logo PTS

Actualidad

Según Marx...

¿El aumento de salarios provoca inflación?

9 de marzo 2006

En momentos en que se están discutiendo los convenios colectivos en la mayoría de las ramas productivas, tanto los empresarios como el gobierno buscan limitar los aumentos de salarios, aún frente a los tímidos pedidos de la burocracia sindical. Desde los medios masivos de comunicación, sesudos economistas y periodistas especializados nos bombardean incesantemente con un argumento de peso: los incrementos salariales “excesivos” inevitablemente se traducirán en subas de precios, corriendo el peligro de desatar una escalada inflacionaria. De esta manera, buscan disciplinar a los trabajadores agitando el fantasma de la inflación descontrolada, que tanto ha golpeado los bolsillos populares en ocasiones anteriores, como la última devaluación y posterior inflación en el gobierno de Duhalde.
Pero, ¿es cierto que la suba de los sueldos inevitablemente provoca inflación? Este argumento usado por los patrones no es ninguna novedad, es tan viejo como la lucha de los trabajadores por arrancar aumentos salariales. Excede el objetivo de esta nota explicar el complejo mecanismo y los múltiples factores que determinan las variaciones en los precios. Pero veremos, dado que no existe una relación mecánica entre salarios e inflación, la verdadera razón por la cual la burguesía agita el fantasma inflacionario.
En el número anterior de La Verdad Obrera explicamos que la única fuente de las ganancias de los capitalistas es el robo de una parte del trabajo realizado por los obreros. Dimos el ejemplo de un trabajador que, durante una jornada de ocho horas, trabaja cuatro horas para producir su salario, mientras que las cuatro horas restantes son apropiadas gratuitamente por su patrón. Tenemos entonces que tanto los salarios de los trabajadores como las ganancias de los capitalistas, provienen únicamente de este fondo común que es el trabajo del obrero. Así lo explica Marx: “Como el capitalista y el obrero sólo pueden repartirse este valor, (…) medido por el trabajo total del obrero, cuanto más perciba el uno menos obtendrá el otro, y viceversa.” Y continúa, “si los salarios cambian, cambiarán, en sentido opuesto, las ganancias. Si los salarios bajan, subirán las ganancias; y si aquéllos suben, bajarán estas. (...) Por tanto –concluye Marx–, una subida general de salarios determinaría una disminución de la cuota general de ganancia.”1
Esta relación entre salarios y ganancias, que establece que si unos suben las otras bajan y viceversa, constituye un mecanismo inquebrantable de la economía capitalista. Por el contrario, no existe una relación similar entre el aumento de los salarios y el aumento de los precios. El problema para los capitalistas radica en que los aumentos de salarios perjudican sus ganancias. Esta es la verdadera causa por la que los patrones pretenden trasladar a los precios cualquier aumento de sueldo. No están dispuestos a resignar ni siquiera una pequeña parte de las ganancias siderales que vienen cosechando desde la devaluación de Lavagna duarante el gobierno de Duhalde. Que lo que estamos planteando no es ningún anacronismo, lo demuestra el ultra oficialista diario Página 12, cuando reconoce que “el aumento de precios del último año y el que se registrará en éste no tiene al salario como uno de sus motores. Es cierto, en cambio, que un ajuste de sueldo presiona sobre los costos empresarios. Por lo tanto, lo que está en discusión es cuál es la tasa de ganancia que quiere retener el sector empresario manteniendo deprimido el salario.”2
De lo dicho anteriormente, se desprende que los trabajadores deben exigir no sólo salarios al nivel de la canasta familiar, sino también que éstos sean ajustados de acuerdo a la inflación. Hay que enfrentar el pérfido mecanismo de los capitalistas que describimos antes, quienes no están dispuestos a ceder ni un centavo de las súper ganancias que hoy están obteniendo mediante la explotación del trabajo asalariado.

1 Todas las citas corresponden a Salario, Precio y Ganancia, de K. Marx
2 Cucos, pulpos y salarios, Alfredo Zaiat, Página 12, 04-03-2006

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: