logo PTS

Entre Ríos

AIM Digital

Repercusion en los medios - Declaracion del PTS Entre Ríos frente al levantamiento policial

El Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) expresó de manera clara y enérgica que no apoyan “ningún reclamo de las fuerza represivas llámese policías, gendarmes o Fuerzas Armadas, todas estas instituciones fueron y son los represores y asesinos históricos de los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre, son quienes manejan el negocio de la droga conocidos como los narcopolicias denunciados en Santa fe y Córdoba y nuestra provincia no es ajena a esto, son los cómplices en el manejo de la trata de personas, y son los que día a día, persiguen y reprimen a los jóvenes de los barrios pobres de nuestra ciudad”.

PTS Entre Ríos

13 de diciembre 2013

El Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) expresó de manera clara y enérgica que no apoyan “ningún reclamo de las fuerza represivas llámese policías, gendarmes o Fuerzas Armadas, todas estas instituciones fueron y son los represores y asesinos históricos de los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre, son quienes manejan el negocio de la droga conocidos como los narcopolicias denunciados en Santa fe y Córdoba y nuestra provincia no es ajena a esto, son los cómplices en el manejo de la trata de personas, y son los que día a día, persiguen y reprimen a los jóvenes de los barrios pobres de nuestra ciudad”.

En un comunicado del PTS en el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) al que accedió AIM, se explica que “los asesinos de la clase obrera y el pueblo pobre no son trabajadores”, ya que recordaron que “esta policía del gatillo fácil, es aquella que asesino en el 2001 a Eloísa Paniagua, Romina Iturain de (13 y 16 años) y José Daniel Rodríguez, por el sólo hecho de ser pobres, es la que levanta y “amansa” pibes en la 5ta., con métodos de tortura, la que no va a dudar un segundo en reprimir y asesinar cuando todo el peso del ajuste recaiga contra los trabajadores y el pueblo pobre”.

En ese marco, señalaron que el acuerdo firmado entre el gobierno provincial y los policías que se hallaban acuartelados, “deja como ganadora inmediata a la misma policía, que acaba de ganar por partida doble: consiguió la enorme mayoría de sus reclamos corporativos y tiene garantizada la impunidad de quienes llevaron adelante el reclamo. Esto expresa un cambio de la situación política hacia la derecha. Parte de esto, lo constituyen discursos como los de (Sergio) Uribarri y (Jorge) Capitanich anunciando el acuerdo. Este acuerdo, donde los uniformados imponen sus reclamos, estuvo sustentado en la situación de crisis que se vivió durante toda la noche con situaciones de robos y saqueos, y que continua hoy, a pesar del cerco mediático existente. Situación que no hizo más que predisponer a sectores de pequeños comerciantes y de trabajadores contra la juventud pobre que participaba en los saqueos, y agitar el fascismo más recalcitrante de algunos sectores, en el cual la misma policía se sostiene para ejercer presión”.

Los socialistas revolucionarios del PTS no comparten “el método de los saqueos, al que no consideramos propio de la clase trabajadora; porque no colabora a forjar la unidad entre las clases medias arruinadas por el gran empresariado y los trabajadores y el pueblo pobre. Esto queda en evidencia en estos momentos, ya que importantes sectores medios terminaron adoptando un discurso de derecha que pedía orden y mano dura. Sin embargo, rechazamos contundentemente el discurso que condena a la juventud pobre por los saqueos sin explicar realmente por qué ocurren estos hechos. Es una probabilidad grande que los saqueos hayan sido incrementados por lúmpenes ‘amigos’ de la misma policía (sectores que responden a las mafias policiales y que juegan con las necesidades populares para profundizar la sensación de caos), que sirvió a la policía para presionar en la negociación. A su vez, esto sólo contribuye con aumentar la estigmatización que sufre la juventud de los sectores populares, esos “jóvenes de gorra”, trabajadores precarios, muchos de ellos, que son permanentemente perseguidos y asediados por la impunidad policial”.

Al respecto, expresaron su posición “de independencia de clase frente a estos reclamos policiales”, ya que apuntaron que Uribarri ofrezca 8.500 de básico “a los ‘sediciosos con los que no iba a dialogar’, significa un fortalecimiento del aparato represivo y la búsqueda de impunidad para sus miembros y, por el contrario, ante la respuesta inmediata del gobierno de Entre Ríos a las demandas de aumento “salarial” de las fuerzas represivas, denunciamos la falacia de que “no pueden aumentar el salario por falta de dinero”, y por ello llamamos a todas las organizaciones estudiantiles, de Derechos Humanos y sociales y a los trabajadores de la educación, de salud y otras reparticiones provinciales y municipales a exigir a la Central de Trabajadores de la Argentina, a los sindicatos docentes y a la Asociación de trabajadores del Estado, que convoquen a la realización de un plenario de delegados provincial, al igual que el gremio docente en Córdoba, para la semana entrante con miras a organizar un plan de lucha provincial para arrancarle al gobierno de Urribarri todo lo vino negando sistemáticamente con las paritarias a la baja y sin perspectivas de mejorar las condiciones precarias en las que trabajamos”.

Así también, llamaron “a tomar el ejemplo de los 15.000 jóvenes cordobeses que salieron a la calle en la “marcha de la gorra” y el sindicato de trabajadores neuquinos Aten que también se movilizó, junto a organismos de Derechos Humanos, para rechazar la impunidad policial y los crímenes por gatillo fácil”.

“En el camino de esa lucha por terminar con el viejo orden, es preciso plantear claramente la necesidad de disolver completamente las actuales fuerzas represivas y reemplazarlas por organizaciones que se den los mismos trabajadores en el proceso de lucha contra los capitalistas. Organizaciones que puedan garantizar la defensa de los intereses de los trabajadores, del pueblo pobre, la juventud, que estén ligadas estrechamente a los lugares de trabajo y a las organizaciones obreras, recuperadas de manos de la actual burocracia sindical”, apuntaron a esta Agencia los trotskistas.

Temas relacionados: