PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  19 de octubre de 2021
Facebook
Twitter
Instagram
 
Los Cirigliano: "noventistas" de Néstor y Cristina
Por: Verónica Zaldívar

01 Mar 2012 | Mientras crecen las especulaciones acerca de cómo saldrá el gobierno de la crisis iniciada por los hechos en la Estación Once, salta a la luz que los dueños de la empresa TBA han sido grandes socios de los Kirchner desde el 2003.

Si hay empresarios que pueden ufanarse de no discriminar, esos son los Cirigliano. A lo largo de varias décadas, transaron con cuanto gobernante y funcionario fuera necesario para enriquecerse, fueran éstos menemistas, duhaldistas, de la Alianza o kirchneristas. Durante los últimos 9 años, particularmente, vieron incrementar varias veces su patrimonio de la mano de los Kirchner. En notas anteriores de LVO 1 denunciamos el rápido crecimiento de este emporio familiar, grandes beneficiarios del sistema de subsidios llevado al paroxismo por los K. Frente a la muerte de 51 personas en Once, esta relación estrecha con el gobierno peligra, ante el excesivo costo político que implicaría para el kirchnerismo seguir sosteniendo a TBA, ampliamente cuestionada y con miles de denuncias previas en su haber a causa del mal servicio, fruto de la falta de inversión y de apropiarse de los subsidios para su propio beneficio.

Numerosos informes negativos acerca de la gestión de TBA y el estado de los trenes habían sido presentados ante la Secretaría de Transporte (hoy conducida por Schiavi, anteriormente por el procesado Ricardo Jaime). Pero no sólo desconocieron estos informes y los de los trabajadores ferroviarios: se llegó a despedir a quienes investigaban, ya que el kirchnerismo no podía permitir que se destapen las estrechas vinculaciones de sus funcionarios en los negocios del grupo. Este fue el caso de Pedro Cóndori, ex Coordinador de Transporte Ferroviario, despedido durante 2003. Los Cirigliano cuentan con un frondoso prontuario pero, sospechosamente, salieron indemnes de todos los casos por los cuales fueron denunciados. Entre éstos se destaca el de LUA Seguros, empresa que llevaron a la quiebra dejando miles de damnificados, por lo cual no debieron rendir cuentas ante la Justicia, apañados en ese momento por el propio Domingo Cavallo desde el Ministerio de Economía aliancista, y siendo uno de sus asesores y directivos Claudio Moroni (quien durante el kirchnerismo sería después titular de la SIGEN, ANSES y AFIP). Por denunciar este escándalo cuando Moroni ya cumplía funciones en el gobierno kirchnerista, el periodista Julio Nudler fue censurado en Página/12, debiendo publicar su nota en otros medios.

Las muertes de Once no son las primeras que cuenta la gestión de TBA en su haber: sólo durante los primeros ocho años de gestión, se registraron más de 2.000 accidentes en las líneas Mitre y Sarmiento. A esto se suman las denuncias que recibe cotidianamente la CNRT; toda esta información es de público conocimiento, y sin embargo el gobierno no sólo no le quitó la concesión de los trenes a TBA, sino que viene premiando a los Cirigliano con nuevos beneficios: les otorgaron la licitación de “El Gran Capitán” (ferrocarril a Misiones) y del “Tren de los Pueblos Libres” hasta Uruguay, así como la fabricación de los decodificadores que son entregados en miles de hogares por el plan Televisión Digital Abierta. Además, son socios del Estado para la importación de gas desde Qatar, y son beneficiados por la declaración de “Emergencia Ferroviaria” decretada por Duhalde (que cuenta también con la firma de Aníbal Fernández y Ginés González García), que continúa vigente desde 2002, aunque ya en 2003 habían repartido dividendos de $80 millones entre sus accionistas… ¿de qué “emergencia” estamos hablando entonces? Los Cirigliano fueron acusados incluso de vender como chatarra abundante material perteneciente al ferrocarril, y además se comprobó que al obtener las concesiones ferroviarias facturaron la compra de materiales hasta a un ¡4000%! de su valor real. A pesar de todo este prontuario, que sólo menciona algunos casos en los que está implicado este grupo empresario “nacional y popular”, hace poco más de un año eran elogiados públicamente por la presidenta Cristina Fernández, quien daba cuenta del buen servicio prestado por la línea Sarmiento, donde se suponía que por $1,25 los laburantes podían viajar… ¡con aire acondicionado y WI-FI!

Sus negociados no terminan acá. Los Cirigliano y el gobierno actuaron en común en el resonado caso de Southern Winds, y en la “agilización” de la compra de líneas de colectivos favoreciendo la concentración del transporte automotor en pocas manos; todo esto sin contar los negocios que lleva adelante la tercera generación de empresarios de la familia. Resta ver qué medidas anunciará el gobierno frente a la crisis abierta por los hechos del 22/2 cuando termine la intervención comandada por Raúl Baridó. Por lo pronto, ya se anunció que circularán menos formaciones en la línea Sarmiento y los pasajeros serán trasladados en colectivos… muchos de los cuales ¡casualmente! pertenecen al Grupo Plaza de los Cirigliano, que concentra el 25% del parque automotor urbano de pasajeros en Capital y GBA. Todo queda en familia…


1) Ver LVO n° 463 y 461, entre otros.


Números de terror

146% crecieron los subsidios a TBA en 4 años.

$1925 millones de subsidio destinados a TBA entre 2003 y 2010.

Según la AGN, en 2009 TBA revisó sólo el 10% de sus vías y aparatos.

TBA acumuló 451 multas entre 2002 y 2011

Más de 2.000 accidentes en sólo 8 años de concesión (llevan más de 20)

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297