logo PTS

Notas de Tapa

La precaria salud política de los intelectuales K

El lunes 13, bajo el título de “Salud”, Eduardo Aliverti nos regaló una columna de opinión en Página 12 saludando las tomas estudiantiles en los colegios de la CABA. Con su habitual tono “yo me la banco”, corría por izquierda a los “bienpensantes alarmados” (sic) a quienes “los enardece que los pibes estén en la calle o movilizados, porque les altera la idea del orden básico que es custodio de sus intereses de clase”.

Paula Varela

16 de septiembre 2010

El lunes 13, bajo el título de “Salud”, Eduardo Aliverti nos regaló una columna de opinión en Página 12 saludando las tomas estudiantiles en los colegios de la CABA. Con su habitual tono “yo me la banco”, corría por izquierda a los “bienpensantes alarmados” (sic) a quienes “los enardece que los pibes estén en la calle o movilizados, porque les altera la idea del orden básico que es custodio de sus intereses de clase”. Se mofaba de sus “complejos de pequebús patéticos”, criticaba el argumento de que “unos pocos (conducidos por trosko-chavistas) se aprovechan de la mayoría” y celebraba “la rebeldía juvenil, con visos de organicidad”.

Casi que la convencía a una, de que hablaba en serio, de que estaba a favor de que los estudiantes hagan política y luchen.

Pero no. Al día siguiente, el martes 14, Aliverti aparece entre las primeras firmas de la solicitada que impulsaron los funcionarios de la Facultad de Ciencias Sociales contra las tomas en la universidad (publicada, por supuesto, en Página 12). Y en ese documento, se esgrimen argumentos tales como “nos vemos impedidos de cumplir con libertad nuestro trabajo en las aulas” o “las comunicaciones públicas dan cuenta de otros requerimientos, tales como subsidios al Centro de Estudiantes” (clientelismo,¿no?), “además de la solidaridad con el movimiento de los estudiantes secundarios” (¿no era que había que brindar por la lucha secundaria?).

La solicitada impulsada por los funcionarios de Sociales expresa la contradicción central de los “intelectuales kirchneristas” que pueblan la Facultad. Por una parte, son la usina argumental de una politización “progre” que promueve un abstracto “hacer política”. Por otro, cuando esa política se hace carne y sale a la calle, toma edificios y se moviliza contra la política de vaciamiento presupuestario de la universidad pública del gobierno K, esos mismos “progres” (con Aliverti incluido) tienen que salir a repudiar a los estudiantes, esgrimiendo argumentos similares a los macristas.

Pero esa “cruzada del doble discurso K” no conmueve “por abajo”. En un documento que tiene más de 250 firmas, un sector de docentes nos expresamos a favor del reclamo estudiantil. En la carrera de Sociología y de Relaciones del Trabajo, diversos sectores de docentes se declararon a favor de la protesta. Incluso en el sector de becarios universitarios (hacia los que el kirchnerismo tuvo política de cooptación a través de las becas) se generó un debate con mayoría de posiciones a favor del reclamo. Claro que de eso no habla ni Página 12, ni Aliverti.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: