Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de octubre de 2018

La Verdad Obrera N° 567

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

LA EMERGENCIA DE UNA NUEVA CLASE OBRERA

China: 40.000 trabajadores del calzado en huelga

24 Apr 2014   |   comentarios

El lunes 21 de abril comenzó la segunda semana de una huelga que algunos medios definieron como la más importante de la historia reciente de China .

El complejo industrial Yue Yuen Industrial Holdings Ltd, de capitales taiwaneses, que fabrica calzado para marcas como Nike, Adidas, Timberland, Reebok, Asics y New Balance, se encuentra completamente paralizado desde la semana pasada cuando unos 10.000 trabajadores comenzaron una huelga por el pago de las pensiones, el seguro médico y los subsidios a la vivienda que la empresa adeuda hace años.

La paralización que comenzó en siete de las diez plantas ubicadas en la sureña ciudad de Dongguan, de la industrial provincia de Guangdong, se extendió esta semana cuando entraron en huelga el total de los 40.000 trabajadores que emplea la empresa en la ciudad.

La preocupación por la magnitud de esta acción, llegó hasta el gobierno municipal y provincial que puso a disposición de la empresa a la policía antidisturbios, al mismo tiempo que comenzó una negociación para intentar frenar la lucha. No es para menos, ya que la empresa Yue Yuen tiene en el pueblo de Gaobu el centro de fabricación más grande de la compañía, con 1,4 millones de metros cuadrados (el equivalente a 230 canchas de fútbol) que se encuentra completamente paralizado desde la semana pasada.

La compañía solo ofreció realizar nuevos contratos a partir del primero de mayo que incluyan prestaciones sociales y un fondo de vivienda, pero se negó a pagar por las contribuciones patronales atrasadas. Esta oferta fue rechazada por los trabajadores que denuncian a la empresa por no pagar los aportes patronales desde el año 2006 y estiman la deuda en 160 millones de dólares.

La policía se desplegó en las afueras de la fábrica, donde desataron una represión sobre los activistas con un saldo de decenas de detenidos y heridos, generando aún más furia entre los trabajadores que por el momento definieron continuar con la lucha.

Si bien esta huelga es la más importante de los últimos años, no se trata de un caso aislado sino de un fenómeno que viene in crescendo, sobre todo en el último período, y que se agudiza en las zonas con mayor cantidad de trabajadores migrantes que tienen peores salarios, condiciones de salud y vivienda que los trabajadores locales. Y en el caso de la ciudad de Dongguan, los trabajadores inmigrantes superan al 75% del total de su población de más de 8 millones de habitantes.

La furia de los trabajadores del calzado en Yue Yuen, no hace más que confirmar una tendencia a la agudización de la lucha de los trabajadores precarios que se expande no solo por las ciudades industriales de China, sino por otros países de Asia.

La rebelión de los precarizados. Una nueva generación obrera

Países como China, India, Bangladesh, Camboya, Laos y Vietnam, se han convertido en las últimas décadas en una enorme fuente de mano de obra barata. Industrias como la electrónica y la textil, amasan multimillonarias ganancias en base a la explotación de millones de trabajadores y trabajadoras que producen para las principales multinacionales imperialistas en condiciones de semiesclavitud, hacinamiento e inseguridad, a cambio de sueldos miserables que van de los 40 a los 250 dólares por mes según el país.

En China, una nueva generación obrera, en su mayoría hija de campesinos que emigraron a las ciudades en busca de un mejor futuro, han visto rápidamente frustradas sus ilusiones. Esto ha desencadenado una serie de huelgas y enfrentamientos que en los últimos años afectaron tanto a la gigante Foxconn como a las empresas tercerizadas de Honda y Hyundai, entre otras. A diferencia de las primeras acciones que vimos hace unos años atrás cuando la impotencia frente a la situación de explotación llevó al suicidio a trabajadores del conglomerado Foxconn, las últimas huelgas muestran una nueva y mayor predisposición a la lucha que lleva a un enfrentamiento más directo con los patrones, la policía y los gobiernos locales.
Según el China Labour Bulletin (CLB) las huelgas al interior del gigante asiático han aumentado en un tercio durante el primer trimestre de 2014, agudizándose luego del año nuevo chino (a principios de febrero). En este período se contabilizaron más de 200 protestas, de las cuales 119 tuvieron lugar durante el mes de marzo, y el 60% se concentran en la industria manufacturera y el transporte. Junto con las protestas también aumentó la presencia policial, la represión y la cantidad de detenidos.
La populosa e industrial provincia de Guangdong, donde se desarrolla la actual huelga de los trabajadores del calzado, concentró en lo que va del año más de la mitad de las huelgas de todo el país.

Las luchas de esta nueva generación de trabajadores jóvenes y precarios, muestran que China “ya no tiene una fuente inagotable de jóvenes trabajadores del campo dispuestos a trabajar horas interminables en las líneas de producción a cambio de salarios de mera subsistencia.” Por el contrario se ve “una nueva determinación y capacidad de los trabajadores para organizarse colectivamente”. (Wages in China, www.clb.org.hk)

La actual lucha de Yue Yuen es parte de esta nueva clase obrera, que junto al joven proletariado de países como Bangladesh o Camboya, forman una fuerza laboral de millones de trabajadores precarizados que se están comenzando a poner de pie en todo Asia.

Temas Relacionados: Internacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota