Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de octubre de 2017

Debates

El Encuentro Nacional de Fábricas bajo gestión obrera según el PCR y el PO

Causa Común

14 Sep 2002   |   comentarios

Con notable coincidencia, tanto el PCR, en su periódico Hoy, como el PO en Prensa Obrera han atacado al Segundo Encuentro Nacional de Fábricas Ocupadas que se realizó el 7 de setiembre frente a Brukman.
El entusiasmo con que los obreros de Zanon (la delegación de más de 30 compañeros y no sólo los dirigentes) informaron en su asamblea sus impresiones del Encuentro, así como la satisfacción de las delegaciones de más de 40 asambleas populares que asistieron (es la vez que más asambleas concurren a un evento no convocado por ellas) contratan con balances que presentan el PO y el PCR. Y lo más llamativo es que un periodista del diario Página/12 haya sido, incluso, más objetivo en su importante nota aparecida el domingo 8, que las informaciones de prensa que se reivindican de los trabajadores y la izquierda.

El "corresponsal" anónimo que firma el artículo de Prensa Obrera (PO 12/9) referido al Encuentro (no sabemos la opinión del compañero Pitrola que estuvo presente y en primera fila) parte diciendo que "la compañera de la cooperativa Renacer de Tierra del Fuego (...) denunció que la comisión en la que había participado había sido copada por estudiantes que le impusieron las decisiones a los trabajadores..".
A falta de posición propia presentada ante los obreros de las empresas bajo gestión obrera, el PO toma prestada la posición del PCR-CCC, en donde milita la compañera de Renacer como lo hacía saber la chaqueta que llevaba puesta. Vayamos entonces, como corresponde, a discutir primero con el dueño de la posición.
La democracia obrera y los Consejos Consultivos del gobierno
El PCR habla, en su periódico Hoy del 11/9, de "maniobras del PTS que llevó estudiantes para hacer votar sus resoluciones a los trabajadores" y que los "métodos divisionistas del PTS dilapidaron el esfuerzo de organizar este encuentro...". Esto es falso del principio hasta el final.
Empecemos por el principio. Para organizar el Encuentro del 7 se realizó en la misma Brukman una reunión preparatoria el 24 de agosto, quince días antes. En esa oportunidad, en nombre de los obreros de Renacer, La Esperanza y otras empresas, habló el compañero Guillermo Rocha, dirigente estudiantil del PCR que se presentó como de la CCC. Por el resto de las empresas participaron delegaciones obreras de Brukman, Zanon, Clínica Junín, Chilavert, La Baskonia, Fricader, Supermercado Tigre, Cooperativa El Aguante y otras más, que mandaron delegaciones de sus trabajadores para que los propios trabajadores organizaran el Encuentro del 7. Y así se hizo. En esa reunión se decidió llevar, con quince días de anticipación, a los lugares de trabajo los temas que serían objeto de resoluciones en el Encuentro (cosa que jamás se vio en las Asambleas Piqueteras de la Matanza que supo organizar el PCR-CCC). Además se recomendaba hacer asambleas previas para que, si era posible, se trajera mandato de los trabajadores. Así lo decidieron las delegaciones obreras: enviar a los lugares de trabajo la convocatoria con los temas y posiciones a ser resueltos el 7.
Esto contó con la insistente oposición (hay que reconocerlo) del dirigente estudiantil del PCR-CCC que, decía, representaba a los obreros de Renacer, La Esperanza y otros. ¿A que se oponía? El compañero daba vueltas y vueltas sobre distintos temas. Primero que "la administración judicial de las empresas también es control obrero", cosa discutible teniendo en cuenta la experiencia del Ingenio La Esperanza donde la administración judicial se resistía, justamente, al control obrero. Después sosteniendo que "el tema de la Asamblea Constituyente y plantear que se vayan todos sin reemplazo de gobierno es socialdemócrata" (cuando en realidad la convocatoria postulaba la huelga general para echar a Duhalde y planteaba discutir la Constituyente como una recomendación, no como un ultimatun a los trabajadores). En fin, una serie de cuestiones en la que el compañero dirigente estudiantil del PCR-CCC era muy exigente con los obreros de las fábricas tomadas, tratándose de alguien que participa por "que se vayan todos" junto a la diputada Carrió en el "Espacio Ciudadano" sin ningún prurito.
Pero, en realidad, el tema de fondo era bien sencillo. En el llamado al Segundo Encuentro Nacional de Fábricas Ocupadas se ratificaba la postura del primero realizado en abril: contra la participación en los Consejos Consultivos que reparten los planes Jefas y Jefes y mantienen a los desocupados atados a organismos del gobierno. Esta posición, como todos saben, es contraria al PCR-CCC que está en ellos. Luego de terminada la reunión preparatoria del 24, el dirigente estudiantil del PCR que hablaba por Renacer, La Esperanza y tantos otros obreros, propuso que en la convocatoria al Encuentro se excluya tal cosa y que "redactemos otra". Ante la negativa de los compañeros de Brukman y Zanon, el compañero de la CCC dijo que harían "su propia convocatoria". Bien. Parecía ser que las distintas posiciones sobre la participación en organismos pro-gubernamentales como los Consejos Consultivos no impediría una acción común en las empresas ocupadas. Pero no fue así.
La compañera de Renacer, orientada por la CCC, junto al compañero Méndez de ATE-Río Turbio, habiendo reivindicado cuestiones positivas del Encuentro, se abstuvieron de votar en la resolución del Encuentro que incluía tal definición. Lamentablemente la compañera lo hizo con argumentos que no son reales: dio a entender que hubo una supuesta votación de mayoría de estudiantes en las comisiones. Aunque participaron y debatieron compañeros estudiantes, y en especial miembros de 40 asambleas barriales a las que el PCR olímpicamente ignora, los estudiantes eran minoría dentro en un Encuentro protagonizado y organizado de punta a punta por los propios trabajadores. Desde la reunión preparatoria del 24 de agosto, como hemos explicado. Presidido por los trabajadores, como se puede ver en la composición de la Mesa del Encuentro y el rol de moderadores de Godoy de Zanon y Yuri de Brukman, no por diputados del Frepaso como Luis D´Elia en las Asambleas de La Matanza. Y con Comisiones dirigidas por los trabajadores, como pudieron comprobar los dirigentes del PCR-CCC que debatieron largamente con el obrero de Zanon, Reyes, que condujo la Comisión de Salud, por ejemplo. Y fueron los trabajadores de las empresas ocupadas los que votaron a favor de las resoluciones, solo con la abstención de los dos compañeros.
La realidad es que ni en ese amplio y democrático debate en las comisiones, ni tampoco en el cierre plenario del Encuentro, el PCR se animó a dar su posición abiertamente a favor de los Consejos Consultivos de cara a los trabajadores. Esto simplemente demuestra que participar en ellos es indefendible. Sólo el compañero Méndez de Río Turbio en su intervención de cierre dijo claramente que "no queremos planes Trabajar dentro de las empresas" , posición que no planteó la compañera de Renacer. Está en todo su derecho la compañera y la CCC. Pero no esta bien que inventen otros motivos para separarse de lo votado por las delegaciones de las empresas bajo gestión de sus trabajadores.

El fondo de huelga nacional, el aporte a los mineros del Turbio y la coordinación nacional

En su periódico el PCR dice que "El objetivo del PTS era imponer una coordinadora nacional de empresas ocupadas y un fondo de huelga administrado por esa coordinadora, e impulsar una asamblea o congreso de trabajadores ocupados y desocupados en lucha".
En realidad, la propuesta de coordinadora de las empresas ocupadas era la propuesta central del MST, como se puede leer en el periódico Alternativa Socialista del 5/9. Pero el PCR, que quiere mostrar al Encuentro como manejado por el PTS, oculta esto y que, además, la moción fue traída como mandato de los trabajadores de la Clínica Junín de Córdoba y agregada a las propuestas de resoluciones de los organizadores, lo que demuestra la democracia obrera real del Encuentro.

Pero la cuestión es que el PCR no dice que hay de malo en ninguna de esas resoluciones, solo apela a un prejuicio: son propuestas del PTS. Efectivamente, el PTS tiene y defiende esas posiciones, pero no las mete por la ventana ni impone nada.
A propuesta de Raúl Godoy la asamblea de los obreros de Zanon previa al Encuentro votó el mandato del Fondo de Huelga Nacional. Y como ejemplo a seguir, los ceramistas decidieron en asamblea destinar medio jornal y una cantidad de cerámicos al mes para ese fondo que tiene el objetivo de sostener las luchas y que estas no sean quebradas por hambre. Incluso la misma asamblea votó que el 50% del fondo destinado por los ceramistas vaya a los mineros de Río Turbio que no cobran sus salarios. ¿Qué le parece esto al PCR-CCC? ¿O prefiere dejar que en las empresas ocupadas o cooperativas en lucha, donde los trabajadores no llevan un peso a sus casas por meses, aparezca el puntero del PJ o los Consejos Consultivos a ofrecer planes Jefas y Jefes de 150 Lecop a cambio de imponer sus orientaciones a los obreros? Un fondo de huelga nacional, ¿no es algo que tendría que ser impulsado por los sindicatos si estos no fueran tan manejados por la burocracia? ¿Por qué la CCC no se lo exige a su aliado De Gennaro para que la CTA tenga la mínima solidaridad de clase con los obreros en lucha, entre ellos los de Río Turbio, afiliados a ATE-CTA?

Y por último: el PCR rezonga por que dice que buscar la coordinación y la organización nacional de los luchadores es "armar una superestructura". ¿Por qué se opone el PCR-CCC a que los obreros de las empresas ocupadas junto a los piqueteros y asambleas populares convoquen a un Congreso Nacional unitario? ¿Quiere mantenerlos divididos? ¿Quiere que los obreros se dediquen sólo a la producción, los piqueteros a manejar los planes de Duhalde, las asambleas a los problemas del barrio y que las salidas de conjunto las discutan por arriba los dirigentes, como Carrió, Zamora y De Gennaro? Con ellos el PCR-CCC no tiene ningún problema en "armar una superestructura" como el Espacio Ciudadano. Quizá el PCR tiene miedo que los obreros, piqueteros y asambleísta tengan en su propio Congreso la actitud tan poco "ciudadana" de silbar a un De Gennaro como fue silbado Moyano cuando la CCC lo quiso meter por la ventana en la Asamblea Piquetera de La Matanza.

¿Dónde está parado el Partido Obrero?

Los compañeros de PO, que toman prestada la posición del PCR-CCC ante el Encuentro, sin embargo priorizaron su participación en el encuentro realizado en La Baskonia de La Matanza por el "Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas" que preside el Dr. Caro.
Pablo Heller y otros de PO fueron allí junto al miembro del gabinete de Duhalde, Amadeo (¿se acuerdan?, el de las declaraciones intimidatorias contra los piqueteros días antes de la Masacre de Avellaneda), a jefes de la UOM de Gdansky de La Matanza, a Víctor De Gennaro, y a los diputados del ARI Mario Cafiero y el "Barba" Gutiérrez. Los organizadores dicen haber reunido alrededor de 35 cooperativas, las más de ellas representadas por sus presidentes, y contaron con el honor, creemos que inmerecido, de la presencia de honestos luchadores de las cooperativas y de los compañeros de Lavalán que venían de hacer piquetes contra la policía en Avellaneda (la misma policía que azuzó Amadeo contra los piqueteros dos meses atrás).

Fue más que evidente que el Dr. Caro, sectores de la burocracia, el duhaldismo y el ARI, armaron este encuentro para oponerlo al convocado por los propios trabajadores y trabajadoras de Brukman, Zanon, Clínica Junín, La Baskonia, El Aguante, Fricader, etc. poniéndole la misma fecha, 7 de setiembre, despues que ya estaba convocado para ese día el Encuentro frente a Brukman.
Con ello no evitaron el éxito del histórico Encuentro de Brukman donde se dio una verdadera y genuina unidad de dos formas de gestión obrera: la de las cooperativas y los que luchan por la estatización bajo administración directa. Pero jugaron su rol divisionista. Los metalúrgicos de La Baskonia que concurrieron el 10 de agosto a Neuquén en apoyo y defensa de Zanon y participaron de la reunión preparatoria del 24, igual que los compañeros de El Aguante, mandaron delegaciones a ambos encuentros.

¿Y dónde se ubicó el PO? Días antes había organizado, con métodos parecidos al Dr. Caro y Cía., un encuentro en Grissinópoli...¡justo el mismo día 24 de agosto que se realizaba la reunión preparatoria de Brukman! Así y todo una delegación de las fábricas ocupadas fue allí a proponerles organizar en común el Encuentro del 7 en Brukman. Resultado: los compañeros de Grissinópoli y PO terminaron yendo a La Matanza el 7 ...¡algo que no había sido votado, y ni siquiera discutido, en su propio "encuentro" montado el 24!

Se pueden hacer muchas conjeturas sobre el encuentro de La Matanza, y todas ellas opinables, pero algo es seguro: no fue un encuentro de independencia de clase. Lamentablemente los trabajadores que buscan tomar la gestión de las empresas en sus manos, intentan ser puestos bajo el ala de burócratas y políticos patronales que quieren diluir esas tendencias a la acción y organización independiente. Así intentan mostrar que el destino de las fábricas ocupadas depende de la buena voluntad de legisladores y gobernantes, y no de la lucha de los trabajadores. Lo mismo intentaron con los CGP de Ibarra para diluir la autonomía de las asambleas o con los Consejos Consultivos para maniatar la lucha de los piqueteros. Y allí, sorprendentemente, fue PO a hacer "propuestas".
Del mismo modo, se pueden tener distintos balances sobre el Segundo Encuentro Nacional de Fábricas Ocupadas realizado en Brukman, pero algo es evidente: fue independiente de la patronal, la burocracia y el gobierno, y con el objetivo de desarrollar las tendencias de autoorganización de los trabajadores y sus luchas. Los compañeros de la Aníbal Verón enviaron una delegación al Encuentro en Brukman (no al que estuvo Amadeo) y así también otros movimientos de desocupados como el MTD de Neuquén y representantes del MIJD. Pero el PO, aunque el compañero Pitrola hizo un formal acto de presencia, lo boicoteó abiertamente.
Así y todo el Segundo Encuentro Nacional fue unitario con los trabajadores que se reunieron en La Matanza, y lo demostró Brukman organizando en común con Grissinópoli la marcha del 11 de setiembre a la Legislatura de la Capital cuando se trató la expropiación de Ghelco y Chilavert. Y esta unidad debe ser reeditada el próximo 3 de octubre cuando se trate en la Legislatura los proyectos de expropiación de Brukman y Grissinópoli. Y debe hacerse realidad, sobre todo, con la histórica resolución de un Fondo Nacional de Huelga para asistir a todas las empresas en lucha del país, independientemente en que organización se encuentren y que modalidad de gestión obrera adopten, poniendo por encima de todo los intereses comunes de clase, algo que esta lejos de la mentalidad de los burócratas de la UOM y la CTA.
Por el contrario, el Dr. Caro ha dicho repetidas veces para quien quiera oírlo: manténganse lejos de los obreros de Zanon, Brukman y los que están "por fuera de la legalidad".

La cuestión es: ¿por qué un Partido Obrero hace "causa común" con los dirigentes del duhaldismo, el ARI y la burocracia sindical tratando de aislar a los trabajadores que intentan dar una orientación independiente al fenómeno de las empresas bajo gestión obrera?
Eso es lo que tienen que responder los dirigentes del PO.

Temas Relacionados: Debates









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota