Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
18 de diciembre de 2017

Movimiento Obrero

El trabajador ceramista Pepe Alveal denunció que lo detuvieron y lo golpearon

21 Sep 2004 | El joven que perdió un ojo en noviembre pasado durante la represión contra los desocupados fue detenido por la policía y habría sufrido apremios ilegales. Habrá investi gación judicial. Familiares, abogados y organizaciones dicen que la detención "es producto de las amenazas constantes" que sufre el joven Alveal.   |   comentarios

NEUQUEN (AN).- Pedro Alveal, el joven que perdió un ojo en noviembre pasado durante la feroz represión policial contra desocupados realizada en esta ciudad, fue detenido y habría sufrido nuevamente lesiones de parte de los efectivos el domingo pasado, cuando lo "confundieron" con un ladrón. La fiscalía de Graves Delitos contra las Personas inició una investigación por apremios ilegales y un médico de la fuerza corroboró la existencia de las heridas.
La detención del Alveal, admitida por la policía, se produjo el domingo pasado alrededor de las 20. El joven, fue interceptado cuando regresaba desde una despensa a bordo de una moto a la casa de un familiar en el barrio San Lorenzo, a pocas cuadras de su hogar.
Según la explicación brindada desde la fuerza, se lo confundió con un ladrón que asaltó un locutorio en Belgrano al 1.500 minutos antes. Indicaron que el ladrón al igual que Alveal se movilizaba en moto y tenía una apariencia similar.
Sin embargo, los familiares, abogados y miembros de distintas organizaciones aseguraron que la detención "es producto de las amenazas constantes" que padece el joven desde que participó de los enfrentamientos entre desocupados y policías en San Lorenzo, que dejaron como saldo varios heridos de bala de plomo, además de la grave lesión sufrida por el Alveal.
"Tengo miedo por mi hijo; no soporta más esta situación y no sé qué puede llegar a hacer", dijo su padre durante la conferencia que brindó con los abogados de la familia y distintas organizaciones sociales.
Luego de la detención, Alveal fue trasladado hasta la comisaría 16 y de allí a la 3, donde según la denuncia que efectuó recibió golpes de puño y patadas de parte de dos efectivos. Los abogados Fernando Dalmazzo y Leopoldo Denaday, afirmaron que uno fue identificado: "su apellido es Rechini", dijeron.
"Río Negro" pudo saber que la fiscalía que conduce Sandra González Taboada, tomó la denuncia de Alveal antes de su liberación, inició una investigación por apremios ilegales. Además, el médico policial que lo atendió corroboró la existencia de heridas la zona del tórax, la cabeza y las piernas.
El jefe de la policía, el comisario Wálter Cofré, admitió ayer la detención, aunque negó los apremios. "Vamos a iniciar una investigación interna", agregó.
Los abogados, indicaron que la liberación de Pedro se produjo a instancias de la presión que ejercieron las personas que se congregaron en el edificio policial la noche del domingo. También responsabilizaron al gobernador Jorge Sobisch y al ministro de Seguridad Luis Manganaro, de lo que pueda ocurrirle.
"Me enteré de la detención porque me avisaron unos familiares", relató el padre. "Salí corriendo a la comisaría pero cuando llegué me dijeron que lo habían trasladado, y ahí llamé a los abogados", explicó.
Alveal, de 21 años, trabaja junto con su padre en la cerámica Zanon de esta ciudad. Durante los enfrentamientos de noviembre pasado, originados por el rechazo de los desocupados a la implementación de la tarjeta Confiable Solidaria, fue perseguido por cuatro oficiales. Recibió 42 perdigones de balas de gomas en la cabeza y el tórax, dos de los cuales impactaron en uno de sus ojos. Los policías están siendo investigados. 

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota