Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
24 de octubre de 2017

La Verdad Obrera N° 571

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Universidad de Buenos Aires

¿Quién es Darío Richarte el abogado de Boudou?

30 May 2014   |   comentarios

Cuestiones de familia. Caso Boudou, la familia judicial y la familia política

El flamante vicerrector de la UBA además de esconder bajo el tapete un oscuro pasado como cabecilla de la SIDE durante el gobierno de la Alianza y miembro del círculo de confianza de Fernando De La Rúa, el Grupo Sushi, es sin dudas el abogado favorito y más solicitado a la hora de defender a funcionarios públicos por causas de corrupción. Su actual cercanía con el vicepresidente. y cliente VIP de su estudio, Amado Boudou y la afinidad que muestra con el dueño del monopolio mediático K, Sergio Szpolski, dejan a las claras que Richarte no tiene ningún tapujo en coquetear con cualquier fuerza política que se encuentre en el gobierno de turno.

Más allá de haber sido funcionario del radicalismo y capo de la Franja Morada, en la última “dékada” ha tenido el (des)honor de desempeñarse como el principal abogado defensor del modelo “Nac&Pop”. El caso más paradigmático es quizás el que implica la controvertida causa por la venta de la ex Ciccone, en la cual Darío Richarte y su socio Diego Pirota defienden al vicepresidente de la Nación, Amado Boudou (recientemente invitado a blanquear su imagen en 6, 7, 8) y a su amigo multimillonario José María Núñez Carmona, por denuncias escandalosas en relación al lavado de dinero.

Además, Boudou no es el único funcionario público que frecuenta el estudio del “Señor Ocho” (como era conocido Richarte en la jerga del espionaje). En la grilla de los abonados también se encuentran el ex Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina (profesor en la Carrera de Ciencias Políticas de la UBA); el ex director ejecutivo del Organismo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), Claudio “Pachi” Uberti (uno de los hombres de confianza de Julio De Vido), imputado junto a Antonini Wilson en el escandaloso caso por tráfico de dinero, relacionado con la financiación de la campaña presidencial de Cristina en el año 2007; el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro; el ex subsecretario de Comunicación Pública Rodrigo “Rodra” Rodríguez, mano derecha del “Cuervo” Larroque; y el Secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron[1].

Y por si clientes VIP faltaran, también “comen” en su buffet el líder del Frente Renovador Sergio Massa; el macrista Daniel Angelici y los dueños de la cadena de medios oficialistas Matías Garfunkel y Sergio Szpolski[2]. Richarte tampoco hizo asco a la causa por la megaestafa del caso Schoklender en el manejo de dinero para la Fundación Sueños Compartidos[3].

Para tomar nota también en su “curriculum”, el flamante vicerrector de la UBA asumió la defensa de Fernando de Santibañes, su jefe como cabeza de la SIDE, quien fuera indagado nada más y nada menos que por una vinculación con los sobornos para la votación de leyes en el Senado, como fue la famosa “Ley Banelco”, que buscaba desregular el mercado de trabajo para facilitar las tercerizaciones y los contratos en negro.

“El señor 8” y los servicios secretos del Estado

Richarte no ocupó su alto cargo en la SIDE en cualquier momento, sino que lo hizo mientras se encontraba en el poder el gobierno de la Alianza que ostenta, según los datos recolectados por CORREPI, el mayor índice de represiones y asesinatos por parte de las fuerzas represivas en el menor tiempo desde 1983. El vicerrector de la UBA dirigía los servicios de inteligencia del aparato represivo responsable de los 38 asesinatos en las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. En un momento de la historia en que proliferaban movilizaciones de miles de desocupados, trabajadores y estudiantes en las calles, es claro que la “aguja del espionaje” y las tareas del “Señor 8” estaban puestas sobre las organizaciones y quienes salían a luchar contra una situación económica desesperante.

Un amigo de la “Korpo”

Luego de su retirada como número dos de la SIDE, Richarte pasó al plano de los negocios.[4] Es actualmente subdirector de la revista La U (que se reparte gratis en la UBA), editada por EUDEBA y creada en el año 2002 con apoyo de su cliente y empresario mediático Sergio Szpolski y el ex ministro radical y operador político de los servicios de inteligencia, Enrique “Coti” Nosiglia. Szpolski, uno de los dueños de los multimedios K, no solo está involucrado en la edición de esta revista, sino también en los diarios El Argentino y Tiempo Argentino y en medios radiales y televisivos, además de ser el vicepresidente ejecutivo del grupo Veintitrés. Es por esto que los medios controlados por Szpolski fueron la punta de lanza de la campaña sucia de La Franja Morada lanzada contra la izquierda y su boicot al congreso de la FUBA.

Según investigaciones periodísticas, el Grupo Veintitrés de Szpolski mantiene un fluido contacto con la Secretaría de Inteligencia, nutriéndose de información proveniente de este organismo [5]y también de sus cuadros técnicos. Según estas investigaciones con ayuda del actual vicerrector de la UBA, el empresario mediático oficialista conoció a varios de los integrantes de la Secretaría, entre ellos, Alberto Mazzino, un agente que trabajó para Fernando De Santibañes y Carlos Becerra (ex titulares de la SIDE, secundados por Richarte). Mazzino es el nexo que el empresario utiliza para extraer información de los papers redactados por la Secretaría de Inteligencia.

De la SIDE y la corrupción al rectorado

Un extenso y turbio curriculum como este se “metió” de lleno desde las elecciones del año pasado en el gobierno de la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, es un prontuario que, para algunos, parece pasar desapercibido, ya que los “progres K” que comparten filas con estos personajes en el rectorado, nada han dicho al respecto. No se han gastado los regueros de tinta ni minutos de aire para hablar de los antecedentes del ex SIDE, como sí lo han hecho a través de sus medios afines para enfrentarse a los propios estudiantes de la UBA cada vez que se hace pública alguna de sus demandas, como en el 2013 ante la movilización estudiantil contra las antidemocráticas elecciones de Decanos y Rector.

El nombramiento de Richarte como segundo hombre en el Rectorado fue denunciado desde un primer momento por el estudiantado por expresar la continuidad de una política de ataque, persecución y disciplinamiento hacia la juventud. Es tomado en la misma sintonía que los proyectos de espionaje hacia los militantes sociales por parte de la Gendarmería a través del Proyecto X, la intervención de los Servicios de Inteligencia en la Agencia Rodolfo Walsh o el proyecto de “Ley Antipiquetes” que anunció recientemente el oficialismo.

El kirchnerismo ha sabido ubicar en el rectorado a un íntimo de su círculo de confianza, a quien acudió presuroso cada vez que se vio involucrado en escándalos de corrupción y grandes negociados. No es casual que haya sido este el personaje ubicado en el seno del gobierno de la UBA, ya que tiene antecedentes de participar como denunciante en un juicio contra estudiantes que se manifestaban contra una elección fraudulenta, a fines de los años noventa.[6]

La designación de un personaje como Darío Richarte como vicerrector de la UBA es la expresión a nivel universitario del giro derechista del gobierno K, y de sus planes de ajuste que comparte con todos los bandos patronales. Para eso, el gobierno pone al frente del Ejército a un ex represor como Milani y al ex carapintada Sergio Berni como Secretario de Seguridad.


[1] http://www.lanacion.com.ar/1693488-una-defensa-de-buenos-vinculos-con-la-ex-side
[2] http://www.perfil.com/politica/El-controvertido-pasado-politico-del-segundo-de-la-UBA-20140315-0024.html

[3] http://www.veintequince.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=501:dario-richarte-el-abogado-del-diablo&catid=5:poder&Itemid=13

[4] Página 12 mediante la nota “Próspero y discreto” del 26 de Mayo de 2002 citaba : “ Entre los socios se encontraría el empresario, íntimo amigo de Enrique “Coti” Nosiglia, Luis Cetrá (en los números cero del diario Nicanor Cetrá figura como presidente de la empresa). Además, el ex banquero Sergio Szpolski aparece como editor responsable. Y algunos versiones mencionan al publicista Ramiro Agulla como otro socio.”
[5] http://periodicotribuna.com.ar/8441-como-sergio-szpolski-se-nutre-de-informacion-de-la-side.html#.U4isLhsU9Ms

[6]http://www.pts.org.ar/Por-la-absolucion-de-los-estudiantes-Martin-Ogando-y-Sergio-Salgado

Temas Relacionados: Juventud , Universidad









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota