Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de octubre de 2017

El estallido social obliga a posponer el canje de deuda y acelera la suspensión de pagos

21 Dec 2001 | Los acreedores pueden perder hasta el 50% del valor de sus bonos. La devaluación, más cerca.   |   comentarios

BUENOS AIRES.- El violento estallido social que convulsiona el país obligará a posponer la reestructuración de la deuda y acelerará la suspensión de pagos que, según las agencia calificadora Moody"s, costará a los inversores la mitad del valor nominal de sus bonos. Moody"s acaba de rebajar la calificación de la deuda argentina.
"Es muy improbable que el Gobierno [argentino] sea capaz de cumplir el calendario que estableció" explicó Hans Humes, director de Van Eck Emerging Market Funds y portavoz de un comité de acreedores internacionales de Argentina con sede en Nueva York.
El Ejecutivo de Fernando de la Rúa había anunciado que el canje de deuda del tramo internacional comenzaría el 20 de enero. "Ahora tenemos que ver cómo se desenvuelve la situación política y dilucidar con quién vamos a sentarnos a negociar", añadió Humes.
"Si hubo algún avance en las conversaciones para reestructurar la deuda, ahora estamos de nuevo en el punto de partida", afirmó otro tenedor de bonos argentinos que no quiso ser identificado.
La agencia calificadora de crédito Fitch indicó que el progresivo ambiente de violencia en Argentina significa que el país está a punto de declarar el impago de 97.000 millones de dólares (18,4 billones de pesetas) que debe a accreedores privados.
Todos apuestan por la devaluación
La agencia, que ya había calificado la deuda argentina en el nivel de "default" (suspensión de pagos), o DDD, añadió que no cree que la convertibilidad argentina, que ata el valor del peso al del dólar, sea viable ya. Además, dijo, tampoco lo es la dolarización, la conversión de todas sus monedas en dólares.
En resumen, devaluar es la única opción. "La combinación de un incumplimiento desordenado y una devaluación implica que los acreedores se verán forzados, en última instancia, a perder al menos un 50% del valor nominal de sus derechos ante el Gobierno argentino", señaló Fitch.
Otra calificadora, Moody"s Investors Service, ha rebajado la deuda argentina de Caa3 a Ca, lo que, según la agencia, refleja no sólo la probabilidad de una suspensión, sino también las agudas pérdidas que sufrirán los inversores cuando ocurra. Con la rebaja, la agencia de calificación tiene en cuenta el "rápido deterioro de las condiciones económicas, financieras y sociales" que ha sufrido el país.
Soluciones heterodoxas
"La pérdida para los inversores va a ser enorme", destacó Vincent Truglia, director gerente de la unidad de riesgo soberano de Moody"s. "Todas las opciones de Argentina en este punto incluyen la suspensión de pagos y una considerable depreciación del valor de los activos denominados en dólares".
A su juicio, el Gobierno se verá obligado a adoptar "soluciones poco ortodoxas" para afrontar los problemas financieros del país.
Los acreedores argentinos no pueden dejar de leer los escalofriantes titulares sobre el caos en que se ha sumido el país: hasta el momento se cuentan 23 muertos y el presidente y su Gobierno han presentado la dimisión.
"La inestabilidad hace que la oferta de canje sea menos viable porque los acreedores tienen derecho a saber cómo van a ser el presupuesto [para 2002] y el clima político del país, y así comprender qué tipo de ingresos podrá generar el Gobierno", subrayó Michael Richman, un abogado de Mayer, Brown & Platt, que aconseja al Comité de Tenedores de Bonos Argentinos (ABC por sus siglas en inglés).









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota