logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Frente al ataque a los luchadores y a la izquierda

Por un nuevo Encuentro Nacional masivo unitario

El gobierno se encuentra inmerso en una crisis abierta por la decisión del Juez Griesa favorable a los fondos buitres. Pero mientras los kirchneristas y los partidos de la oposición patronal discuten el fracaso de la política de “desendeudamiento” oficial y se devanan los sesos para pagarle a los holdouts y redoblar las cadenas del país al capital financiero imperialista, se ha desatado una ofensiva contra los luchadores que resisten en las fábricas las suspensiones y despidos, y además un ataque al Frente de Izquierda, como vimos la semana pasada en Córdoba y en Mendoza

Lucho Aguilar

19 de junio 2014

Por un nuevo Encuentro Nacional masivo unitario

El gobierno se encuentra inmerso en una crisis abierta por la decisión del Juez Griesa favorable a los fondos buitres. Pero mientras los kirchneristas y los partidos de la oposición patronal discuten el fracaso de la política de “desendeudamiento” oficial y se devanan los sesos para pagarle a los holdouts y redoblar las cadenas del país al capital financiero imperialista, se ha desatado una ofensiva contra los luchadores que resisten en las fábricas las suspensiones y despidos, y además un ataque al Frente de Izquierda, como vimos la semana pasada en Córdoba y en Mendoza. Desde que Cristina Kirchner apareció por cadena nacional para condenar a los “9 de la grúa”, los obreros despedidos de Gestamp que pelearon junto a centenares de trabajadores y la izquierda por la reincorporación, los empresarios y los partidos patronales tomaron nota. Entonces llegaron los embates, de los que la burocracia no se quiso quedar afuera. Muchos recuerdan que, durante el conflicto de Gestamp, Ricardo Pignanelli (SMATA) y otros dirigentes sindicales atacaron a los trabajadores en lucha y a la izquierda, en solicitadas y declaraciones mediáticas, y también en las fábricas que dirigen. Hasta se reunieron para tratar “la infiltración de izquierda en los gremios”.

Ataques políticos al Frente de Izquierda

Vayamos a los hechos. Córdoba: el gobierno de De la Sota, junto a casi toda la oposición patronal, votó la Ley de Ambiente, hecha a la medida de Monsanto. Esta nueva ley sólo fue rechazada por la banca del FIT. Al momento de la votación, en las afueras de la Legislatura, el gobierno desató una feroz represión a los militantes ambientalistas y a las organizaciones políticas y sociales. El saldo fueron 27 presos, entre ellos tres militantes de nuestro partido. No contentos con eso el conjunto de los partidos patronales se unió para atacar al FIT por ser la única fuerza que votó contra la ley. Radicales y peronistas nos acusaron de “escrachar” a los diputados que votaban a la “Ley Monsanto”, cosa que no ocurrió, y votaron una propuesta de sanción. La UCR planteó directamente la destitución de nuestra compañera de banca Cintia Frencia, integrante del PO.

En Mendoza el pleno del cuerpo de la Cámara de Diputados votó darle intervención al Ministerio Público para que cite judicialmente a la diputada del PTS en el FIT, Cecilia Soria, por expresar que las fuerzas de seguridad han estado vinculadas a las redes de trata de mujeres. Todo un intento de querer judicializar una posición política que expresa una realidad comprobada con creces: el entramado entre las organizaciones delictivas de trata de personas y personal de las fuerzas de seguridad en no pocos hechos corroborados.

En Salta, la Legislatura impulsa una “cuestión de privilegio” contra el diputado provincial del PO, Claudio Del Plá, acusado de “instigar a la violencia” el 6 de mayo pasado cuando apoyaba a los docentes protestaban en la legislatura en reclamo de la derogación de una ley que afectaba el derecho de huelga.

La vanguardia obrera se defiende de la “santa alianza”

En el movimiento obrero estamos viendo el ataque a sectores organizados de la vanguardia obrera. Las patronales y la burocracia pusieron la mira en una de las mayores concentraciones de la clase obrera del país y donde más peso tiene la izquierda y las comisiones internas combativas: la Zona Norte del Gran Buenos Aires. En Lear los trabajadores y su comisión interna antiburocrática vienen enfrentando las provocaciones de la multinacional norteamericana, que primero suspendió ilegalmente a 330 trabajadores, y ahora a 200 sin goce del salario. Ya en otra multinacional automotriz, VW Pacheco, a las suspensiones masivas y el despido de activistas se había sumado la persecución del SMATA sobre los delegados que no responden a la conducción. La patronal española de la autopartista Gestamp también suspendió y despidió activistas. Todo el país pudo ver como los despedidos respondieron con una lucha heroica, con el apoyo de las internas combativas de la zona y la izquierda, al punto de paralizar la producción de grandes automotrices. Los trabajadores gráficos de Donnelley ya le dijeron a la patronal yanky que los despidos que quiere hacer, cubriéndose con un pedido trucho de preventivo de crisis, no pasarán. El duro ataque en Paty, tomada luego de que anunciaran su traslado a Santa Te, llevó a que los trabajadores se retiren frente a la orden de desalojo.

En Córdoba los trabajadores de Volkswagen pelean contra las suspensiones arbitrarias y discriminatorias, y los despidos antisindicales que la empresa junto a la conducción de SMATA llevó a cabo contra la oposición nucleada en la Lista 2. Ahora además la empresa suspendió a uno de sus referentes, Sergio Folchieri. Pero la lucha los llevó a unirse hace pocos días en un piquete obrero junto a los obreros de la autopartista Weatherford que pelean contra los despidos, y activistas de la UOM, entre ellos el delegado de Valeo Leonardo Sánchez, imputado por un fiscal que le impide ingresar a la planta.

Unirse para blindar de apoyo a los que luchan y defender las bancas del Frente de Izquierda

La ofensiva reaccionaria del gobierno, los partidos patronales y la burocracia oficialista contra los luchadores y al Frente de Izquierda tiene una explicación. Para pasar el ajuste necesitan cerrarle el paso a la izquierda y los luchadores. A los que se plantan frente a las leyes contra el pueblo. A los que ponen el cuerpo en las luchas contra la prepotencia patronal. Pero se equivocan estos gobernantes, empresarios y burócratas si piensan que van a poder avanzar en otras fábricas sin que la clase trabajadora se plante contra sus ataques. Desde el parazo del 10 de abril hay una nueva generación de luchadores que está aprendiendo, en estas verdaderas “escuelas de guerra” donde enfrenta enemigos poderosos, a avanzar en su conciencia sacando conclusiones de las inevitables batallas y de los golpes recibidos.

Mientras tanto, en la base de la clase trabajadora crece el descontento contra los tarifazos, la inflación, y los topes salariales. Por eso simultáneamente se desarrollan luchas importantes por salario como las paritarias de la alimentación, que muestran una gran predisposición a la lucha de sectores de masas de los trabajadores, que le asestan duros golpes a las patronales con paros y distintas medidas que consiguieron una paritaria de 35% de aumento, y que solo por los límites de la burocracia no lograron conseguir más. Allí se vio una bronca renovada contra la dirección del STIA y la Federación. La alimentación es uno de los gremios donde más se conquistaron aumentos en relación a otros gremios y eso no tiene otra explicación que el peso conquistado por la izquierda y el PTS en particular. La predisposición a la lucha se vio también en la asamblea de telefónicos que votó mayoritariamente en contra del acuerdo miserable de la dirección de FOETRA con las empresas que incluyó también una movilización contra el fraude que quiere hacer la conducción violando la votación de la asamblea.

Llamamos a cerrar filas para parar los ataques a los luchadores obreros y populares, y al Frente de Izquierda. Quieren callar la voz de quienes no se entregan, de quienes enfrentan el ajuste y las políticas antipopulares. Llamamos a las organizaciones obreras combativas, a los organismos de derechos humanos, al movimiento estudiantil, a unirse para ponerse en primera línea para blindar de apoyo a los que luchan y defender las bancas del Frente de Izquierda, que expresan la voluntad de más de 1,2 millones de compañeros y compañeras. Y a redoblar esfuerzos para lograr la reincorporación de los despedidos de Gestamp, Calsa, Shell y VW Córdoba y apoyar a los trabajadores de Lear (Pacheco), Donnelley, Cerámica Neuquén y Aceros Zapla (Jujuy), así como impulsar la pelea contra los topes salariales.

La respuesta contundente y unitaria será la mejor manera de evitar nuevos ataques.
Por eso es necesario desarrollar el camino iniciado en el Encuentro Sindical Combativo de Atlanta, y convocar a , en un gran estadio como el Luna Park, donde se reúna todo el activismo del paíun nuevo Encuentro Nacional masivo unitarios. Las corrientes clasistas y combativas como PO tienen que sumarse a esta iniciativa. Para pararle la mano al gobierno, los partidos patronales y la burocracia oficialista, y levantar una alternativa frente a la burocracia opositora de Moyano y compañía.
Basta de ataque a los luchadores y la izquierda. Libertad a los petroleros de Las Heras.

Temas relacionados: