PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  28 de septiembre de 2021
Facebook
Twitter
Instagram
 
CASTIGO A LOS RESPONSABLES DEL ASESINATO DEL COMPAÑERO DEL MOCASE
Cristian Ferreyra ¡Presente!
24 Nov 2011 |

por Lalacnaqom - PTS

En 8 años de modelo “Nacional y Popular” nada ha cambiado en las provincias “feudales”. La unidad entre guardias blancas, terratenientes, gobierno provincial y gobierno nacional no solo sigue intacta, sino que se hace más sólida alentada por los agronegocios. La impunidad reina. Mientras, los empresarios siguen concentrando la tierra apañados por gobiernos provinciales que ofician de garantes de sus negociados, amparados por el gobierno nacional, como sucede en Santiago del Estero, con el radical K, Gerardo Zamora. El costo, otro militante más asesinado y mayor concentración de los recursos naturales.

Esta nota podría ser de hace un año, de diciembre de 2010, o de octubre de 2009, julio de 2011 o del miércoles de la semana pasada. Hasta podría ser escrita mañana.

Podría tratarse de otros asesinatos en Formosa, Tucumán, Jujuy, Soldati, Santiago del Estero. De nombres de los que ya no están, pero que vuelven en cada lucha: Roberto López, Mario López, Javier Chocobar, Bernardo Salgueiro, Rosmeri Churapeña, Mártires López, Ariel Farfán, Félix Reyes, Víctor Velázquez, Alejandro Farfán, Juan Castañares Quispe.

Tal vez, cambiaría el calibre del arma, la distancia de los disparos, el grueso de la hoja del cuchillo, el color de los uniformes, el intendente, el gobernador...
Lo que no cambia es la violencia capitalista y terrateniente, y el nombre de una presidenta que fomenta una producción agraria voraz y extensiva.
Entonces se podrá descubrir que la política agropecuaria de Cristina Kirchner (que en nombre vaya a saber de qué progreso) no sólo da impulso a la soja, sino que legitima la política de desmontes, desalojos, agrotóxicos y los negocios para las empresas imperialistas. A su vez, el gobernador K, Zamora, deja el terreno libre para el accionar de bandas paramilitares, denunciadas innumerables veces por campesinos, originarios y organizaciones sociales, y siempre cajoneadas.

El “modelo” kirchnerista

Este modelo agropecuario del kirchnerismo, que ha trazado de forma general como Plan Estratégico Agroalimentario (PEA), implica una profundización de los desalojos y desmontes, que no sólo destruyen y tumban árboles sino que deben desplazar y masacrar pueblos originarios, campesinos y trabajadores rurales, para desarrollar una nueva acumulación capitalista.

La base del plan capitalista del gobierno es la expansión de la frontera agrícola, y el kirchnerismo y sus secuaces provinciales avanzan en su nombre, y poco les importa el asesinato y la contaminación de los pueblos. Llevan tiempo haciendo ambas cosas.

“La Secretaría de Ambiente de la Nación precisa que Santiago del Estero -expresa D. Aranda- es de las provincias líderes en desmonte, 515 mil hectáreas entre 2003 y 2007, un 72 por ciento más que entre 1998 y 2002.
Avance del monocultivo y devastación de bosques tienen directa relación. La soja transgénica con uso intensivo de agrotóxicos fue autorizada en 1996, cuando abarcaba una superficie de 6,6 millones de hectáreas. En el 2000 ya había trepado hasta las 10,5 millones. Y en la actualidad cubre 19,8 millones de hectáreas, el 56% de la tierra cultivada de Argentina, 50 millones de toneladas de soja. El Plan Estratégico Agroalimentario 2010-2020 del Gobierno insta a aumentar la producción granaria actual un 60% (de 100 millones de toneladas a 160). Y reconoce la necesidad de avanzar sobre nuevos territorios, hoy en manos de campesinos e indígenas”.

La ley de tierras

Esta política del kirchnerismo se complementa con la “Ley de Tierras”, que es la carcaza para disimular la entrega de la tierra. Ambos proyectos están colmados de imprecisiones, vestidas de palabras bonitas y de unas pocas precisiones que develan el carácter “estratégico” de los mismos para la burguesía imperialista y sus socios locales.

Mientras el primer proyecto nos habla de extender la frontera agrícola y aumentar la producción de granos en más de un 50% y de 70% para la carne [1] argumentado de manera sorpresivamente sincera por parte del INTA “tenemos tierra subutilizada, bosques muy degradados con bajo valor económico, ecológico y social. Es muy factible duplicar la producción” [2].
Bajo valor económico, ecológico y social, es lo que representa los montes, las naciones originarias, los campesinos, los ríos y la vida para el kirchnerismo. ¿“Progreso”, “desarrollo”?

A Cristian Ferreyra -como expresa el Mocase- lo mandó a matar el empresario Jorge Ciccioli, ejecutó la orden el mercenario Javier Juárez. A su vez, como señalan, fueron cómplices el ministro de la Producción de Santiago del Estero, Luis Parano Gelid por aprobar y promover los desmontes en tierras campesinas e indígenas, como así también el ministro de Justicia Ricardo Daives y el ministro de Gobernación Emilio E. Neder, por la complicidad demostrada por el poder judicial y la policía con empresarios y asesinos, y el gobernador kirchnerista Zamora, como responsable político [3].

En el caso de la “ley de tierras”, el proyecto kirchnerista establece en 20% el límite que podrán poseer personas físicas y jurídicas extranjeras. Pero no afecta derechos adquiridos. Argentina tiene 275 millones de hectáreas. El nuevo límite del 20% equivaldría a 55 millones de hectáreas. Por lo tanto, la nueva ley no solo no pondría límites reales a la propiedad extranjera sino que legitimaría la extranjerización de 35 millones de hectáreas más (un 175% más que en la actualidad). Como en la ley no se discrimina entre calidades de tierras, los extranjeros podrían adquirir, por ley, el 80 % de las mejores tierras del país, que son aquellas 69 millones de hectáreas con precipitaciones anuales mayores a 500 mm y que no requieren de mayores inversiones para explotarlas.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297