PTS
Partido de los Trabajadores Socialistas
    Buenos Aires   |  16 de octubre de 2021
Facebook
Twitter
Instagram
 
ESTADO ESPAÑOL
Primera gran protesta obrera contra los ajustes de Zapatero
Por: Santiago Lupe

10 Jun 2010 |

por Santiago Lupe
Integrante de Clase contra Clase


El 8/6 tuvo lugar la primera gran protesta contra las medidas de ajuste anunciadas por Zapatero. Dos millones y medio de trabajadores públicos estaban llamados a la huelga en protesta contra la rebaja del 5% de su salario, la congelación de pensiones y la eliminación de prestaciones sociales. Se trató del comienzo de una larga lucha para derrotar al gobierno del PSOE y el resto de los partidos patronales que apuestan a realizar un ajuste histórico sobre nuestras espaldas. El mismo día la Ministra de Economía reconocía que se preparaban nuevos e inminentes ataques, como el atraso de la edad de jubilación y la merma de las pensiones futuras.

Hasta el momento los dos largos años de crisis no habían provocado grandes protestas obreras contra el gobierno. Las direcciones burocráticas de CCOO y UGT han mantenido una criminal paz social sobre la que han pasado millones de despidos. Sin embargo la ofensiva de Zapatero- en la línea del resto de gobiernos europeos y las recetas de la UE y el FMI- junto con el descontento creciente en la base de los sindicatos, les ha forzado a empezar a romper esta alianza.

El seguimiento de la huelga fue desigual. A la cabeza se colocaron algunos servicios de limpieza municipal, recolección de basuras y transportes y las televisiones andaluza y catalana que emitieron en negro buena parte del día. La educación tuvo un elevado acatamiento especialmente en Andalucía y Catalunya. También la sanidad madrileña secundó masivamente la huelga a pesar de los abusivos servicios mínimos impuestos y del boicot a la protesta por parte de los sindicatos corporativos. En la cola en cuanto a seguimiento estuvo el País Vasco, donde desgraciadamente los sindicatos nacionalistas no se sumaron al paro por ser estatal. Perniciosa división que a su vez es alimentada por las direcciones de CCOO y UGT y el vergonzoso apoyo a la persecución al movimiento independentista vasco.

A lo largo del día hubo piquetes, ocupaciones de oficinas públicas, cortes del tráfico, concentraciones y manifestaciones en todas las capitales de provincia. En Barcelona y Madrid, entre muchos sectores de base y los cortejos de la izquierda sindical se levantó un verdadero clamor exigiendo la Huelga General de todos los sectores para tirar abajo el tijeretazo y la Reforma Laboral que prepara el gobierno para mitad de mes. La importante participación de sindicatos con una línea de oposición (como la CGT) es un síntoma importante de que se pueden desarrollar tendencias que vayan más allá de las timoratas medidas de las direcciones de los mayoritarios.

El 8J ha sido un primer paso importante cuando de manera aún parcial se ha demostrado la disposición a la lucha de muchos sectores obreros. En las manifestaciones, también era evidente la presencia de trabajadores del sector privado, jóvenes obreros en precario o en paro (desocupados). La anunciada continuación de los ataques del gobierno dibuja un horizonte muy distinto al de los dos primeros años de crisis. En las próximas semanas y meses es probable que las calles vuelvan a ser ocupadas por miles de trabajadores e incluso vayamos a la primera huelga general de 24hs. contra Zapatero.

Desde Clase contra Clase hemos estado militando la convocatoria del 8, en numerosos piquetes como el del transporte urbano de Zaragoza o la ocupación de la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón y marchando codo con codo con la izquierda sindical en las manifestaciones de Barcelona y Zaragoza. Todo ello levantando la política de imponer a las direcciones de CCOO y UGT el fin del diálogo con el gobierno y la elaboración de un plan de lucha que arranque con una inmediata huelga general. Para garantizar una lucha combativa y hasta el final creemos que la izquierda sindical y aquellos sectores de trabajadores contrarios a la política de la burocracia debemos impulsar asambleas en los centros de trabajo, elección de delegados y mecanismos de democracia obrera que permitan dirigir la lucha desde la base. Sólo así podremos llevar adelante un combate para hacer pagar la crisis a los capitalistas, en base a atacar sus intereses y beneficios. Es hora de retomar tradiciones perdidas para acabar con los gobierno de patronos y banqueros e imponer un gobierno de los trabajadores y sectores populares, el único capaz de dar una salida obrera a la crisis.

 

Ver online | Ir a www.pts.org.ar



Redacción de la Verdad Obrera: [email protected]
La Rioja 853 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - C1221ACG - Argentina / Te.: (54-11) 4932-9297