PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  27 de febrero de 2024
Facebook
Twitter
Instagram
 
POR UNA GRAN INSURGENCIA MAGISTERIAL QUE DOBLEGUE LOS PLANES DEL GOBIERNO. PARO NACIONAL CONTRA LAS REFORMAS ENÉRGICA Y EDUCATIVA
Gran lucha docente en México
06 Sep 2013 | Por Pablo Oprinari, LTS de México

Este miércoles 4/9, se realizó en México la jornada nacional de “insurgencia magisterial”, convocada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, en lucha contra la contrarreforma educativa impulsada por Enrique Peña Nieto (EPN) y que ya fue votada en el Congreso por el PRI, el PAN y una parte del centroizquierdista PRD, con el aval de la dirección nacional de este partido. La “reforma educativa” ataca la estabilidad laboral de cientos de miles de profesores y es un retroceso en las conquistas del magisterio. Desde hace semanas, miles de maestros de todo el país se movilizan día con día en el centro político y económico del país –la ciudad de México- donde mantienen un gran plantón en el Zócalo, realizan bloqueos a los accesos de los símbolos del poder político –la Cámara de Diputados y de Senadores- y al aeropuerto internacional de México DF. Esto es acompañado por paros y movilizaciones en muchos Estados del país, como por ejemplo Veracruz, Michoacán, Oaxaca y en la ciudad de México.

Mientras escribimos estas líneas, decenas de miles de maestros/as, junto a normalistas, estudiantes y organizaciones solidarias, se dirigen al Senado en una magna movilización que cimbra a la ciudad de México, la más importante del sector en muchos años, en tanto que se realiza el paro de labores en varios estados del país. La lucha magisterial es la primera gran respuesta a la guerra declarada por EPN y sus aliados del Pacto por México (PAN y PRD) que desde su ascenso al gobierno en diciembre del 2012 impuso una anti obrera reforma laboral y ahora prepara una reforma energética que busca la privatización encubierta de Petróleos Mexicanos (PEMEX). Estamos ante un ascenso de la lucha de clases: después de la heroica Comuna de Oaxaca de 2006 –protagonizada por el magisterio y el pueblo de aquel estado- y de la derrotada lucha de los electricistas del SME en el 2009, un sector fundamental del movimiento obrero mexicano vuelve a pisar fuerte en la escena nacional, superando incluso la campaña de linchamiento mediático y las amenazas represivas del PRI, del PAN y del PRD. La lucha del magisterio –precedida por movilizaciones parciales durante el primer semestre- puede empalmar en las calles con el amplio descontento existente con la entrega de PEMEX y con el proceso de politización en la juventud estudiantil que nutrió el movimiento #yosoy132.

El pasado fin de semana dos magnas movilizaciones expresaron esta posibilidad. El 31/8, más de dos kilómetros de manifestantes recorrieron el centro de la ciudad de México en protesta por la entrega de PEMEX pero también en solidaridad con la lucha del magisterio. El 1/9, varias seccionales del magisterio nutrieron una manifestación que llegó al Congreso, y que contó con la participación de contingentes juveniles que sufrieron la represión policial perredista con decenas de detenidos, algunos de los cuales todavía continúan presos.

La intervención de la LTS

Desde la LTS participamos en la lucha a través de nuestros compañeros/as profesores y normalistas de Nuestra Clase, y desde el movimiento obrero y estudiantil. El sábado pasado, más de 150 compañeros/as nos hicimos presentes en la movilización, mientras participamos orgánicamente de las secciones de la CNTE del DF. Desde la juventud (JASyR) impulsamos brigadeos y organizamos el apoyo estudiantil a la lucha magisterial.

Es fundamental reforzar, fortalecer y extender las acciones de lucha del magisterio, rodeando de solidaridad a los combativos maestros, organizando brigadas desde la juventud, el movimiento estudiantil y otros sectores de trabajadores.

Distintas corrientes en la dirección del magisterio democrático, sostienen una política que, mientras denuncia la política educativa, orienta la movilización hacia la confianza en las mesas de “dialogo” con las autoridades; la movilización termina siendo un medio de presión para la negociación, y lleva a un callejón sin salida a la lucha. Desde la LTS consideramos que, para desarrollar una gran insurgencia magisterial que derrote los planes, hay que soldar un amplio frente único obrero y popular.

Eso implica que la CNTE, con la autoridad que tiene, le exija a las direcciones que se reclaman opositoras que llamen a un paro nacional contra la reforma educativa y la entrega de PEMEX. Ese paro debe ser la columna vertebral de la acción del magisterio. Las movilizaciones y acciones de lucha en las calles, aunque muy importantes, deben articularse con el paro y la huelga, con la cual el movimiento obrero puede paralizar todos los resortes de la economía nacional.

La dirección de la CNTE no debe aceptar ninguna “promesa” que busque frenar la movilización y rebajar las demandas. La abrogación debe ser el “piso mínimo”, ya que no se trata de aceptar modificaciones parciales que solo buscarán maquillar esta lesiva reforma. De igual forma, esta gran lucha unitaria debe impulsarse con una perspectiva independiente de las instituciones del régimen político y sus partidos, para echar abajo los planes al servicio del imperialismo; en ese sentido, pugnamos por una orientación que enfrente al régimen y apunte a que la clase obrera con sus métodos encabece la lucha, esto es, una política independiente y alternativa a la que sostendrán dirigentes del ala “opositora” del PRD –como Cuauhtémoc Cárdenas- y Andrés Manuel López Obrador.

Hay condiciones para impulsar una verdadera y gran insurgencia magisterial, que tenga en la preparación del paro nacional su acción fundamental y donde las acciones y movilizaciones sean coordinadas a nivel nacional y tiendan a incorporar al conjunto de los trabajadores, la juventud combativa y el pueblo. En ese camino, el magisterio debe resolver democráticamente un nuevo paro educativo, que ya se discutía en los contingentes de la movilización del 4/9.

En ese camino, para organizar de la mejor forma esta lucha y extenderla, es fundamental la más amplia unidad de las filas magisteriales para hacer caer la Reforma Educativa. Como plantea el boletín Nuestra Clase, “impulsar asambleas por escuela en donde, de manera horizontal y democrática, se voten delegados rotativos, revocables y con mandato de base para nutrir un Gran Encuentro Magisterial al que deben convocar la CNTE y todos los sectores del magisterio democrático”. El Encuentro Nacional Magisterial llamado para el 7 de septiembre puede ser el punto de partida para ello.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297