Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
'.date("H:i");?> hs.

La Verdad Obrera N° 538

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

La inseguridad son las fuerzas represivas del Estado

12 Sep 2013 | La saturación de la Provincia de Buenos Aires con 4.500 gendarmes. Daniel Scioli nombra a Alejandro Granados al frente de la Seguridad provincial. Martín Insaurralde propone bajar la edad de imputabilidad. Esas son las fórmulas del kirchnerismo para “enfrentar” a la derecha en octubre. Myriam Bregman, candidata a diputada nacional del FIT por la Provincia de Buenos Aires y María del Carmen Verdú, abogada de CORREPI estuvieron en el programa “A dos Voces” de TN. Presentamos algunos de sus conceptos. La entrevista completa se puede leer en la versión web de La Verdad Obrera.   |   comentarios

A dos Voces: - ¿Las alarmó la designación de Granados como ministro de Seguridad?

Verdú: - A nosotros no, porque en realidad es una nueva vuelta de tuerca de una política represiva que se lleva adelante en todo el país a nivel municipal, provincial y nacional, a lo sumo con algunas modificaciones circunstanciales de discurso o de forma. Si se miran los informes que presenta CORREPI o si se leen los diarios con espíritu crítico, es claro que todas las modalidades represivas se incrementaron a lo largo de estos diez años. Vasta con caminar por cualquier esquina del conurbano para comprobar el nivel de militarización, con verdaderos retenes a la salida de los barrios donde le piden el documento a cualquier trabajador que pasa con su bolsito camino a la fábrica (por supuesto si uno pasa en un Audi no se lo piden), le preguntan a dónde va y lo revisan.
Se dice que Granados es un “pionero”. Indudablemente lo fue. Al menos en lo que hace a la modalidad de reclutamiento de ex policías, incluso exonerados. En 2003 estrenó en Ezeiza el programa “Tolerancia Cero”, con el que duplicaban de un saque la cantidad de policías para patrullar las calles. Por cada policía en actividad había un retirado recontratado por el municipio. Entre ellos, sólo a modo de ejemplo, estaba José Antonio Peloso, conocido en Villa Fiorito como “Mataguacho”, apodo que se puso él mismo ufanándose de haber limpiado las calles de “pibes chorros”. En realidad los pibes que él mataba no eran otros que los chicos que se negaban a robar para la Comisaría 5° de Lomas de Zamora. El 3 de enero de 2003 Peloso fusiló desde su auto a Matías Bársola, de 16 años, de un tiro en la sien. En ese momento desde el municipio de Ezeiza, en particular los integrantes de la famosa “cuadrícula”, dijeron que Peloso no estaba en Villa Fiorito cuando se produce el asesinato, que estaba con ellos. Pero los testigos del barrio demostraron la realidad y fue condenado a 13 años de prisión. Ése es el modelo de policía comunal que Granados ofrece ahora a toda la provincia.

AdV: - Cíclicamente se habla de mano dura o garantismo. Pero la inseguridad no se soluciona.

Bregman: - La inseguridad es la Bonaerense, emblema de todas las policías provinciales. Desde 1983 se aplicaron todo tipo de políticas, desde Rico hasta Arslanián, pero la estructura sigue intacta.
El gran delito organizado sigue estando en manos de esa policía, como en cada provincia de las respectivas fuerzas regionales. Hace poco se comprobó que el jefe de la policía de Santa Fe, Tognoli, estaba involucrado en el manejo del narcotráfico de la provincia.
Hoy todos los candidatos hablan de este tema, pero todos ellos ya gobernaron el país y el modelo no fue muy distinto. La Bonaerense siguió existiendo.
Hoy el kirchnerismo intenta recuperar los votos que perdió a manos del Frente Renovador tomando la agenda y mucho del discurso de Sergio Massa. Eso les permite a Scioli y todo el elenco de intendentes decir lo que son. El kirchnerismo es esto. Así como en las fábricas se asienta en la burocracia sindical, en la provincia y en el país su verdadero poder se asienta en intendentes como Granados, Insaurralde o Curto, el intendente de Tres de Febrero que se acaba de sacar una foto con un chaleco antibala y dos matones.

AdV: - ¿La solución es la Gendarmería?

Bregman: - Para nada. La Gendarmería es la que instauró el espionaje a gran escala en todo el país con el Proyecto X, el sofisticado software que entrecruza información.
A lo que se está tendiendo es a buscar enemigos. Macri durante la campaña de las PASO eligió como enemigos a los trabajadores del subte y los demonizó. A nuestro compañero Claudio Dellecarbonara y a los metrodelegados se los culpó de todo lo que pasaba en la ciudad. Ahora el kirchnerismo hace lo mismo con la juventud pobre e hija del pueblo trabajador. Quieren convertirla en el demonio, la criminalizan y le adjudican todos los males sociales.

AdV: - ¿Esto resuelve el problema delictivo?

Verdú: -Para encontrar la solución a un problema primero hay que saber cuál es la causa. ¿Quién dirige el aparato que controla el crimen organizado? Si hablamos de narcotráfico, de secuestros, de trata de personas, de desarmaderos, de asaltos comando a los bancos, ¿quién dirige esos delitos? Cuando se desbarata una banda nosotros decimos que “siempre salta el botón”, siempre hay algún funcionario de las fuerzas represivas, por supuesto con conexiones políticas. Y si hablamos del chiquitaje, ¿quién es el que recluta a los chicos en los barrios, primero convirtiéndolos en mano de obra esclava pasándoles droga para dominarlos, después mandándolos a robar y, cuando no roban, pegándoles un tiro por la espalda y aparece un juez que lo absuelve por “legítima defensa”?
La verdadera inseguridad es la policía, la gendarmería y la prefectura. Todos los que pasaron antes (por el programa, Felipe Solá, Margarita Stolbizer y Alberto Pérez, NdR) gobernaron y reprimieron. No nos olvidemos del gobierno de la Alianza con los muertos del puente de Corrientes y del 20 de diciembre de 2001. Todos tienen las manos manchadas de sangre y son corresponsables de que haya, desde diciembre del ’83, 4.000 jóvenes asesinados por fuerzas de seguridad en Argentina.

Bregman: - Se están por cumplir siete años de la desaparición del compañero Julio López. En aquel momento Felipe Solá gobernaba la provincia y Arslanián era su ministro. Entonces nos dijeron que sabían que el secuestro de López podía venir de la Bonaerense, pero que ellos iban a priorizar la gobernabilidad de la fuerza. Es importante mencionar esto porque hoy escuchamos hablar de criminalidad y de bajar la edad de imputabilidad a quienes son responsables de que en la Argentina Jorge Julio López continúe desaparecido.

Temas Relacionados: Libertades Democráticas , Mano dura









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota