Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de octubre de 2017

Nacional

El frente externo: gira de Rodrigo de Rato por América del Sur a fines de mes

Viene el director del FMI para presionar por las reformas

19 Aug 2004 | Pedirá avances en materia fiscal, en tarifas, en el sistema bancario y en la salida del default. Estará por un día en Buenos Aires, antes de viajar a Chile y a Brasil. Europa le pidió en una carta que el Fondo Monetario "vigile" más a la Argentina para que cumpla sus compromisos.   |   comentarios

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo de Rato, aterrizará en Buenos Aires a fines de mes con una valija cargada de fuertes presiones para que la Argentina avance en una serie de reformas económicas de mediano plazo, aunque el Gobierno consideró ayer que su viaje es una señal muy positiva para volver a encarrilar las negociaciones con el organismo multilateral de crédito. 
El funcionario español se reunirá el martes 31 del actual con las principales autoridades del Gobierno, luego de pasar por Montevideo y antes de partir para el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que se desarrollará entre el 1° y el 3 del mes próximo en Santiago de Chile. 
La gira sudamericana, que culminará en Brasil, será la primera del titular del Fondo por la región y se producirá en medio de una "pausa" en la tercera revisión del acuerdo firmado con la Argentina, por diferencias en la renegociación de la deuda y las tarifas de los servicios públicos, la nueva ley de coparticipación, las compensaciones bancarias y la reforma de la banca pública. El representante argentino ante el FMI, Héctor Torres, dijo ayer a LA NACION desde Washington que "el viaje del director gerente es una noticia muy positiva que puede dar lugar a un mayor entendimiento, aunque luego hay que esperar la reunión del directorio para tratar la postergación de un pago de US$ 1000 millones" para el año próximo solicitado por el país. 
Torres agregó que, a pesar del viaje del titular del FMI, "no hay que dar por descontada de antemano" la postergación del importante vencimiento del 20 de septiembre, aunque LA NACION pudo saber que en Washington hay buena voluntad y no se quiere complicar el panorama financiero argentino antes de la renegociación de la deuda soberana que se lanzaría a mediados del mes próximo. 
Si bien se espera que el viaje de Rodrigo de Rato permita acercar posiciones entre ambas partes, el funcionario tiene en su escritorio una carta elaborada por los viceministros de Finanzas de la Unión Europea, que fue entregada a través del representante holandés en el Fondo, Jeroen Kremers. El mensaje tiene particular importancia porque Holanda ejerce actualmente la presidencia de la UE. 
En la carta, a la que tuvo acceso LA NACION, se destacó que la reciente evolución macroeconómica argentina ha sido favorable, pero se advirtió que "es importante que el Fondo sea realista y vigile muy bien la sustentabilidad del acuerdo". 
"No hay claros compromisos sobre las políticas macroeconómicas de mediano plazo, en particular en el campo fiscal; un mayor estancamiento en las reformas estructurales puede tener consecuencias sobre la sustentabilidad del programa, poner en peligro las perspectivas de la deuda, de la reducción de la exposición del FMI y, en general, del éxito económico de mediano plazo. Más aún, se necesita un progreso con un ojo en un tratamiento igualitario respecto de otros miembros del Fondo". Según los funcionarios europeos, el acuerdo se basa en un compromiso argentino de tener una tendencia creciente en su superávit primario y en comenzar el pago neto al Fondo después de 2006, cuando finaliza el actual acuerdo de tipo stand by firmado en 2003. Esta tendencia debería "traducirse en un adecuado camino de superávit primario para 2005 y más allá". Con este objetivo, se pidió que el staff del Fondo brinde escenarios que permitan visualizar el eventual cumplimiento de este compromiso. 
"Hasta ahora el compromiso de superávit no ha sido demasiado concreto, dependiendo de la resolución de la reestructuración de la deuda. Asumiendo que esto se resuelva pronto, el Fondo debe insistir en este compromiso fiscal, así como en acentuar progresos concretos en las negociaciones de buena fe" en el diálogo con los bonistas afectados por el default. 
Ante este fuerte mensaje redactado en el Consejo de Finanzas de Europa (Ecofin), una fuente del equipo económico dijo a LA NACION que "en realidad Europa no tiene una posición única en el FMI y algunos miembros quieren un compromiso más fuerte que otros". El informante aclaró que el pedido de reducir la deuda con el FMI desde 2006 se discutirá más adelante. "No hay que descartar que De Rato pueda plantear este u otros temas, pero para nosotros no es el momento de discutirlo", aclaró el funcionario. 
De hecho, el país reducirá su grado de exposición con el Fondo hasta que se apruebe la tercera revisión, ya que pagará vencimientos sin recibir desembolsos a cambio. En este sentido, se espera que la visita del español destrabe la agenda entre la Argentina y el FMI para que la revisión se pueda realizar apenas termine el canje para salir del default. 
En un reciente diálogo que mantuvieron en Buenos Aires el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y el ex titular del Banco Central Mario Blejer, coincidieron en que, tras el congelamiento de la tercera revisión, el Fondo se encuentra en una posición muy incómoda, porque si el canje recibe una escasa adhesión será señalado como el culpable de su fracaso. Si, por el contrario, la operación es exitosa, el Fondo perderá relevancia como agente supervisor del sistema financiero internacional. 

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota