logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

“Ahora hablamos los del bombo, no los de las cacerolas”

Hubo muchos debates en las fábricas antes, durante y después del paro. Sectores de trabajadores que no hablan de política empezaron a opinar, se oyen nuevas voces. Difícil resumirlas, son todas variadas y llenas de contradicciones.

22 de noviembre 2012

Hubo muchos debates en las fábricas antes, durante y después del paro. Sectores de trabajadores que no hablan de política empezaron a opinar, se oyen nuevas voces. Difícil resumirlas, son todas variadas y llenas de contradicciones.

En las fábricas se vive un apasionante proceso de politización, se va naturalizando la opinión política.

“Ahora hablamos los del bombo, no los de las cacerolas, y ninguno de ellos salió a apoyarnos, ¿viste?”, dice una obrera al otro día del paro.
Cada vez más se habla contra el gobierno. Y más aún después del discurso de CFK en San Pedro. En un comedor, una vieja obrera dice “Que forra esta mujer, cuando salieron las cacerolas no dijo nada, ahora salimos nosotros y se manda una flor de puteada al toque. Pero, ¡a quién te comiste!”.

También hubo mucha reflexión post paro. En Kraft varios decían: “Tendríamos que haber parado como millones de trabajadores, cómo nos dejamos convencer por unos pesos”.

Pero hubo una discusión particular, el mismo día del paro, que refleja un poco más la situación de conjunto, entre un obrero K (1) que adhirió al paro y apoya a la Interna de PepsiCo, un obrero semi K (2), uno ex K (3) y quien escribe (4):

1) - Es un paro grande. Estoy de acuerdo con que está horrible el impuesto al sueldo y peor la ley de ART. Pero atrás están Moyano, los patrones del campo, Barrionuevo, los monopolios que quieren sacar a CFK.

3) Mirá, me estoy cagando la vida acá adentro. El sábado me tuve que ir de un restaurant con mi familia porque no pude pagar los panchos, $24 cada uno. Hace dos años que no salíamos a ningún lado, apenas los pude llevar a tomar un helado. No reboqué mi casa, todavía estoy levantando paredes. Esto se termina, lo que hice no es mucho y me la pasé acá adentro. ¿Cuánto más hay que esperar?

2) ¿No se le puede reclamar nada a CFK, entonces? ¿No se le puede exigir nada? Y si no reclamamos, ¿ella lo va a cambiar?

1) Bueno, está bien reclamar, parar por los reclamos. Esto no es un gobierno de los trabajadores. Más no va a hacer. Pero del otro lado es peor. Scioli, Macri.

3) Mirá, si ella cambia puede ser. Pero ahora es Macri, es Scioli, no me jodas.

2) Ojalá cambie. Así va a ganar de vuelta, aunque no puede. ¿Pero por qué no saca el impuesto? ¿Así caga a la derecha, no?

1) Sí puede. Si gana en 2013 va a poder. No sé por qué no saca el impuesto, eso no sé.

4) Miren, CFK descarga la crisis sobre nuestras espaldas, manteniendo la precarización que instaló Menem. Y necesita del impuesto para que le cierren las cuentas. Recauda menos porque la economía está parada. No despide, aun no necesita hacerlo, pero ya vemos que si con un poco de crisis lo hace, ¿cómo va a ser cuando sea peor? La oposición no tiene plan alternativo, y los monopolios ganaron como nunca con el gobierno. Necesitamos fortalecer las agrupaciones como la Bordó en todos lados, que sean una alternativa política, que además de luchas salariales luchen por un partido de los trabajadores.

3) Sí, menos mal que están ustedes. Nadie lo dice pero todos pensamos que, sin ustedes, acá seria un desastre. Y sí hay alternativa, no como decís vos (1). No sólo está la derecha. Hay que meter diputados del FIT, del PTS, a Castillo, a ése. Así el gobierno y la patronal pegan un frenazo. En la fábrica vamos a ser muy fuertes si sacamos (sic) muchos votos, ¿no?
Eso necesitamos, a la Izquierda. No digo que ya están para gobernar, pero si esto sigue así un par de diputados seguro. Y no opino esto yo solo, son muchos. Mira que yo era fanático K.

4) Nosotros pensamos que está bien dar la pelea en las elecciones, que los políticos patronales no nos representan y los burócratas de las centrales sindicales nos quieren llevar detrás de ellos. Tenemos que tener una alternativa política de los trabajadores, de izquierda, para enfrentarlos. Pero no sólo para eso. Hay que organizarse para pelear en la lucha de clases, en defensa de lo que conquistó nuestra clase y los empresarios nos quieren arrebatar cada vez que pueden. ¿Piensan que van a dejarnos gobernar y tocarle sus riquezas por las buenas? Si no somos miles organizados, dispuestos a tomarlo por la fuerza, con lucha, conscientes, no va a ser posible.

3) Bueno, pero empecemos por algo.

1) Bueno, si CFK no cambia yo también rompo. Más vale.

Temas relacionados: