PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  3 de octubre de 2022
Facebook
Twitter
Instagram
 
Declaración programática del FRENTE de IZQUIERDA y de los Trabajadores
09 Jun 2011 |

El FRENTE de IZQUIERDA se constituye en defensa de la independencia política de los trabajadores contra los distintos bloques capitalistas que expresan el gobierno, sus opositores patronales y las diferentes variantes de la centroizquierda. Lo hace en base a un planteo obrero y socialista, de independencia de clase, levantando un programa para impulsar la movilización de los trabajadores y sectores explotados contra el gobierno y las patronales. El Frente de Izquierda se presenta como una referencia política para quienes luchan por la independencia de los sindicatos y la expulsión de la burocracia sindical y sus patotas, y por la independencia de todo movimiento popular del capital y su Estado.

En el marco de las disputas feroces en el oficialismo y la oposición patronal, la izquierda recoge el mandato de los trabajadores que luchan, presentando un bloque único y clasista para enfrentar a los políticos patronales y quebrar la proscripción electoral que entraña la llamada ‘reforma política’ y sus tramposas primarias abiertas.

Este Frente se ha conformado en momentos que la crisis capitalista internacional recorre su cuarto año, incrementando la miseria de las masas en amplias regiones del planeta. En Europa, varios países se encuentran al borde del default. La situación no es mejor para Estados Unidos, donde la crisis económica sacude sus propias entrañas, y sufre una crisis política y militar en Irak y Afganistán, siendo blanco, además, de la revolución árabe al enfrentar ésta a dictadores pro-imperialistas. La política del imperialismo y sus gobiernos está dirigida para que esa crisis sea descargada sobre los trabajadores y pueblos del mundo. Por eso hay luchas en todos los continentes, destacándose la rebelión de los “indignados” en España que ha puesto en jaque al gobierno de Zapatero.
En numerosos países el alza de los precios de los alimentos ha agravado la miseria de las masas y empujado a la rebelión. Junto a las huelgas y movilizaciones que han cruzado Europa (de Francia a Grecia, de Gran Bretaña a España y Portugal) enfrentando los planes de “austeridad” de los gobiernos capitalistas, el hecho más relevante protagonizado por el movimiento de masas han sido los procesos revolucionarios en distintos países del mundo árabe, como Túnez, Egipto, Yemen, Libia, Siria, Bahrein, entre otros. En Libia la intervención de la OTAN tiene como objetivo evitar la caída revolucionaria de Kadafi y tratar de intervenir ese país para contener el conjunto del proceso desatado en la región. Llamamos a apoyar el triunfo de esas revoluciones que recorren el mundo árabe. Nos diferenciamos claramente de los falsos izquierdistas que han apoyado la intervención imperialista y de la OTAN. Como también denunciamos los supuestos antiimperialistas como el castro-chavismo que hacen causa común con los dictadores masacradores de sus pueblos.

América Latina no está al margen de esta crisis. Basta pensar en las consecuencias que tendrían para la región una quiebra de la banca europea o un freno de la economía china. Ya mismo existen reclamos por salario y el convenio en Venezuela, huelga general de la COB en Bolivia, la gran huelga de la construcción en el nordeste de Brasil, los paros generales en Uruguay y las movilizaciones estudiantiles en Chile, entre otras.

El Frente de Izquierda denuncia el carácter claramente capitalista de todos los gobiernos latinoamericanos, desenmascarando ante los ojos de obreros, campesinos y estudiantes el real carácter de los gobiernos de Evo Morales, que reprimió a los huelguistas de la COB y criminaliza a los docentes, y de Hugo Chávez, quien viene de detener y entregar al gobierno derechista de Santos al periodista colombiano Perez Becerra, con asilo y nacionalidad sueca, violando el elemental derecho democrático de asilo.

La etapa abierta a nivel mundial por la crisis capitalista no admite medias tintas. Exige una respuesta revolucionaria de la clase trabajadora. Llamamos a que la paguen el imperialismo, las multinacionales, banqueros y capitalistas. ¡Fuera el ajuste del FMI en Europa! ¡Apoyo a todos los reclamos obreros y populares! Mientras denunciamos a las direcciones traidoras del movimiento obrero europeo que se niegan a unificar los reclamos del continente.

En ese marco, frente a las elecciones en nuestro país, denunciamos que el kirchnerismo, -cruzado por disputas entre sus distintos componentes-, ha garantizado en estos años ganancias siderales para las patronales y ha pagado religiosamente la deuda externa que viene de la dictadura. El país sigue dominado por el capital imperialista, mientras los monopolios mineros, petroleros y sojeros siguen liquidando a piacere nuestros recursos no renovables. Se han mantenido la gran mayoría de las privatizaciones menemistas, gozando esas patronales de subsidios millonarios por parte del gobierno. Los fondos de la ANSES no han sido utilizados para satisfacer las demandas de los jubilados -comenzando por el 82% móvil- sino para subsidiar a los capitalistas, pagar deuda externa y financiar el clientelismo político oficial.

Aunque el kirchnerismo declama su “progresismo” diciendo que redistribuye la riqueza y que se estaría cerca del fifty fifty, más del 50% de la clase obrera percibe 2.500 pesos por mes (la canasta familiar supera los 5.000 pesos) y el 40% está en negro. El subsidio universal por hijo es insuficiente, dejando sin resolver el grave problema de la desnutrición y mortalidad infantil. La educación y salud públicas profundizan su crisis por falta de presupuesto, con salarios miserables para sus trabajadores, mientras crece el negocio de la educación y salud privadas.

Este gobierno, -que se dice “nacional y popular”-, tiene de socios a los intendentes, gobernadores del PJ afines y a la burocracia sindical, la misma que orquestó el crimen de Mariano Ferreyra. La CGT en 10 años no convocó a un solo paro general.

Las candidaturas del Frente para la Victoria en cada provincia están encabezados por representantes probados de los intereses patronales, muchos de los cuales vienen desde el menemismo: Gioja en San Juan, De la Sota en Córdoba, Urtubey en Salta, Scioli en provincia de Buenos Aires, Insfrán -el represor de los QOM-, en Formosa, entre otros. El kirchnerismo pactó con Menem, Barrionuevo, Saadi y Rico para “unir al peronismo”, con el solo objetivo de garantizar la reelección de Cristina.

El gobierno nacional se proclama “defensor de los derechos humanos”, pero aumenta día a día el número de luchadores procesados, sumando más de 4.000, mientras encubre y apaña a las patotas sindicales contra los que luchan. Y aunque la lucha popular y democrática logró que más de un centenar de genocidas estén condenados, aun miles siguen en la impunidad y los testigos sufren el riesgo de volver a desaparecer, como ocurrió con Julio López. Habla de “integración latinoamericana”, mientras mantiene tropas en la ocupación de Haití al servicio de los intereses de los yanquis.

Los sectores de centroizquierda que apoyan al gobierno, -como Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella-, juegan el papel de teñir de “progresismo” a un proyecto que se propuso restaurar el orden capitalista que entró en crisis con la rebelión popular de diciembre de 2001.
Bajo el padrinazgo de diversos grupos económicos como Clarín y Techint, entre otros, la oposición patronal se encuentra dividida y diezmada. Mientras Macri se bajó de la presidencial. Nada bueno puede salir para los trabajadores de los Alfonsín, De Narváez, Duhalde, Carrió y demás variantes patronales.

Pino Solanas, por su parte, también ha declinado su candidatura presidencial, buscando seducir al representante de las patronales sojeras y multinacionales cerealeras Hermes Binner para que sea su candidato presidencial. Su supuesta oposición al bipartidismo es sólo declamación: en Santa Fé apoya el frente conformado por el PS y la UCR y en Neuquén al UNE, su principal aliado en la provincia, parte de un frente común con la UCR y el PJ. En Córdoba se alió con Luis Juez, en Capital con el PS y Stolbizer. Tampoco de estas alianzas electorales habrá solución a los problemas obreros y populares. El Frente de Izquierda llama a no dejarse engañar por esta nueva variante del FREPASO.

Al contrario, nuestro FRENTE está integrado por gran parte de los mejores luchadores que ha dado la clase obrera en estos años (trabajadores ferroviarios, del Subte, Zanón, INDEC, la Alimentación, estatales, docentes, gráficos, metalúrgicos, del SMATA, AGD-UBA, UTA y tantos otros). También lo componen luchadores del movimiento estudiantil secundario y universitario, protagonistas de las tomas de colegios y facultades, y compañeros que protagonizan las luchas antirepresivas, de los juicios contra los genocidas y de las luchas por los derechos de las mujeres y contra toda forma de opresión sexual.

El FRENTE de IZQUIERDA denuncia y plantea la derogación de la llamada “reforma electoral” que aumenta la intervención del Estado en el seno de los partido políticos, dificulta las condiciones para la obtención de las personerías electorales y cercena derechos democráticos elementales con el inédito requisito de obtener un piso en la elección primaria, simultánea y obligatoria para poder presentar candidatos en la elección general.

Vamos a intervenir activamente en esta campaña electoral presentando listas en 19 de los 24 distritos electorales del país. El Frente de Izquierda se valdrá de la campaña electoral para movilizar políticamente a franjas crecientes de trabajadores y luchadores populares en todo el país, para impulsar sobre la base de un programa un polo político independiente, claramente delimitado de las fracciones capitalistas, incluidas las de centroizquierda, convirtiendo a los trabajadores en un factor político decisivo capaz de dirigir al conjunto de la nación explotada contra el capitalismo y el imperialismo. La lucha electoral del Frente de Izquierda está al servicio de organizar y elevar a los trabajadores a la lucha por su propio gobierno.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297