logo PTS

Mundo obrero

¿Quiénes peleamos realmente por un sindicato clasista?

El lunes 6 se realizó una asamblea general por salario. La misma fue convocada sin despacho del plenario de delegados, ya que la dirección de FOETRA se retiró del recinto, donde la mayoría de los delegados teníamos mandatos contrarios a la propuesta de la mesa directiva.

16 de abril 2009

El lunes 6 se realizó una asamblea general por salario. La misma fue convocada sin despacho del plenario de delegados, ya que la dirección de FOETRA se retiró del recinto, donde la mayoría de los delegados teníamos mandatos contrarios a la propuesta de la mesa directiva. A saber: un aumento salarial de 790 pesos para todas las categorías, sin manifestar cuanto de este importe pasa al básico y planteando una generalidad sobre la recategorización automática (relegada desde hace años por las empresas). El resultado fue, con participación escasa de 1.000 telefónicos, a favor de la mesa.

Todos en el misma bolsa

El miércoles 8 se convocó otra asamblea general para votar la junta electoral (órgano que se encarga de fiscalizar las condiciones para las elecciones del 1 de julio) y el oficialismo se apareció con casi 2.000 afiliados más. En la misma, que tuvo una mayor participación a la anterior, unos 1.600 trabajadores, se presentaron dos listas: una oficialista y otra opositora de la cual los compañeros de la lista Violeta nos bajamos de nuestro puesto titular pero igual la apoyamos contra la burocracia oficialista. La misma fue conformada por la Lista Azul (“el bloque”), los ex menemistas de la Marrón (ambas corrientes alineadas a las distintinas fracciones de la CGT), la 18 de marzo (CTA lozanistas), la Bordó (PCR), la Roja (Izquierda socialista) y la Naranja (PO).

Caricaturas y caraduras

En la asamblea el clima se respiraba favoreciendo a la oposición, y a la hora de la votación levantamos las manos el 70 % de los presentes a favor de la misma. Bochornosamente y en un “abrir y cerrar de ojos” la direccion de la mesa (Marín (CTA-Yasky), Iadarola (CGT-Moyano) junto a dos directivos más y ante veedores del Ministerio de Trabajo dieron por finalizada la asamblea dando por ganadora a la lista oficial (¿?!!). Al día de hoy han reafirmado esta caricatura de resultado en comunicados de prensa y solicitadas en los diarios. Desde la lista Violeta (PTS e independientes) venimos sosteniendo una postura consecuente sobre las necesidades de los telefónicos: un salario acorde a la canasta familiar, que contenga un plan de lucha unificado con los trabajadores tercerizados en cuanto al salario. Mañana marcharemos al sindicato y luego al Ministerio de Trabajo para exigir que se cumpla con la voluntad mayoritaria de la asamblea del 8 de abril.

Peleamos por un sindicato donde las decisiones sean de las bases

Desde la discusión electoral venimos planteando reformar profundamente la organización burocrática del sindicato: basta de Comisiones Directivas burocráticas. Que la comisión sea meramente administrativa y rotativa; que la dirección pase a ser el plenario de delegados con mandato de base de los edificios; que los plenarios incluyan delegados de los trabajadores tercerizados (hoy fuera del convenio telefónico) y que la comisión administrativa no tenga plenos poderes para manejar los problemas y las necesidades de los miles de telefónicos. Ahora bien, esta pelea la estamos dando solos. Ninguna de las corrientes que se reivindican opositoras viene planteando esto.

Veamos porqué:
La lista azul “el Bloque”, durante 11 años, a decir de ellos, coincidieron en lo esencial con la directiva. Hoy, en su fiebre opositora, nos dicen que no se pueden tocar los estatutos y que ellos son muy respetuosos de las leyes, en este caso, de la Ley de Asociaciones Sindicales 23.551. Justamente es por esta metodología que en muchas asambleas las decisiones terminaron siendo exclusivamente de la comisión directiva.

La Lista Marrón, actual Unión Telefónica, hace rato que no están en la direccion, luego de la etapa menemista. Por otro lado, está la discusión con los compañeros de la CTA (Lozanistas) y de la lista Roja de IS, quienes vienen siendo los que más impulsan por izquierda la lista única más allá de las diferencias políticas. Por último, están los compañeros del PO que vienen planteando la idea de hacer un frente de la izquierda pero sin definir bien la idea sobre qué sindicato ni qué forma de organización necesitamos. Esto es una discusión importante, ya que desde la lista Violeta planteamos, más allá del programa de izquierda que se pueda levantar, debe haber una cambio profundo contra la adaptación al régimen verticalista de los sindicatos en la Argentina. Y esto incluye al pseudodemocrático FOETRA Bs. As. y los superpoderes de la Comisión Directiva.


Nuestra propuesta

Las agrupaciones que nos reivindicamos antipatronales, antiburocráticas y con un perfil de independencia de clase debemos unificarnos para “revolucionar” las organizaciones gremiales. Una verdadera oposición a las políticas de entrega que viene manteniendo el oficialismo, junto con las patronales y el gobierno K

• Por un salario igual a la canasta familiar.

• Por el convenio único y planta permanente para los tercerizados, para unificar a todos los telefónicos y terminar con las divisiones que nos imponen las empresas para debilitarnos.

• Independencia política de las cúpulas sindicales de la CGT y la CTA (yaskista) que nos imponen los techos salariales y las condiciones laborales precarias.

• Por un cambio profundo en la organización gremial, para que decidamos los trabajadores y no los dirigentes con superpoderes.

• Cordinación de las luchas para enfrentar todo intento de que la crisis la paguen los trabajadores y para que la paguen los capitalistas.

• Nacionalización bajo gestión de los trabajadores y usuarios populares de las empresas telefónicas.

Temas relacionados: