logo PTS

Notas de tapa

NO A LA INTERVENCIÓN NI A LA BUROCRACIA DE SEGOVIA

Santa Cruz: libertad a los presos y elecciones democráticas

El conflicto en las empresas petroleras en Santa Cruz comenzó en abril de este año. El reclamo por convenio, salario y contra la burocracia del Chaco Segovia había generado una impresionante movilización de la base petrolera, con asambleas de más de 6.000 trabajadores.

PTS

1ro de septiembre 2011

El conflicto en las empresas petroleras en Santa Cruz comenzó en abril de este año. El reclamo por convenio, salario y contra la burocracia del Chaco Segovia había generado una impresionante movilización de la base petrolera, con asambleas de más de 6.000 trabajadores. La primera etapa del conflicto había concluído con el compromiso patronal y oficial de cumplir parte de los reclamos, pero también con la intervención del Sindicato por parte de la Federación Nacional. Una burocracia por otra, para controlar la rebelión de las bases y buena parte del cuerpo de delegados.

Con la ayuda de la burocracia interventora, las patronales y el gobierno incumplieron con parte de los reclamos obreros, tanto los económicos como los que tenían que ver con la democracia sindical.

Entonces una parte de estos delegados de la Zona Norte de Santa Cruz volvió a la lucha. Durante semanas realizaron piquetes y toma de plantas, en medio de la combativa huelga docente. A pesar del acta firmada por la empresa y el gobierno ante los referentes obreros, cuando estos levantaron las medidas comenzaron las persecuciones a los activistas.

Intervención de sus teléfonos, redadas nocturnas, violentas detenciones y finalmente el encarcelamiento de los referentes José Acosta y Víctor Oñate.
Como decía Raúl Godoy, dirigente del PTS y del Sindicato Ceramista que viajó a Las Heras en medio del segundo conflicto, “el Kirchnerismo en Santa Cruz es igual o peor que el MPN en Neuquén”.

Nuevo conflicto

En estas semanas el conflicto volvió a instalarse en la zona petrolera, con epicentro en Caleta Olivia, Truncado y Río Gallegos. Las medidas incluyen el corte de la producción, piquetes e importantes asambleas. El gobernador Peralta amenaza con el cierre de algunas operadoras y la pérdida de puestos de trabajo. La policía, en tanto, ya comenzó con las provocaciones y la represión. Los piquetes respondieron, y un intendente kirchnerista se llevó un par de golpes. La interna peronista siempre busca meter la cola.

Uno de los reclamos del conflicto es la convocatoria a elecciones en el Sindicato, rechazando la continuidad de la intervención. Esto es visto con simpatía por muchos trabajadores de las operadoras de esas localidades, que sienten que el reclamo que generó el conflicto allá por abril todavía no fue satisfecho. Otros compañeros, como muchos activistas de Las Heras, anuncian el peligro de que la vieja burocracia intente montarse en el reclamo, y proponen exigir también la liberación de Oñate y Acosta, reclamo que los dirigentes de esta nueva huelga no levantan.

Hoy, la provincia que el kirchnerismo gobierna a favor de las petroleras, tiene dos petroleros presos, y la burocracia vendida controlando el gremio.

Desde el PTS seguiremos llevando adelante la campaña por el cumplimiento de los reclamos pendientes de la histórica huelga petrolera (incluída la convocatoria a elecciones democráticas), la libertad de los compañeros presos y el desprocesamiento de los activistas docentes y petroleros. Sobre estas banderas puede fortalecerse una agrupamiento clasista y antiburocrático.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: