Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
16 de octubre de 2017

Juventud

Facultad de Sociología

Las V Jornadas de Sociología fueron un éxito

20 Nov 2002   |   comentarios

Cuando comenzamos el movimiento por la “elección directa” del director de Sociología, desde Tesis XI sostuvimos que el cuestionamiento democrático a las actuales formas de gobierno, hegemonizadas por un sector minoritario de profesores, era el disparador de una tarea de más largo aliento que es la de transformar los contenidos y las prácticas en la carrera y la Universidad, en consonancia con los cambios abiertos en nuestro país desde el 19 y 20 de Diciembre.
Ya comenzó la transformación de la carrera
Cuando comenzamos el movimiento por la “elección directa” del director de Sociología, desde Tesis XI sostuvimos que el cuestionamiento democrático a las actuales formas de gobierno, hegemonizadas por un sector minoritario de profesores, era el disparador de una tarea de más largo aliento que es la de transformar los contenidos y las prácticas en la carrera y la Universidad, en consonancia con los cambios abiertos en nuestro país desde el 19 y 20 de Diciembre. En las V Jornadas de Sociología comenzamos a demostrar que nuestra lucha no terminaba en la conquista de la elección directa bajo el principio un hombre/una mujer – un voto, aunque fuera el comienzo. La masiva participación de estudiantes y docentes en los paneles y talleres de las Jornadas, la riqueza de los debates allí dados, así como la presencia de representantes de diferentes movimientos sociales, afirman que hemos comenzado más que satisfactoriamente esta tarea, con más de 1000 inscriptos en los más de 50 talleres y 20 paneles, en los que expusieron alrededor de 70 panelistas, en su mayoría docentes de la carrera o personalidades del campo intelectual. Creemos que no es exagerado afirmar que las Jornadas comenzaron a cambiar la agenda de debate de la carrera: no sólo porque durante toda la semana pudo sentirse un aire de movilización de toda la carrera y un choque de ideas polémico pero ameno, sino también porque se debatió alrededor de los problemas centrales de la Argentina. El propio título de las Jornadas (“Argentina: descomposición, ruptura y emergencia de lo nuevo”) nos autoimpuso un desafío: dar cuenta del aquí y ahora que vive nuestro país. En esto consiste “cambiar la agenda”, en que Sociología comience a ser parte del movimiento social, que empiece a explicarlo, a comprometerse; ya que la reflexión no se hace sobre sí misma sino en la intervención en el movimiento real.

En las V Jornadas hubo momentos memorables, como el panel que compartieron Juan Carlos Marín, Horacio González y José Villarruel charlando hasta la medianoche sobre el pasado y el presente de la Sociología argentina y reviviendo (naturalmente con una pizca de pimienta) el intercambio entre las diferentes corrientes de opinión de la carrera. Hubo también debates necesarios, que comienzan a cuestionar el rol actual del intelectual, como el panel compuesto por Lucas Rubinich, Eduardo Glavich, Patricia Funes y María Pía López, que discutió la relación entre los intelectuales y los movimientos sociales, y que mereció la intervención de varios compañeros estudiantes que debatieron con los panelistas sobre el proceso de democratización en la carrera y sobre la toma del Rectorado, demostrando que hay mucho por hacer en las nuevas generaciones. Los más de 300 compañeros que estuvimos allí sabemos lo poderosa que era la imagen de los obreros de Zanón, Brukman, y las cooperativas, y la de los compañeros piqueteros – entre ellos de la Aníbal Verón – sentados en los confortables sillones del Consejo Superior tomado, durante los paneles de fábricas ocupadas y de movimientos de trabajadores desocupados, expresando, a partir de su práctica, un cuestionamiento a la dominación social capitalista. También quedan para seguir discutiendo los debates abiertos en los paneles de León Rozitchner y Susana Murillo, en “Tras las huellas del materialismo histórico”, que debatió sobre la actualidad del pensamiento marxista como método de análisis y guía de acción, entre otros varios en los que se analizó la actualidad argentina y latinoamericana, incorporando los problemas teóricos de las Ciencias Sociales.

El cierre de las Jornadas, resumió el nivel del debate y la participación: los cientos de estudiantes y docentes que colmamos el aula 100, vivimos el debate candente entre Rubén Dri, Christian Castillo, Atilio Borón y Alberto Bonnet sobre “Imperio” de Toni Negri y “Cambiar el mundo sin tomar el poder” de John Holloway, dos de los debates más candentes de los últimos años. Aquellos que afirmaban que desde la dirección de la carrera no se impulsaría el debate y la discusión han recibido un contundente mentís, porque la vida intelectual y el intercambio plural de ideas signaron toda la semana.

Lo más sobresaliente es que empezaron a socializarse las producciones de cientos de compañeras y compañeros en el ámbito de los talleres, que en su mayoría también centraron su temática en la situación actual. La mayoría de ellos se propuso continuar, precisamente lo que se necesita para la construcción de la carrera que proponemos. Y es lógico que fueran producciones de calidad, porque es en los momentos de movilización social cuando el cerebro colectivo despierta.

Como era de esperar, y a pesar de que fueron convocados, los profesores más reaccionarios de la carrera llamaron a dictar clases, a pesar del asueto, y amedrentaron a los docentes de “sus” cátedras que querían participar de las Jornadas para que no lo hicieran. Este reducido sector de profesores es el mismo que en alianza con los decanos derechistas de Veterinaria, Agonomía, Derecho, Cs Económicas y otros, busca la intervención de la carrera desde el Consejo Superior, afirmando que somos una minoría ilegítima ... ¡cuando la comunidad de la carrera acudió entusiasta y masivamente a las Jornadas! La enorme concurrencia y la pluralidad de ponentes demostraron, una vez más, que la única minoría son ellos, que se aferran a sus privilegios de casta. El mérito de los estudiantes, por otro lado, es doble: organizamos las Jornadas, mientras sostenemos una lucha por nuestras reivindicaciones en la Toma del Rectorado. Por ello fue decadente el boicot tácito del MRS, que no presentó ningún taller, ni participó en ninguno de los paneles de estas históricas Jornadas (las primeras desde la elección directa), ratificando su testaruda oposición al proceso de transformación. Tal como hizo en la elección directa, la Presidencia del Centro apostó a la derrota de las Jornadas. Tal como entonces, la derrota fue suya, quedando afuera durante toda esta semana de profunda discusión y reflexión.
Desde Tesis XI queremos hacer este primer balance luego de las V Jornadas, de las que nos sentimos orgullosos como parte de la organización. Este primer éxito que hemos tenido con la organización de las Jornadas, debe impulsar una transformación tan plural y profunda, y debe darnos fortaleza para enfrentar exitosamente a los obstáculos que aparecerán en el camino. Sabemos que al organizar estas Jornadas e impulsar el debate (ausente en la carrera desde hace tiempo) preparamos las condiciones para el triunfo. La transformación que propugnamos, la construcción de una Sociología junto a la lucha de los trabajadores, piqueteros y Asambleas populares ha comenzado a materializarse.
Tesis XI (SPQ? – En Clave ROJA/ PTS)

Temas Relacionados: Juventud









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota