PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  27 de febrero de 2024
Facebook
Twitter
Instagram
 
La chispa de la vida: la lucha por la organización
25 Apr 2013 | En Pompeya, está la Planta Alcorta de Coca Cola. Es de lejos la mayor del país. Trabajan en ella más de 600 trabajadores. Acaba de ganar la elección de Cuerpo de Delegados la lista Marrón. Un triunfo antiburocrático y combativo de los compañeros que conformaron la lista Marrón. Este triunfo no cayó del cielo. Tiene una historia que la (...)

En 1994, FEMSA se hizo cargo de la empresa y se endureció la dictadura patronal que había y que atemorizaba a los trabajadores. Los atropellos y los despidos eran moneda corriente.

Del turno americano, trabajar 12 horas 4 días seguidos y después rotar, los empresarios pasaron a exigir la renuncia de afiliación sindical para todo el mundo. Claro que eso lo arreglaron con el sindicato que cobraba una buena comisión por el servicio.

La precarización laboral en la Coca era moneda corriente violando incluso la ley menemista. En una vieja nota del año 2006 los trabajadores nos decían: “Sin embargo y sobre las condiciones de total ilegalidad en la que se manejaba la empresa, algunos trabajadores a paso de hormiga y con mucha paciencia nos comenzamos a organizar. Había que cuidarse mucho, y que no nos vieran, por eso cuando obligados por las circunstancias lo hacíamos era lejos de los ojos de la patronal. Esta forma que tuvimos para organizarnos algunos laburantes existió por años, ya que por entonces decir lo que uno pensaba, tanto sobre los problemas laborales como los sindicales, era sinónimo de despido asegurado… Pero después del 2001 la cosa empezó a cambiar.”

En mayo del 2005 cuando ya un sector empieza a organizarse más abiertamente y convocan al sindicato lo despiden al “negro Lubumba”. A partir de eso se hizo una campaña enorme, los abogados del Negro eran del CeProDH y juntos consiguen que 40 diputados nacionales se solidaricen, incluso 2 de ellos van a la puerta de la planta a hablar con los trabajadores. El miedo se empieza a perder. Se denunciaron públicamente todas las irregularidades que cometía la empresa, en especial el tipo de contrato que existía con los trabajadores precarizados. Aunque Lubumba no fue reincorporado, se transformó en la voz de los que no tenían voz. La patronal tuvo que efectivizar a los 142 contratados en un solo día. “Esa noche - y la siguiente - la fábrica sonrió por primera vez en al menos 10 años.” nos contaba un pionero.

El reclamo de tener delegados se extendía. “Un grupo de 20 compañeros inició una campaña (con un petitorio)… donde en sólo 2 días se consiguió que 96 compañeros expresen su derecho de afiliación. El petitorio y las 96 afiliaciones fueron presentados al sindicato y se dejó asentado en acta firmada por el SUTIAGA.”

El 22 de enero del 2006 la bronca estalla y se convoca a una asamblea dentro de planta. En ella un dirigente del sindicato, y ante la insistencia de los trabajadores, avala la elección de una comisión provisoria. En todos los turnos se eligen representantes. Así nació la Comisión 22 de enero. Habían pasado 15 años sin representación sindical. La empresa y después el Sutiaga desconocen a esta Comisión que eran más de 20 y aceptan una de solo 6 miembros. En marzo se hacen las elecciones y los integrantes de la Comisión 22 de enero consiguen el 73% de los votos, frente al 27% de los apoyados por el sindicato y la patronal. Sin embargo, por la maniobra y por cómo habían dividido los sectores, quedan 3 delegados para cada lista.

Tiempo después hay elecciones y gana la lista Verde que está en la conducción de la planta desde hace 6 años.

Pero en todos estos años, la lista que responde al sindicato de Sutiaga, consiguió poco y nada. La gente se cansó. El oficialismo se dividió y la histórica Marrón ganó la elección.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297