PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  21 de abril de 2024
Facebook
Twitter
Instagram
 
Nota 6:
Conclusiones
22 Oct 2014 |

Como demostramos en estas notas, el PO vino desarrollando durante todo este año una “política” (si es que se puede llamar así) hacia el movimiento obrero de: a) no jugarse por las luchas que enfrentaron duros ataques del gobierno, las patronales y la burocracia sindical (sobre todo Lear) mientras deforman la tradición histórica del frente único (y dan total jerarquía a las elecciones fraudulentas de las dos CTA); b) practicar un sectarismo impotente para enfrentar a la burocracia sindical y para reagrupar a la vanguardia obrera. De conjunto, la “unión del movimiento obrero y la izquierda” significa para PO el intento de cubrir un ausente trabajo estructural en la clase obrera con acuerdos con algunos caudillos sindicales menores, por fuera de la lucha de clases y bajo un discurso sectario y ultimatista, deformando el contenido histórico de la consigna de “gobierno de los trabajadores”. Esta práctica política tiene muchos puntos similares (autoproclamación y deformación del frente único, adaptación a los escenarios del régimen, electoralismo, desprecio a la lucha de clases) a la que desarrolló el viejo MAS a fines de los ’80, antes de su estallido. Un “morenismo de vacas flacas” ya que PO no logrado un décimo de la inserción en el movimiento obrero que había desarrollado aquella corriente.

Por su parte, la corriente del Pollo Sobrero (IS) si bien aceptó que los ESC de Atlanta y los encuentros regionales posteriores tuvieran un claro carácter antiburocrático, contra los partidos patronales, y combativos no sólo de palabra sino en las acciones que votaran, en sus discursos y práctica política terminó poniendo el centro en las exigencias (sin denuncia) a la burocracia sindical, dándole poco peso a las luchas y buscando diluir la política de los “clasistas” en el vanguardia “combativa”, defendiendo una separación casi absoluta entre “lo sindical” y “lo político” (justamente en el país donde todos los sindicatos, empezando por la burocracia sindical peronista en sus distintas variantes, “hacen política” a favor de distintas variantes patronales). Son otros aspectos de la política del viejo MAS (sindicalismo y electoralismo), que la dirección de IS reivindica sin ningún balance crítico (y también, como el PO, sin ningún trabajo serio en el movimiento obrero).

Por todo esto, ni la convocatoria del PO en el Luna Park, ni el Encuentro de Platense serán pasos importantes para el desarrollo de las luchas, ni tendrán nada que ver con una verdadera “fusión del movimiento obrero combativo y la izquierda”. Esta “fusión” no pasa solamente por “congresos” o “encuentros” que son instancias deliberativas, no decisivas para la lucha de clases en la medida que no involucran ni organizaciones de masas ni al activismo obrero (como si fue, por ejemplo, en ESC de Zona Norte, donde participaron 1000 activistas obreros, aportados en su enorme mayoría por el PTS).

De nuestra parte, seguiremos insistiendo que es necesario retomar la base programática y de método común del acto del Primero de Mayo donde ya confluimos las fuerzas del FIT junto con sectores combativos y antiburocráticos levantando las banderas de la independencia política de los trabajadores.
Pero, por supuesto, no nos quedaremos en una propuesta general, sino que seguiremos desarrollando los pasos en la fusión de la izquierda obrera y socialista con el movimiento obrero combativo, como parte de la construcción de un gran partido de trabajadores revolucionario: el apoyo hasta el final a los sectores en lucha del movimiento obrero (Lear, Donnelley, Valeo, etc.), impulsando el frente único obrero para “golpear juntos y marchar separados”, con los diputados del Frente de Izquierda en la primera línea (siguiendo los consejos de la Tercera Internacional); sacando las lecciones de cada batalla; promoviendo el desarrollo del FIT hacia la batalla política del año próximo; multiplicando las iniciativas políticas, no sólo campañas políticas y sindicales sino también nuevos medios, siguiendo la tradición leninista, como La Izquierda Diario o las ediciones de distribución masiva de La Verdad Obrera, que busquen influir y organizar a las amplias (aunque minoritarias aún) franjas de trabajadores, de las mujeres y de la juventud estudiantil y trabajadora que giran a izquierda, no sólo los que votaron al FIT, sino los que ven el giro a la derecha del gobierno y buscan prepararse para defender sus reclamos y conquistas frente a las variantes de derecha que se preparan.

El acto que haremos el 6 de diciembre en el estadio cubierto de Argentinos Juniors reunirá a los miles de militantes y simpatizantes del PTS que han batallado todos estos meses en cada lucha, en las fábricas, empresas, universidades y escuelas, en la Panamericana y en las calles de las principales ciudades del país, en el Congreso y en las Legislaturas, instalando el primer diario digital de la izquierda que ya logró centenares de miles de visitas en su primer mes. Invitaremos a participar a los miles de trabajadores y jóvenes que ven la necesidad de poner en pie una poderosa izquierda obrera y socialista en la clase trabajadora y en el país, como parte de la construcción de un gran partido que luche por el gobierno de los trabajadores y el socialismo.

En este acto insistiremos, desde los propios protagonistas de las luchas más duras que viene dando la vanguardia obrera, en la necesidad de impulsar para comienzos del 2015 un gran congreso o encuentro que una a todo el movimiento obrero combativo, siguiendo el ejemplo del 1° de mayo.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297