PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
Buenos Aires   |  21 de abril de 2019
Facebook
Twitter
 
DESPIDOS EN GENERAL MOTORS
Brasil: Por un plan de lucha para parar los ataques
09 Jan 2014 | Declaración de la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria – Cuarta Internacional), grupo hermano del PTS

Hacia el final del 2013 la patronal de la General Motors de S˜ão José dos Campos concretó el despido de centenas de trabajadores en una de sus unidades en esa ciudad (la llamada MVA) finalizando con el cierre de la misma. Los despidos se dan en un período en que la General Motors anunció altísimas ganancias. Con esta medida la GM da un paso más en el proceso de restructuración productiva a través del cual viene cortando los costos de producción. Planes de despidos “voluntarios” (PDVs), despidos en masa, bancos de horas (horas extras no pagas a compensar cuando la patronal decida), reducción de los pisos salariales de los nuevos contratados, contratos temporales, tercerizaciones, reducción de beneficios, etc. Chantajeando con el destino de las inversiones para distintas fábricas en Brasil y en el exterior, la GM ha obtenido grandes subsidios fiscales y préstamos a cotos bajos de todas las esferas del gobierno: federal, estadual y municipal.

Esa estrategia de la GM encaja perfectamente con la estrategia del gobierno federal de mantener los niveles de consumo basado en bajos niveles de desempleo, aun al costo de una intensa y más extendida precarización de las condiciones laborales. Según el IPA, órgano del propio gobierno, el 90% de los empleos creados bajo los gobiernos petistas son precarios, y más de 20 millones de trabajadores entran y salen de los empleos todo el año en función de la rotatividad laboral.

Las burocracias sindicales de la CUT y de Fuerza Sindical que dirigen otras fábricas de la GM en Brasil, vendidas a la patronal, vinculadas al gobierno petista, contribuyeron para que esta estrategia fuera implementada. A lo largo de los dos últimos años fueron firmados innumerables acuerdos en los cuales los derechos y las condiciones de trabajo de los obreros de la GM en esas plantas fueron siendo entregadas una a una, siempre con el discurso de que “era necesario como contrapartida para mantener los empleos.”

Desde la Liga Estrategia Revolucionaria (LER-QI), nos ponemos a disposición para apoyar toda medida de lucha en defensa de los empleos y las condiciones de trabajo que los obreros de la GM decidan. Ponemos al servicio de ese apoyo nuestra juventud que interviene en la USP, en la UNICAMP y en la UNESP, nuestras agrupaciones obreras en bancarios y subte, profesores de San Pablo y nuestra ala minoritaria del Sintusp, nuestros trabajos iniciales en la UERJ, en petroleros de Río y en la UFMG.
Al mismo tiempo en que estamos al servicio de este apoyo, planteamos a continuación lo que consideramos debería ser un plan de lucha a la altura del ataque en curso, pues está más que claro que la línea política actualmente puesta en práctica por el PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificado), que dirige el sindicato de los metalúrgicos de S˜ão José dos Campos y a CSP-Conlutas, ha llevado a sucesivas derrotas.

El sindicato de los metalúrgicos de S˜ão José dos Campos debe poner en pie un plan de lucha para parar los ataques en la GM

Para combatir la estrategia de la GM en connivencia con el gobierno federal y las burocracias sindicales, el Sindicato de Metalúrgicos de S˜ão José dos Campos debe impulsar un plan de lucha basado en la estrategia de independencia de clase, en defensa de los empleos y condiciones de trabajado.

Este plan debería partir del combate a toda ilusión de que el gobierno petista, la patronal de la GM o la burocracia sindical puedan tener interés en defender los empleos y las condiciones de trabajo de los obreros de la GM de S˜ão José dos Campos. Toda agitación del sindicato y de Conlutas debe explicar que los planes de inversión de la empresa presuponen despidos combinados con precarización y que la política del gobierno es consistente con esta estrategia patronal y que la burocracia sindical está al servicio de la misma. La única conclusión posible de esta agitación debe ser que los trabajadores solo pueden confiar en sus propias fuerzas para defender sus intereses, teniendo como aliados centrales a sus hermanos trabajadores de las otras fábricas metalúrgicas de la región y de otras categorías, la juventud trabajadora y la intelectualidad de izquierda y los movimientos sociales combativos.
Impulsar este plan significa que Conlutas, Asamblea Nacional de los Estudiantes Libres (ANEL) y todos sus sindicatos, oposiciones sindicales y centros de estudiantes y organizaciones populares deben inmediatamente trabajar para transformar la lucha contra los despidos y el cierre de la planta de MVA y contra la precarización de las condiciones laborales de los trabajadores de la GM en una gran causa nacional e internacional. El sindicato debería convocar a un Acto en la puerta de la GM, un encuentro de trabajadores y estudiantes de S˜ão José dos Campos, invitando a sindicatos, organizaciones estudiantiles y populares que ponga en pie un verdadero plan de lucha para parar los despidos, garantizar los empleos, recuperar los salarios y derechos perdidos en acuerdos, promoviendo actos, bloqueos de calles y avenidas y paralizaciones en las metalúrgicas de S˜ão José dos Campos. Esta debe ser una campaña llevada adelante en todos los lugares de trabajo y de estudios en que Conlutas actúa y debe ser una de las banderas importantes de todo proceso de movilización. Ninguna campaña salarial puede estar desligada de la misma.

En particular, el sindicato del subte de San Pablo, el Directorio Central de Estudiantes (DCE) de la Universidad de San Pablo (USP), la oposición del Sindicato de Profesores de S˜ão Paulo (Apeoesp) y la oposición de los bancarios de San Pablo, que son entidades dirigidas por sectores que son parte de Conlutas y son capaces de hacer una fuerte campaña que alcance dimensión nacional, deben asumir como propia esta tarea.

En especial, el Sindicato de los Metalúrgicos (SINDMETAL) debe dirigirse especialmente a los trabajadores de las otras fábricas de la GM en Brasil que se encuentran bajo la nefasta influencia de la CUT y de Fuerza Sindical para denunciar el chantaje patronal y unificar a todos los trabajadores de las distintas plantas de esta empresa en una sola lucha para parar los despidos y el cierre de la MVA, para que los nuevos empleos sean creados de forma proporcional al número de trabajadores de cada planta, y para que todos los derechos y condiciones de trabajo sean equiparados a los de S˜ão José dos Campos y no al revés, imponiendo esta unidad a las direcciones traidoras y concretizando la unidad independiente de ellas.

La lucha en defensa del empleo y de las condiciones de trabajo debe articularse con la lucha por la apertura de los libros de contabilidad de la empresa para desenmascarar la sangría en lucros que la patronal realiza a costa del sudor de los trabajadores. Y como alternativa estratégica a la sed de ganancias de la patronal debemos difundir la propuesta de nacionalización de toda la rama industria automotriz, colocándola al servicio de la producción de transportes públicos y autos populares a bajo costo.

Esta es la orientación estratégica que hemos propuesto desde que la patronal de la GM comenzó esta ofensiva de reestructuración productiva cuando buscó implementar el banco de horas en el 2008, que se emparenta con la orientación que propusimos cuando los 4.200 despidos en Embrarer en el 2009. Mientras tanto, las mismas siguen siendo sistemáticamente negadas por el PSTU, que ha preferido implementar una estrategia completamente opuesta. Las campañas salariales del SINDMETAL en las paritarias continúan con la misma rutina de siempre: no estuvieron centradas en la lucha contra los despidos en Embraer y tampoco contra los ataques en la GM. Las manifestaciones de junio fueron una gran oportunidad perdida: ninguna centralidad a la lucha contra el cierre de MVA. En el subte de San Pablo, en la Apeoesp, en la USP y en bancarios tampoco se tuvo noticia ni el intento de poner en marcha una campaña que de hecho rodeara de solidaridad la lucha de los obreros de la GM.

¡Basta de llevar a los trabajadores a detrás de la “buena voluntad” de los patrones y el gobierno!

Al contrario de poner en pie un plan de lucha con medias como las que planteamos antes, el PSTU insiste en colocar como centro de la política del sindicato la exigencia de más inversiones privadas en la planta de la GM de S˜ão José dos Campos, la exigencia de estabilidad en el empleo como contrapartida a los subsidios fiscales por parte del gobierno y la exigencia a Dilma que promulgue una ley que prohíba los despidos.

Este es un programa que lleva a la parálisis y la desmoralización de los trabajadores, pues la patronal y el gobierno y los medios burgueses han dejado claro que para ser una empresa “competitiva” la GM necesita vincular sus inversiones a la flexibilización de las condiciones laborales que permita la reducción de costos de mano de obra. O sea, es más que claro que, yendo detrás de la patronal y el gobierno, los eventuales puestos de trabajo que se conserven serán no solo inestables sino inseparables de la precarización. Este programa trae aparejado la lógica de que “si les va bien a los patrones” también “les irá bien” a los trabajadores. Se trata de una estrategia de conciliación de clases que se contrapone con poner en práctica un efectivo plan de lucha.

El resultado de esta estrategia ya es claro y los últimos acuerdos firmados entre la GM y el sindicato están ahí para demostrarlo: naturalización de los planes de despido voluntario-PDV (dejando de denunciar que se tratan de una forma encubierta de despidos); introducción de contratos temporarios de trabajo con piso salarial mínimo; naturalización de los lay-offs (dejando de denunciar que son una forma de flexibilización del contrato de trabajo); despidos en masa; aceptación de la reducción del piso salarial de los nuevos contratados; introducción parcial del banco de horas; cierre de una unidad entera (pues constaba en el acuerdo firmado en enero que eso podría ocurrir al final del 2013!); legitimación de los subsidios fiscales y ventajas a la patronal; abandono del principio elemental de unidad de las filas obreras a nivel nacional e internacional al defender que las inversiones sean hechas en GM de S˜ão José dos Campos en detrimento del GM de S˜ão Caetano y de Rosario, en Argentina.
El PSTU probablemente una vez más se excusará en una supuesta “falta de disposición de lucha de los trabajadores” como ya dijo su dirigente Zé María cuando firmaron el vergonzoso acuerdo que aceptaba los despidos y la reducción del piso salarial en enero de 2013. Al contrario de poner las responsabilidades sobre la espalda de los trabajadores, el PSTU debería reconocer que la orientación que viene llevando adelante el sindicato en nada contribuye a potenciar la confianza de los trabajadores en sus propias fuerzas y a desarrollar un proceso serio de movilización de las bases y una campaña de solidaridad nacional. Al revés de justificar su orientación conciliadora con una supuesta falta de disposición a la lucha de los obreros, el PSTU debería cuestionarse para qué sirvió estar 30 años en la dirección del sindicato si durante todo ese período no fue capaz de construir una vanguardia y un trabajo de base capaz de dar una respuesta a la altura del ataque patronal en curso.

Después de las manifestaciones en junio, tanto porque plantearon a los trabajadores que a través de la lucha es posible obtener conquistas como porque cuestionaron profundamente la legitimidad de los gobiernos, la conclusión debería ser que aumentaron las posibilidades de potencializar la disposición de lucha que los obreros de la GM realizaron en varias paralizaciones parciales, poniendo en pie un decidido plan de lucha. Sin embargo, la conclusión del PSTU viene siendo la opuesta: seguir alimentando ilusiones de que es posible conciliar los intereses de los trabajadores con los de los patrones y el gobierno.

¡Basta! Es hora de hacer un balance serio de esta estrategia que solo viene llevando a derrotas. Llamamos a abrir este debate en todas las instancias de Conlutas y a todos los trabajadores de la GM y que militan en las entidades de la CSP-CONLUTAS a acompañarnos para defender estas propuestas en las asambleas, en los lugares de trabajo y estudio dando un fuerte combate para poner en pie un plan de lucha serio capaz de parar los ataques en curso y exigir del sindicato que corrija su política para preparar una gran batalla en la lucha de clases.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar


CONTACTO   I   Datos para la Prensa
Marcela Soler
(011) 15 5470 9292
Virginia Rom
(011) 15 3103 4422
Elizabeth Lallana
(011) 15 3674 7357
Sol Bajar
(011) 15 5313 1286
Valeria Foglia
(011) 15 5375 3774

Redacción de la Verdad Obrera: laverdadobrera@pts.org.ar
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297