinos delegados estudiantiles, docentes y no-docentes, porque estas autoridades no pueden ser juez y parte, como proponen.
Estas denuncias demuestran también la necesidad de democratizar verdaderamente la Universidad, concursando las cátedras y los cargos que se crean, acabando con la precarización laboral y el trabajo en negro y conquistando un co-gobierno universitario con mayoría estudiantil.

Paúl Lecea – Estudiante de Sociología, ex Coordinador de la Carrera de Sociología, concejal de Maipú por el PTS en el FIT

Martín Baigorria – Estudiante de Comunicación Social, ex Consejero Directivo de la FCPyS y ex Secretario del CECPyS, concejal de Godoy Cruz por el PTS en el FIT

Cecilia Soria – Estudiante de Sociología, ex Coordinadora de la Carrera de Sociología, diputada provincial por el PTS en el FIT

Temas Relacionados: Universidad , Mendoza









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota