Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
15 de junio de 2019

La Verdad Obrera N° 535

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN JUNTO A LOS PATRONES

A estos “titulares” les tenemos que ganar los trabajadores

22 Aug 2013   |   comentarios

Después de un discurso en el que acusó a los políticos de la oposición de ser “suplentes” de las corporaciones empresarias y de afirmar que sólo discutirá con los “titulares”, Cristina Kirchner lanzó como gran política un “diálogo social” e invitó empresarios y sindicalistas a reunirse en Santa Cruz. Pero el miércoles 21 no estuvieron todos los “titulares”. La AEA, que reúne al capital nacional y extranjero más concentrado, las entidades agrarias y la burocracia opositora de Moyano brillaron por su ausencia. Así, el “diálogo” comienza con la mitad del equipo de quienes realmente digitan los hilos del país. El bloque patronal ausente es el que empieza a exigir con más vehemencia una mayor devaluación de la moneda y un ajuste que incluya nuevos aumentos de tarifas: mayor “sintonía fina” que pegue contra los trabajadores.

Los que sí estuvieron presentes son quienes viven de la “caja” del Estado: los empresarios de la obra pública, los industriales que se benefician con los subsidios, los banqueros que siguen entre los grandes ganadores del “modelo” y la burocracia sindical recontraoficialista que -aunque incómoda tras la derrota electoral- aún espera algunas concesiones como la suba del mínimo no imponible. Minutos antes del encuentro CFK respondió a las críticas de la oposición diciendo que si los empresarios kirchneristas “son los que hacen plata”, “el país está lleno de empresarios K”. Toda una confesión de que el “modelo” está al servicio de las ganancias capitalistas. Con esos “titulares” perdemos los trabajadores. El “diálogo social” persigue un pacto antiobrero.

Paso en falso

El gobierno no se sobrepuso del golpe recibido en las PASO. El intento de relanzar una agenda propia aparece jaqueado desde distintos flancos. La debilidad oficial empuja al alineamiento de las patronales con la nueva estrella del peronismo opositor, Sergio Massa, con quien se habían reunido días antes de las elecciones. Los reclamos empresariales al gobierno amenazan con agudizarse y de acá a octubre aumentará el tira y afloje. No presionan sólo los que faltaron al Encuentro sino también los capitalistas amigos cuyas demandas no difieren cualitativamente.
Si como acusa la presidenta, Massa aparece como “gerente” de la AEA, Cristina no es otra cosa que la abanderada de su burguesía amiga y, además, una obediente gerente de los negocios con el capital extranjero. Así lo demuestra el acuerdo con Chevron a punto de votarse en la legislatura neuquina. Cuando CFK ensalza el “modelo” nacional y popular, más que lo que dice hay que mirar lo que hace y agarrarse los bolsillos. Los “dueños de la pelota”, una vez más, se la van a llevar en pala.

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunció el avance del Estado en áreas de los ferrocarriles controladas por la UGOFE. Pero la prestación del servicio seguirá en manos de las concesionarias que continuarán recibiendo abultados subsidios y “habilitadas” para hacer grandes negociados. El pueblo trabajador, los miles de usuarios que se juegan la vida en cada viaje no tienen nada que esperar de este nuevo negocio entre el Estado y los privatizadores.

La disputa en el PJ

La derrota electoral llevó al gobierno a mimetizarse cada vez más con el massismo. No sólo aumentan los rumores de que subiría el mínimo no imponible del impuesto al salario sino que también copia la agenda sobre la inseguridad. Los cruces entre Scioli y Massa aumentan por ver quién es más eficaz para llenar de policías el Conurbano. El nombramiento de Alejandro Marambio al frente del Servicio Penitenciario Federal es el nuevo golpe al relato progresista sobre los derechos humanos. Marambio está denunciado por organismos de DD.HH., por el incremento de las torturas en las cárceles cuando estuvo al frente del mismo SPF entre 2007 y 2010 bajo los gobiernos de Néstor y Cristina. Toda una muestra de que el sostenimiento del partícipe del genocidio y actual jefe del Ejército, César Milani, no es un caso aislado sino una orientación del Poder Ejecutivo.

Mientras el peronismo de derecha levanta cabeza con Massa, la oposición radical y del FAP se monta sobre las denuncias de corrupción, particularmente por el desembarco de CFK en el paraíso fiscal de las islas Seychelles en medio de un viaje oficial. Pero la pelea central se sigue librando en el seno del peronismo y, particularmente, en la Provincia de Buenos Aires. Para los K aumenta el peligro de que intendentes y gobernadores se pasen de bando o trabajen por abajo para la victoria de Massa, lo que transformaría en más dolorosa la derrota en octubre. El kichnerismo se ha vuelto más dependiente que nunca del otrora traidor Daniel Scioli. Y viceversa. El bonaerense vería esfumarse sus aspiraciones presidenciales si una derrota mayor lo afectara directamente. Por eso se puso la campaña de Insaurralde al hombro con la ilusión de promover una interna en el peronismo que dirima las candidaturas presidenciales hacia 2015. El kirchnerismo ata así su suerte a quien tranquilamente podría pactar con Massa cuando lo considere conveniente.

La burocracia sindical oficialista también salió golpeada por la derrota electoral. Dirigentes como Antonio Caló se arrastran ante CFK, a ver si les tira un hueso que justifique su subordinación. Pero la burocracia opositora no está mejor. Moyano salió derrotado por haber elegido a De Narváez y ya tiende puentes hacia Massa aunque piensa concretar la ruptura después de octubre para que el canillita Plaini entre como diputado. Contradictoriamente, los burócratas más beneficiados del resultado en las urnas porque apostaron a Massa están entre los más odiados y desprestigiados entre la clase trabajadora.

El desafío del FIT

El Frente de Izquierda viene de realizar una elección histórica. Lo nuevo que mostró nuestra campaña, de un profundo significado estratégico, es que sectores de trabajadores la tomaron activamente uniendo en su conciencia la pelea sindical que llevan adelante en sus fábricas a la lucha política contra los partidos patronales en el terreno electoral. Esta fuerza militante en el seno de la clase trabajadora nos exige redoblar los esfuerzos de cara a octubre para conquistar una bancada de izquierda obrera y socialista en el Congreso y las legislaturas provinciales. Frente a un gobierno que busca pactar con las patronales y una oposición que quiere más ajuste, el FIT levanta un programa con las demandas de los trabajadores y la juventud y por una alternativa obrera y socialista. Contra la precarización laboral y el impuesto al salario, por el 82% móvil a los jubilados, por acabar con el gatillo fácil que persigue a los jóvenes en los barrios y por plenos derechos para los inmigrantes. Para resolver los problemas estructurales y romper la subordinación del país al imperialismo, peleamos, entre otras medidas, por la nacionalización del gas y el petróleo para que sean gestionados por los trabajadores. Para solucionar la crisis en el transporte estamos por una verdadera nacionalización de todo el sistema ferroviario, echando a las concesionarias y por la gestión de trabajadores y usuarios populares. Nuestro programa se propone atacar los intereses de los capitalistas y va contra la casta política millonaria de este régimen político. Tiene como norte la lucha por un gobierno de los trabajadores. Por esta perspectiva luchamos en común con las organizaciones hermanas del PTS de América Latina y Europa con las que realizaremos un gran acto socialista e internacionalista el próximo domingo 25 en el estadio cubierto de Atlanta.

Te invitamos a tomar este programa en tus manos, a militar la campaña y a asumir juntos este desafío.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota