PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
Buenos Aires   |  23 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
 
¿Justicia para todos? La justicia es de clase
24 Oct 2013 | Iván Marín

La causa armada por los gobiernos provincial de Santa Cruz, nacional de Cristina Fernández de Kirchner y las petroleras expoliadoras multinacionales, contra once trabajadores de Las Heras, la mayoría de ellos petroleros, acusándolos de asesinar al policía Sayago en una pueblada en 2006, está llegando a sus momentos definitorios. Dicha pueblada reclamaba por la liberación de un representante de los trabajadores petroleros, detenido en el marco de la lucha de los trabajadores contra el impuesto al salario y por el pase a planta permanente de los obreros enrolados bajo convenio UOCRA,

El próximo 12 de diciembre se leerá el fallo de la Justicia. Como lo decimos en este link [1], se hace fundamental reforzar la solidaridad con estos luchadores. En la jornada de lucha organizada el sábado 12 pasado en Las Heras por la Comisión de Familiares, Amigos y Trabajadores procesados, pudimos entrevistar a miembros de la misma. Los testimonios son una clara muestra no sólo de los sufrimientos que han padecido en estos largos siete años, sino un ejemplo de abnegación y lucha contra una causa injusta, que para llegar a juicio torturó y persiguió a trabajadores y familiares e implantó pruebas claramente falsas y armadas en base a la extorsión y un sinfín de métodos aberrantes.

Testimonios

Rosa, una de las abogadas de los petroleros, nos da detalles de cómo está la causa en la actualidad y de la persecución de la cual es víctima por parte de la Justicia Provincial por defender la causa de estos luchadores: “En realidad el juicio oral, que ya terminó, duró casi cuatro meses. Sinceramente los defensores estamos satisfechos porque ha quedado demostrado que pruebas en contra de los procesados no hay. Y para dictar una sentencia condenatoria, como pidieron descaradamente los querellantes y el fiscal, tiene que haber pruebas de certeza, que en este caso esto no existe. Por eso yo siempre digo que los alegatos de los querellantes fueron realmente irresponsables, porque nunca hicieron una valoración de la prueba, porque no la tienen. Fueron alegatos muy cortos, de media hora, y que lo único que hicieron fue rematarlos pidiendo perpetua. Desgraciadamente hay una prensa acá en Santa Cruz que colaboró llevando una información errónea, y lo único que publicaron en esos días cuando terminó el juicio fue que se había pedido perpetua para los procesados. También quiero agregar que los procesados comenzaron siendo trece, y hoy son once porque a dos de las personas ni siquiera las pudieron acusar. Y esas dos personas estuvieron tres años y medio presos, y fueron torturadas: Juan Domingo Bilbao y Alexis Pérez. Realmente para nosotros que estamos acá es muy importante la presencia de todas las organizaciones porque necesitamos que todo el país sepa lo que está sucediendo. Yo siempre digo que en causas como esta hay una doble lucha, la judicial y la social. Para mi este encuentro de hoy es muy importante porque se empieza a escuchar la verdad sobre este juicio. Deseamos que esto sea conocido en todo el país. Yo estoy ahora con una sanción disciplinaria por el juez Eduardo Alejandro Quelin por, dice él, una actitud indecorosa de mi parte al dirigirme hacia el personal. Lo más alevoso es que el juez nunca me llamó para que me defienda, directamente me llegó la sanción. El juez Quelin es autor del procesamiento y encarcelamiento de muchos trabajadores. Acá hay casi cuarenta docentes procesados, un número igual de petroleros, municipales, y cualquier ciudadano que se atreva a reclamar porque no tiene gas durante cuatro años; el otro día se detuvo a una persona porque sencillamente había osado reclamar lo que hacía cuatro años venía pidiendo. Las Heras creo que es la localidad con habitantes mas procesados de todo el país”.

Nos decía Rosa que Alexis Pérez había sido acusado y encarcelado durante tres años y medio, y que en el juicio se lo absolvió. Frente a este injusto hecho, Alexis nos amplía: El 24 de febrero de 2006 rompen en mi casa, me sacan a mí diciendo que había matado a un policía. Después de siete años de calvario hoy la justicia me dicta la absolución. A mí al mes que me meten preso por este homicidio me dejan sin trabajo, sin goce de sueldo. Mi situación ahora es la peor que he vivido en mi vida porque estoy sin trabajo, y me han dictado la absolución y sigo con la mochila de sufrir el tema en el trabajo. Yo fui acusado de homicidio calificado. Nunca estuve en el lugar del hecho. Yo fui uno de los cinco que fuimos torturados camino a Puerto Deseado. Nos mojaron con agua, nos ponían bolsas en la cabeza, nos gatillaban en la cabeza, a mi me sacaron tres veces la mitad del cuerpo fuera de la Traffic amenazándome con tirarme. Desarmaron mi vida, me dejaron sin mujer, sin hijo, sin casa, sin auto. Yo estuve tres años y medio detenido en varios lugares, Truncado, Caleta, Puerto Deseado, sin ninguna prueba, y sufriendo que adonde vos entrás te cagan a palo porque supuestamente mataste un policía”.

Los familiares de los acusados vienen cumpliendo una tarea fundamental en la organización de la lucha por la absolución de los mismos. Claudia, esposa de Omar Mancilla, nos dice. “A mí marido lo detuvieron en su lugar de trabajo en la zona de Los Perales, en el campo petrolero. Lo tuvieron dos días incomunicado. No sufrió la torturas que sufrieron Darío, Ramón Cortez, pero sí le pegaron. Estuvo tres meses detenido en Cañadón Seco. Vivimos una situación muy difícil, porque yo soy ama de casa, y él era nuestro sustento económico. A mi hijo lo perseguían autos sin patente. Sufrimos mucho por todo esto, porque a él como a todos los demás compañeros lo detuvieron sin ninguna causa, y solamente para callar la voz de los que luchan. A él lo acusan de coacción agravada, porque fue supuestamente a hacer destrozos a la alcaidía. Y lo que decimos es que ahí había mil personas, fue una pueblada, no fueron trece trabajadores”.

Elisa, cuñada de Darío Catrihuala, nos sigue dando detalle de lo armada que está la causa y de la persecución no solo a trabajadores sino a los familiares y amigos de los mismos: “Mi marido no estuvo en el lugar de los hechos y sin embargo fue golpeado delante de mis hijos. Testigos han venido a contarnos que el fiscal Candia ha ido a lugares nocturnos a pagarle a gente para que atestigüen en contra de los acusados. Mi marido no está acusado de nada, pero sí fue golpeado brutalmente el día de la detención de los chicos en el 2006. A causa de los golpes fue operado tres veces de la columna vertebral y le sacaron un cáncer de testículos por la golpiza. Persecución siempre recibimos, sabemos que los teléfonos están intervenidos”.

Otro testimonio conmovedor de la lucha es el de “Kochín”, sobrino de Catrihuala: “Mi experiencia de lucha que venimos haciendo junto a la comisión de las mujeres de los imputados viene desde el 2006. Nunca bajamos los brazos. Cuando comencé a vivir todo esto de las torturas y las persecuciones tenía 11 años. Hoy tengo 20. Te quitan la infancia, es donde el gobierno te exige de alguna forma una vida de perseguido. Hasta el día de hoy nos siguen persiguiendo”. Le consultamos a Kochín qué aporte puede dar la juventud para la absolución de los trabajadores acusados en esta causa: “Hoy en día yo sé que en la juventud, más que nada a los estudiantes que pido su máximo apoyo, es que se nota muchísimo la presencia de nosotros. Me gustaría que hagamos para el lunes 18 de noviembre dentro de las instituciones escolares y facultades jornadas alternativas pidiendo por la absolución de los petroleros. Estamos coordinando con las escuelas locales secundarias y haciendo cartas para las demás escuelas secundarias de la provincia”.

En este mismo sentido de fortalecer la lucha, Silvana, esposa de Ramón Cortez, uno de los seis trabajadores por los que se pide prisión perpetua, nos dice: “Hasta ahora estamos viendo un cambio positivo en la gente. Están tomando conciencia de que este es un reclamo justo y para todos los trabajadores. Nosotros esperamos que a lo largo y ancho de nuestro país se levante nuestra bandera por la absolución de todos los presos políticos que hay en el mundo”.

Finalmente, entrevistamos al mismo Cortez, uno de los tantos trabajadores torturados en esta causa: “ahora a nosotros nos están pidiendo una cadena perpetua, donde el fiscal no tiene pruebas contundentes de nadie. Donde sufrimos en el 2006 represión. No me circula bien sangre en la cabeza, tengo problemas en los riñones. Para nosotros que fuimos detenidos no existieron los derechos humanos. Esperemos que el tribunal este 12 de diciembre no sesione, porque nosotros no podemos pagar una culpa de algo que no hemos cometido. Nosotros no nos vamos a quedar acallados, yo donde vaya voy a gritar mi inocencia. Nos enorgullece la gente que haya venido de afuera a apoyarnos, porque esta lucha no es solamente a los que nos están pidiendo una condena, es una lucha de todos los trabajadores porque uno de nosotros que va preso después los trabajadores no van a poder salir a luchar por nada”.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297