PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  21 de mayo de 2022
Facebook
Twitter
Instagram
 
IMPORTANTE PRONUNCIAMIENTO DE INTELECTUALES Y PROFESIONALES
Ni con el gobierno ni con las entidades patronales del campo
12 Jun 2008 | Docentes universitarios, periodistas, profesionales y trabajadores de la cultura son firmantes de la declaración que lleva el encabezado “Ni con el gobierno ni con las entidades patronales ‘del campo’”. Entre los cerca de 400 adherentes se destacan, entre otros, los historiadores Alberto Plá, Pablo Pozzi y Juan Hernández, los sociólogos Christian (...)

Leonidas Ceruti, historiador. Es autor de “Democracia directa y gestión obrera: el SOEPU, la intersindical de San Lorenzo y la Coordinadora de gremios en lucha. 1962-1976” junto a Mariano Resels.

“Desarrollar una amplia campaña”

¿Por qué firmaste? ¿te pareció importante que se escuche una posición “independiente” del campo y del gobierno?

Acepté la invitación para avalar la declaración ya que creo que debía darse una mirada al conflicto desde aquellos que sostenemos una posición antisistema, y debatiendo contra tantos “intelectuales” mercenarios y claudicantes.

Me pareció bien aprovechar la tribuna que brinda el conflicto para desarrollar una campaña de denuncias, tal como hacen los burgueses entre ellos, pero, desnudando a fondo cada una de ellas, su raíz de clase. Además en la declaración no se caía en el llamado “sustitucionismo” de las acciones de la clase obrera.
Igualmente considero que el gran ausente en este conflicto ha sido el proletariado. Han faltado pronunciamientos y fundamentalmente acciones, ya sea de comisiones internas, cuerpos de delegados, gremios. Sólo se pudieron conocer algunas declaraciones, pero ya sabemos que “el papel aguanta lo que le escribas”.

¿Cuáles deben ser los pasos a seguir?

Debemos desarrollar una amplia campaña de agitación, críticas y propuestas, frente a las distintas soluciones que se escuchan desde que comenzó el conflicto, su inconsistencia, su raíz de clase y difundir las propuestas de aquellos que luchamos por una sociedad sin explotadores ni explotados.

Es necesario denunciar la tendencia a la reacción política que caracteriza al gobierno de los K, que los lleva a restringir al máximo las atribuciones del propio parlamento, reforzando paralelamente las atribuciones del Ejecutivo. En forma simultánea se restringen cada vez más los derechos sociales y políticos, recurriendo al reaccionarismo económico, social y político.

Hoy la lucha debe ser contra los efectos que el sistema produce sobre la vida de los trabajadores, contra la miseria física y social que producen las políticas económicas aplicadas. El eje debe pasar por la recuperación del salario, y en los terrenos relacionados con la cuestión de la vivienda, la salud, la educación.

Un párrafo aparte es el referente a las políticas represivas del gobierno ante cada conflicto, donde no sólo actúan las fuerzas policiales sino las patotas de la burocracia. No alcanzan las denuncias, la clase obrera tiene el derecho y el deber de protegerse y defender a sus luchadores.
Todo en el marco de que la deliberación, la decisión y la ejecución deben quedar en manos de los trabajadores.

José “Pico” Vazeilles, Profesor titular de Historia, Facultad de Filosofía y Letras, UBA

“Hay que profundizar la discusión abierta”

¿Cómo ves el conflicto entre el gobierno y el “campo”?

Si bien los dos frentes no son totalmente homogéneos, sí están hegemonizados por lo peor de sus componentes. Del lado del campo lo que hegemoniza es la renta parasitaria de la tierra. Y del lado del gobierno, el capitalismo prebendario y corrupto urbano de la Argentina. Entonces lo demás son detalles, que los pequeños productores, esto o lo otro. Y si en el gobierno hay gente que tal vez no comparte lo que los Kirchner hacen también es un detalle.

Esta disputa por millones de dólares es en una Argentina donde hay gente con hambre y una educación y salud pública cada vez más deteriorada, que el gobierno se resiste a mejorar. Esto es una vergüenza nacional.

Lo otro que quiero decir es que los problemas de la primarización de la economía y las dificultades para sostener juntos un modelo agroexportador sustitutivo se debe a un factor externo, al crecimiento de China y su capacidad de realizar muchas compras en el mercado internacional. China exporta productos industriales a EE.UU. y este le paga con bonos, lo cual es sumamente inestable. Como ese es uno de los pivotes difíciles de sostener de la crisis actual, tanto de EE.UU. como del capitalismo en general, probablemente el modelo no tenga una durabilidad prolongada.

Entonces, encima que esto es vergonzoso, mañana se va a quebrar. ¿Y qué van a decir los ruralistas del sudor con que sostienen esta prosperidad? ¿Y el gobierno de su falta completa de previsión para aguantar un golpe que muy probablemente le venga a Argentina cuando caiga en volumen y en valor el mercado mundial de la soja?

¿Qué refleja la declaración firmada por cerca de 400 intelectuales?

Yo creo que es una buena actitud, aunque está claro que aún no tiene suficiente organización, lo que sería de desear que cambie. A mí me parece bien lo que se ha hecho y por eso lo he apoyado, es un modo de salvar la dignidad de la Nación y la dignidad de la izquierda.

Hay que profundizar la discusión abierta, en donde entre otras cuestiones, se caigan los tabiques que separan a la masa de independientes de izquierda y los militantes de las diversas agrupaciones. En ese proceso muchos se van a caer porque arrastran vicios que no van a poder superar. Hay posturas irremisibles. Escuchaba las declaraciones de Vilma Ripoll y eso nunca va a servir para nada, porque decía “hay que darle concesiones a los pequeños agricultores y hacer la reforma agraria contra los terratenientes”, parece un chiste, en el marco de este conflicto. Pero no quiero descalificarla ni tomarla como ejemplo único. Pero hay que tratar de tener más claridad, es un debate profundo.

Susana Fiorito. Directora de la Biblioteca Popular, colaboradora de los sindicatos clasistas de SiTraC-SiTraM durante los años ’70.

“Yo no he visto esa redistribución de la riqueza y no la vemos ninguno de nosotros”

¿Por qué adhiere a la declaración?

Creo que es una posición que compartimos no tan pocos ante la catarata que aparece en los diarios de posiciones de lo que ellos llaman “el campo” o de lo que llaman “el gobierno”. En esa declaración está muy claro. Nosotros creemos que esta es una lucha interna entre distintos grupos burgueses por la apropiación de la renta del campo. Esto pone de manifiesto que hay una tensión entre grupos burgueses no sólo por la apropiación de la renta actual sino del modelo y para qué lado vamos. Para los que estamos del lado de cambiar este régimen burgués tiene un aspecto positivo y es que pone de manifiesto muchas cosas habitualmente tapadas. Acá no sólo está el problema de las retenciones, de cómo hace caja el gobierno o de cómo junta la plata de nuestros bolsillos para pagar la deuda externa y seguir endeudándose. También está el problema de qué proyecto de desarrollo agrícola-ganadero hay, que en realidad ahora está basado en el desmonte y la expansión de la frontera de la soja. Acá tenemos que abrir la mirada y ver también el problema de la explotación de los recursos minerales y del agua.

Las entidades del campo argumentan que “el campo somos todos”, que ellos son los que mueven la economía y que no se deben tocar sus ganancias. ¿Qué opinión le merece?

Ellos mueven una parte porque son grupos burgueses. El caso es a quién benefician y que parte de ese movimiento de la economía es una explotación de los asalariados y los campesinos.

Por su parte el gobierno dice que hay que redistribuir la riqueza...

Yo no he visto esa redistribución y no la vemos ninguno de nosotros. La única redistribución que hay en este momento es el apoderamiento de todo el excedente de la producción para pagar la deuda externa.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297