Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
9 de diciembre de 2019

La Verdad Obrera N° 577

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

LEAR, PATRONAL BUITRE

Crónicas de lucha y solidaridad

10 Jul 2014   |   comentarios

“Zarpadas muestras de solidaridad de clase”

Hoy terminé en el hospital producto de la represión en la Panamericana. Además de los balazos de gomas, un gendarme me agarró por la espalda y me cagó a palazos en el piso. Bien de mulo del patrón. Los manda el gobierno “de los derechos humanos”, que defiende a empresas como Lear, una patronal yanqui. Orgullo siento de mis compañeras de Pan y Rosas y de las decenas de trabajadoras que resistieron. Solidaridad obrera es lo que fuimos encontrando camino al hospital, donde un vecino del barrio donde nos refugiamos nos acercó en su auto mostrándonos su indignación por la represión.

Una vez en el Hospital de Pacheco, el camillero nos contó que además de laburar ahí, trabaja como docente. Nos dijo que todo el hospital vio la represión, que estaban al tanto de lo de Lear y muchos a favor de su lucha: “este gobierno se la pasa hablando del Macrismo y ellos son peores. Gracias chicos por hacer lo que hacen”. El médico que me hizo las placas también estaba indignado. Más tarde cayó la yuta al hospital, y la médica clínica se sacó: “¿Qué quieren estos hijos de puta, otro Kosteky y Santillán?”. Después le planteó a la gorra y a sus jefes que ella se negaba rotundamente a darle ningún tipo de información y les pidió que se vayan.

Zarpadas muestras de solidaridad de clase, en tan solo unas horas. No van a parar la fuerza de los trabajadores cuando se unen. No nos van a parar a los estudiantes que peleamos codo a codo con ellos, como mostramos hoy desde los centros de estudiantes de Filo, Socio y Psico.

Facundo, estudiante herido por la Gendarmería


“Lejos de quebrarme, me siento fortalecido”

Llevábamos más de 13 horas detenidos con las esposas apretando las muñecas y sin poder abrir la boca más que para pedir orinar. En la puerta de la base de gendarmería los compañeros esperaban ansiosos la liberación. Gracias a ellos pudimos comer y tomar algo, mientras los carceleros verdes nos sacaban las huellas dactilares y los datos personales; nos querían hacer firmar todo tipo de papeles y pruebas para incriminarnos. Nos negamos a firmar y reclamamos la presencia de nuestro abogado, quien nos dio fuerza para seguir resistiendo. La represión fue brutal, demostraron su accionar las fuerzas de la democracia “nacional y popular” en defensa de las grandes empresas multinacionales y contra los trabajadores y la izquierda combativa. De los compañeros detenidos, uno con el dedo cortado, otro con la cabeza rota, una compañera con impactos de balas de goma. Afuera, y sin saberlo, la mayoría de los compañeros que resistieron, se encontraban heridos, y organizaron un corte en Callao, por nuestra liberación y allí de nuevo la represión.

Fue una gran jornada. Estoy orgulloso de mis compañeros por su resistencia y solidaridad, Lejos de quebrarme, me siento fortalecido.

¡Viva la lucha obrera y socialista!

Testimonio de un trabajador aeronáutico detenido


En el comedor de Kraft

En el comedor de Kraft los trabajadores miramos las imágenes de la Gendarmería avanzando contra los trabajadores. Mucha indignación y bronca, renacen los recuerdos de nuestra pelea del 2009.

Mientras, la delegada por megáfono cuenta lo que pasa en Lear, los 100 despidos y las suspensiones, denunciando el accionar de las fuerzas represivas y la responsabilidad del gobierno nacional. Llama a una gran campaña de apoyo y solidaridad empezando con la juntada de alimentos para llevar a la puerta de la fábrica.

Cuando la compañera, terminó la pantalla de la tele mostraba los distintos cortes de la jornada nacional del martes 8. Los trabajadores y trabajadoras que sentían la lucha en la Panamericana contra los despidos como justa, y así rompieron en un fuerte aplauso ¡Esperando su victoria!

Corresponsal de Kraft


"Sin miedo no hay coraje... Hoy elegí estar ahí"

Nuevamente nos convocaba un corte. Durante la noche no pude dormir, a pesar de no ser mi primer corte sabía que este iba a ser diferente. Como aprendimos en Gestamp, sin miedo no hay coraje. Y sí, sabía que nuevamente el gobierno y los patrones se refugiarían atrás de las fuerzas represivas. Hoy yo elegí estar ahí, hoy la solidaridad de clase me mueve a la Panamericana. Antes Kraft, ayer Gestamp, hoy Lear. Y si! A la izquierda del kirchnerismo estamos los que nos plantamos en la Panamericana pidiendo por la reincorporación de los despedidos de Lear. Estoy segura que con una gran lucha y el apoyo que vienen recibiendo, van a volver a sus puestos de trabajo.

Jenifer: Estudiante, juventud de Morón


"Todo este quilombo y éstos (por la burocracia) no hacen nada”

En el horario de desayuno, llegando al comedor, nos encontramos que los compañeros estaban viendo C5N en el momento de más tensión en la Panamericana, cuando el periodista decía que Gendarmería iba a desalojar a los trabajadores y trabajadoras de la ruta. Miré a mis compañeros. Todos miraban con mucha atención lo que pasaba en las noticias. Todos indignados con la Gendarmería y diciendo: - “que garrón, echaron mucha gente”.

Mientras el delegado no decía nada y sentía incomodidad, un compañero me dice: - “che, todo este quilombo y éstos (por la burocracia) no hacen nada”. La lucha de Lear está empezando a crear simpatía en los lugares de trabajo, y lo digo porque vas en el colectivo y alguien lo comenta. –“se está echando gente en todos lados”. Hay que difundirla en los bondis o en el lugar donde se les ocurra. Lear se está metiendo en los lugares de trabajo.

Corresponsal Zona Norte


"Como trabajador de Calsa despedido aprendí que hay que lograr la unidad"

El día martes dimos una clara respuesta al gobierno y a las patronales de que los trabajadores no vamos a dejar pasar así nomás los despidos y suspensiones. Una muestra de unidad de los trabajadores, estudiantes y partidos de izquierda. Si tocan a uno tocan a todos!

Como trabajador de Calsa despedido y en la gran lucha que dimos durante 60 días, aprendí que hay que lograr la unidad de todos los sectores en lucha y unificar las fuerzas para golpear todos juntos con un mismo puño. Por eso me hice presente el día de ayer apoyando la lucha de los trabajadores de Lear en el puente Pueyrredón.
El corte fue un éxito, no podemos quedarnos a esperar a que se arreglen las cosas solas y sabemos que los gremios vendidos que responden a los intereses de los patrones y gobiernos de turno, no se la van a jugar por los trabajadores. Ya lo vienen demostrando en los conflictos de lucha quedando en evidencia para qué lado juegan, y el gobierno que está haciendo todo lo posible para que la crisis la paguen los trabajadores, no se lo podemos permitir!

Trabajador despedido de Calsa


"No pasarán"

Era una de esas noches de invierno, que el frío te cala los huesos. Rosario, por la madrugada del martes, estaba en silencio, mientras un grupo de jóvenes impuso ruido en el centro de la ciudad. Nos reuníamos para ir a luchar en contra de los despidos y las suspensiones en Lear. Íbamos a apoyar a las más de 300 familias obreras que se están manifestando, de forma legítima, para reclamar por sus fuentes de trabajo.

Cerca de las cinco de la mañana, dos colectivos colmados de pancartas, banderas y luchadores partieron hacia la ruta a sumarse a la jornada nacional de lucha. En el medio de la oscuridad y la niebla estos pibes iban iluminando el camino, ese camino que eligen transitar todos los días, pero hoy recobraba fuerza. Sí, porque ante los ataques reaccionarios del capitalismo y la burguesía, la convicción y moral de la clase obrera se fortalece, florece y crece… Alrededor de las seis, comenzaba a cobrar vida el cemento de la ruta. Banderas rojas, redoblantes, fuego, megáfonos, cuerpos ardientes de furia y hambre de libertad construyeron una vez más la herramienta piquetera que permite visualizar y hacer escuchar nuestras luchas.
“En las calles junto a Lear vamos a estar”; “Contra los yanquis, el SMATA y los K”; “Vamos a luchar, los despidos en Lear no pasarán”. Eran algunas de las consignas y los cantos que se escuchaban en el medio de la ansiedad que se vivía.

El mate corría de mano en mano mientras surgían algunas charlas y varias personas tocaban las bocinas de sus vehículos, alentando la manifestación a pesar del obstáculo que esto les ocasionaba. Momento en el que se aprovechó para repartir volantes y difundir la protesta.

Los trabajadores de Lear no están solos. En todo el país organizaciones gremiales, estudiantiles y políticas se acercaron a los cortes a apoyar la lucha. En Rosario se hicieron presentes Gustavo Terés, secretario general de AMSAFE y algunos representantes de COAD y el MEDH. Una vez más maestros, estudiantes y obreros unidos en el reclamo de nuestros derechos. Todos preguntándonos cómo estaban los compañeros en la Panamericana, con muchas ganas de estar allá pero igual a la distancia uniendo fuerzas.

Algunos medios cubrieron el hecho y entrevistaron a referentes. “Nos manifestamos porque la autopartista estadounidense Lear dejó en la calle a 100 trabajadores, suspende a 200 sin goce de sueldo y le niega el ingreso a la planta a la Comisión Interna, en un acto de completa ilegalidad. Aducen una crisis que no es tal, ya que solo el año pasado esta multinacional facturó a nivel mundial la mitad de las reservas con las que cuenta Argentina en el BCRA", explicó Octavio Crivaro, dirigente del PTS.
Rosario apoya la lucha en Lear de esta manera, poniéndole el cuerpo y el alma a la causa.

Jazmín de Rosario


“Sin miedo no hay coraje. Yo elegí estar ahí”

Nuevamente nos convocaba un corte. Nuevamente los medios se agotaron y tuvimos que salir a la calle. Admito que durante la noche no pude dormir, a pesar de no ser mi primer corte sabía que este iba a ser diferente. Quizás, por que antecedía lo que iba a suceder .Pero como aprendimos en Gestamp sin miedo no hay coraje. Y si, sabía que nuevamente el gobierno y los patrones se refugiarían atrás de las fuerzas represivas, sabia que el gobierno de los “derechos humanos” giró a la derecha mostrando su verdadera cara y sabía cual era la respuesta ante las luchas obreras. Hace casi un año vengo haciendo una experiencia con el PTS luego de desencantarme de la política a raíz de mi militancia en el Nuevo Encuentro. Pero hasta que no se vive no se siente y los tintes de un pasado militante en esa agrupación agazapaban en algún lugar la mínima esperanza de que eso no podía suceder. Eran las 5 de la mañana y había que salir de Merlo a la Panamericana. Porque ya había cortado con la bajada de línea que me inculcaron, la caridad como estandarte, el conformismo y siempre la comparación con un pasado que fue peor. Atrás quedo el hoy “no estamos tan mal” y “a la izquierda del kirchnerismo esta la pared”. Hoy yo elegí estar ahí, hoy nuestra clase sigue estando mal, hoy la solidaridad de clase me mueve a la Panamericana. Hoy me recontra cabe en la cabeza la idea de que los estudiantes no giren alrededor de solo luchar por estufas,ventiladores, mesas. Si no el luchar contra un mismo sistema que además de no garantizar la calidad educativa hace caer la crisis contra los trabajadores.

Antes Kraft, Ayer Gestamp, Hoy Lear y los días son infinitos. Hoy los que luchamos sufrimos una represión y persecución. Y ¡si! A la izquierda del kirchnerismo está la pared y esa pared se plantó en la Panamericana pidiendo por la reincorporación de los despedidos de Lear. El carapintada de Berni afirma que nos usan y lamento informarle que somos concientes, no somos títeres como la gendarmería, hoy elegimos estar ahí apoyando a los obreros y obreras de Lear y estoy segura que con una gran lucha y el apoyo que vienen recibiendo, van a volver a sus puestos de trabajo.









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota