logo PTS

Nacionales

Crónica desde el piquete en Panamericana

Mañana fría. Nuevamente fría y nuevamente en los piquetes, junto a los obreros. Estamos en la tercera jornada de lucha nacional. Esta crónica se escribe con el ruido de fondo de las bocinas, de la Panamericana nuevamente cortada. Tres piquetes fuertes y los autos de la caravana, cortan las dos manos. Gendarmes atónitos, van y vienen sobre el puente peatonal, como en un desfile. Los piquetes se concentran y marchan hasta la fábrica.

PTS

23 de julio 2014

Crónica desde el piquete en Panamericana

Mañana fría. Nuevamente fría y nuevamente en los piquetes, junto a los obreros. Estamos en la tercera jornada de lucha nacional. Esta crónica se escribe con el ruido de fondo de las bocinas, de la Panamericana nuevamente cortada. Tres piquetes fuertes y los autos de la caravana, cortan las dos manos. Gendarmes atónitos, van y vienen sobre el puente peatonal, como en un desfile. Los piquetes se concentran y marchan hasta la fábrica. Suben la banquina que da a la ruta, y quedan cara a cara con los guardianes. Un helicóptero sobrevuela el perímetro. Las manos se levantan y lo saludan "es para Berni que lo mira por tv". Estamos acá. Volvemos a decirle a este gobierno, sirviente de los monopolios que estamos acá. Aumenta la tensión. Los autos, como barricadas móviles, irrumpen la cotidianeidad y no se mueven. Símbolo de esta lucha que no cesa.
Son las diez y media. Y los bombos no paran. Los gendarmes nerviosos. Y un poco más nerviosa la patota de la Verde del SMATA, aquí pasó un hecho nuevo.
La burocracia volvió a tomar de rehén a cientos de trabajadores de Lear. Bien temprano los subieron a un micro, a fuerza de amenazas y prepotencia para cumplir un rol nefasto. El rol que el SMATA mejor sabe hacer. Pretende atravesar los piquetes con los micros. Quieren romper la medida de lucha que paraliza la planta.

Un hecho muy alentador

Y sucede algo que no se espera, algo muy alentador, que no entra en los cálculos burocráticos y gansteriles. Lo obreros se hartan de las amenazas. La espera indeseada los va revolviendo por dentro. Los va sublevando, de a poco y lentamente, pero lo suficiente hasta que uno se para. Luego lo hace otro y otro, y otro. Ya están todos de pie hasta que uno dice "nos cansamos". Es un enfrentamiento, una indisciplina al control burocrático, nuevo. Es el cansancio de la base que presionada por el miedo a perder el trabajo, sin embargo no está dispuesta a convertirse en base de maniobras viles. Los micros se vacían. El SMATA pierde la jornada. Los despedidos y los de adentro siguen soldando la unidad en este conflicto difícil. Hoy se festeja en Colectora. Otra jornada de lucha, y por si a algún Ministro de Seguridad le quedaba alguna duda, seguiremos aquí, hasta que los compañeros y compañeras entren.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: