PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  19 de octubre de 2021
Facebook
Twitter
Instagram
 
29 DE SETIEMBRE - ESTADO ESPAÑOL
Huelga General contra el gobierno de Zapatero
Por: Santiago Lupe

23 Sep 2010 |
VIDEO: http://www.youtube.com/watch?v=brm90WK51jw
VIDEO: http://www.youtube.com/watch?v=jWejAoYK9XI

El 29 de Septiembre las dos principales centrales obreras del Estado español (CC.OO. y UGT), convocan a paralizar el país contra los ajustes del Gobierno de Zapatero.

En los tres años de crisis capitalista cientos de miles de despidos han dejado una tasa de desempleo superior al 20%, más de 4,6 millones, 1.500.000 de los cuales no cobran subsidio alguno. La burocracia sindical de CC.OO. y UGT ha mantenido una criminal política de paz social con el Gobierno y el aislamiento y la negociación de indemnizaciones en las fábricas, así como la no defensa de los despedidos temporales o precarios.

Desde el estallido de la crisis griega, Zapatero decidió poner en marcha un plan de ajuste draconiano. Es el mayor ataque antiobrero desde la dictadura franquista, que pretende llevarse por delante las conquistas que aún conserva la clase trabajadora, como los convenios colectivos. Primero fue la rebaja de salarios a los trabajadores públicos (-5%), la congelación de las pensiones y los recortes de prestaciones sociales y ahora se acaba de aprobar una contra-reforma laboral que abarata y facilita el despido y convierte en papel mojado las condiciones salariales y laborales fijadas en los convenios. Pero esto no es más que el aperitivo. Ya se anuncia el aumento de la edad de jubilación, la liquidación de la negociación colectiva y más recortes y despidos en la administración pública.

Los retos que plantea la huelga

La dureza del ataque ha forzado a la misma burocracia sindical a llamar a la movilización general. Una huelga, que plantea importantes retos, sobre todo para quienes apostamos a que se convierta en un pistoletazo de salida.

El paro de masas y la división de las filas obreras en cientos de categorías hace necesario articular un programa para unificar a la clase para la lucha. Planteando el reparto de horas de trabajo sin reducción salarial para dar empleo a los parados, la igualdad salarial y en derechos políticos y económicos para los trabajadores extranjeros, el pase a plantilla y a fijos de los temporales y subcontratados... en definitiva sumar a las demandas contra los planes del Gobierno las reivindicaciones específicas de los sectores de la clase más explotados: los trabajadores extranjeros, la juventud y la mujer trabajadora.

Además hay una campaña tatcheriana brutal por parte de los medios de comunicación burgueses, el PP y el Gobierno. Por un lado Zapatero, haciendo uso de un reglamento franquista, pretende imponer fortísimos servicios mínimos. Por el otro, y apoyándose en el rechazo sano que muchos trabajadores mantienen contra la política de la burocracia sindical (muy desprestigiada por la criminal paz social de estos años), la burguesía pretende abonar el terreno para que los trabajadores acepten futuros ataques contra los sindicatos y organismos obreros. Desgraciadamente algunas corrientes políticas siguen el juego a este discurso. Así, sindicatos como el anarcosindicalista Solidaridad Obrera (con influencia en el Metro de Madrid), no convocan el 29S aludiendo que es una huelga “de CC.OO. y UGT”.

Contra esta política sectaria y esquirola, que acaba beneficiando al Gobierno y la ofensiva antisindical de la burguesía, otros muchos sindicatos opositores a la política de CC.OO. y UGT se están sumando a la huelga, en la perspectiva de convertirla en un pistoletazo de salida de una lucha mayor y prolongada en el tiempo, que logre imponer el fin definitivo de la paz social.

Desde Clase contra Clase somos parte de este proceso. Estamos participando en los agrupamientos que se dan en esta vanguardia, como la Plataforma “Que la crisis la paguen los ricos” en Zaragoza o la Asamblea de Barcelona. Esta última reunió el pasado 15 de Septiembre a 800 jóvenes y trabajadores, y votó participar de los piquetes en barrios y polígonos el 29S, concentrar un bloque combativo en el centro de la ciudad al medio día y volver a reunir una nueva asamblea en Octubre.

El descontento creciente con la política de CC.OO. y UGT abre la posibilidad de que estos agrupamientos puedan confluir con sectores de la base de estas dos centrales mayoritarias. La política “alternativista” de algunas corrientes políticas y sindicales, que terminan absteniendose de dar lucha política contra estos burócratas para disputarles la dirección del movimiento obrero, merma el potencial de esta vanguardia. Contra esto desde Clase contra Clase oponemos la necesidad de luchar en los centros de trabajo por la más amplia democracia obrera, con asambleas generales para discutir el 29S y su continuidad, así como buscar confluir con estos trabajadores en los piquetes y manifestaciones que se organicen el día de la huelga. En Zaragoza la burocracia de CC.OO. y UGT ha prohibido expresamente que estos sectores obreros participen en la manifestación central, poniendo incluso en aviso a la Policía Nacional que ese día actuará como el piquete de la patronal. Sus temores son un síntoma de la potencialidad que encierra este fenómeno.

Nuevas luchas que alimentan la perspectiva de un otoño caliente

La perspectiva de continuar el combate después del 29S cuenta además con importantes puntos de apoyo en algunos sectores obreros en lucha. Estos batallones demuestran que aunque los ajustes puedan pasar en el Parlamento, después tendrán que ser impuestos sector por sector e incluso fábrica por fábrica. Esta situación pone en apuros las intenciones de “vuelta al diálogo social” de la burocracia sindical mayoritaria.

La lucha más importante en estos momentos es la de la minería. Por un lado las grandes empresas están dejando de pagar los sueldos a los mineros, además estos viven bajo la amenaza del cierre del carbón en 2014 (decretado por la UE y aceptado por Zapatero). Decenas de ellos mantienen encierros y 200 han iniciado una marcha a pié que pretende llegar a la ciudad de León (capital de una región minera) el mismo 29S.
Además los días 22 y 23, y 28 y 29, todas las minas del país estarán en huelga por la defensa de la fuente de trabajo.

Pero también otros sectores mantienen pulsos permanentes contra las intenciones del Gobierno. En Madrid los trabajadores de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) están en huelga contra la reducción de su salario, igual que en los Trenes de Cercanías de Catalunya, que mantienen un calendario de paros durante todo el mes de Septiembre por el mismo motivo y que vienen llevando adelante acciones de boicot contra los servicios mínimos. En Zaragoza los conductores de autobuses urbanos pretenden extender la huelga a toda la semana del 29, y llaman al resto de los trabajadores de la ciudad a apoyar su medida y sostener sus piquetes.

¿Se acabó la paz social de Zapatero?

El pasado martes Zapatero se reunía con diferentes magnates de Wall Street en Nueva York para “venderles” sus ajustes. De momento su principal preocupación es contentar a los mercados de capitales para garantizar los buenos negocios de la patronal y la banca española.

Sin embargo hay signos importantes de que a partir del 29S otros fantasmas le pueden empezar a quitar el sueño. Dentro de una semana la clase trabajadora, y sobre todo sus sectores más concentrados, le van a asestar un primer golpe a sus planes. La dureza de sus ataques y la inicial emergencia de sectores obreros que no tragan con más “diálogo” y “paz social” abren la perspectiva de que se inicie un giro en la situación política y la clase trabajadora salga a escena.

La preparación de la huelga general del 29S y los siguientes conflictos que le pueden seguir debemos tratar de convertirlos en “escuelas de guerra” donde la clase trabajadora vaya recomponiendo su capacidad de organización y lucha. En ese proceso, para lograr derrotar al capitalismo español y sus gobiernos (sean del PP o del PSOE), para sepultar el régimen heredero del franquismo y poder construir una sociedad sin clases, en el próximo periodo se va a plantear la necesidad de levantar un programa para hacer pagar la crisis a los capitalistas y dar pasos en la construcción de un partido revolucionario de trabajadores. Esta es la perspectiva en la que los compañeros de Clase contra Clase estamos interviniendo en el reverdecer de la lucha obrera en las tierras de la Revolución española.

Por Santiago Lupe, Clase Contra Clase

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297