Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de octubre de 2017

La Verdad Obrera Nro. 231

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Acuerdo en España por las papeleras

Kirchner acepta la instalación de Botnia

26 Apr 2007   |   comentarios

  • Negociaciones entre Argentina y Uruguay

El papel de la diplomacia

Cuando parecía desvanecerse la "facilitación" del enviado del rey de España para destrabar el conflicto por las papeleras entre Argentina y Uruguay, la diplomacia borbónica hizo honor a su centenaria tradición de negociaciones, contubernios, pactos y conspiraciones. Con eficiencia y glamour aristocrático, el facilitador Yáñez Barnuevo y hasta el mismísimo rey Juan Carlos orquestaron la reunión en Madrid entre los representantes de Kirchner y Tabaré Vázquez, que culminó con la firma de una declaración que implícitamente acepta la instalación de Botnia a orillas del río Uruguay.

Puesta en escena

"–Ustedes no pensarán que yo hice 13 mil kilómetros para esto –dijo Alberto Fernández luego de leer la propuesta uruguaya.
–Nosotros no vamos a discutir la localización de la planta, si a eso se refiere –contestó el canciller charrúa, Reinaldo Gargano.
–¡Entonces esto se termina acá! –golpeó la mesa el jefe de Gabinete."
Así comenzó el primer intento de diálogo por la instalación de Botnia. Excelente puesta en escena de la delegación argentina. Si la negociación empezó con golpes sobre la mesa… terminó con palmadas en la espalda y apretones de manos. Como rezaba aquella frase de Groucho Marx: "Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros."

La "Declaración de Madrid"

Después de tres días de negociaciones, los cancilleres Taiana (Argentina) y Gargano (Uruguay) firmaron la "Declaración de Madrid", que acuerda cuatro temas: la "localización" de Botnia, "cuestiones" sobre "la circulación por las rutas y puentes", la "aplicación" del Estatuto del Río Uruguay y la "protección" ambiental del río. Pero si para llegar a un acuerdo hubo que moderar los reclamos de máxima, quien más lo hizo fue Argentina: el texto no dice nada de levantar los cortes de ruta pero sobre todo, no dice una palabra de "re-localizar" Botnia… Habla de su "localización".

Prefijos, sufijos…

Un funcionario uruguayo contó a la prensa que, en la cocina del documento, "sacar prefijos, sufijos y adjetivos facilitó el entendimiento". Como sostiene una periodista de Página/12, para los funcionarios argentinos, archivar el prefijo "re" (de localización) en la Declaración, "ayudará a descomprimir los ánimos en Gualeguaychú, pese a que es una forma tácita de admitir que la fábrica no se mudará de Fray Bentos y empezará a operar entre agosto y septiembre".

Tortilla a la española

En resumen, dos cosas quedaron claras en España: 1) se cocinó un acuerdo; 2) como viene amagando hace meses, el gobierno argentino se dio vuelta como una tortilla. Lejos quedaron las bravuconadas de Kirchner contra las pasteras y las exigencias de mudar a Botnia de lugar. El especialista del doble discurso ha dado una nueva demostración.

Hechos consumados

La intervención del rey español, aunque con resultados tardíos, es uno de los no pocos triunfos de la estrategia de Kirchner en el conflicto. Pero no es casualidad la tardanza en la negociación: con Botnia ya construida, sobre el "hecho consumado", el acuerdo es más fácil. Sólo queda buscar alternativas para hacer digerible la claudicación: un caño que aleje los efluentes; monitoreo conjunto con Uruguay; mecanismos para que Botnia no produzca más de lo previsto, etc., etc., o sea, "controlar" a un monstruo de producción celulósica que en pocos meses se echará a andar… y será incontrolable.

Hasta que se vaya Botnia

El gobierno se prepara para intentar levantar los cortes, que en Gualeguaychú se mantienen desde hace cinco meses. En la Asamblea, la lucha por que se vaya Botnia sigue en pie, aunque en general se ve como "positivo" el acuerdo alcanzado en España. Pero el hecho concreto es que Kirchner ya aceptó la instalación de Botnia. Por ello, hay que continuar los cortes, sin ninguna confianza en el gobierno, hasta que se vaya Botnia.
La única salida de fondo al conflicto es la nacionalización sin pago y bajo control obrero de la industria forestal y del papel, para ponerlos al servicio de las necesidades populares bajo un plan racional de desarrollo económico y ecológico.

Temas Relacionados: Información General









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota