Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
10 de diciembre de 2017

La Verdad Obrera N° 583

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Servicio Penitenciario Federal en los ex Centros Clandestinos

Un sitio de memoria tampoco es una cárcel

21 Aug 2014   |   comentarios

“Una asamblea en una cárcel, no es una asamblea”, leía hoy en el lema del boletín de lucha N° 27 de los trabajadores despedidos de la autopartista buitre Lear. En la movilización que se realizó el 20 de agosto por la mañana a la Cámara de Comercio Norteamericana, pude presenciar una acción artística y juvenil que dejaba ver la realidad que se sufre dentro de ésta fábrica, que está militarizada, y cuyos trabajadores están dando una lucha ejemplar.
No pude evitar relacionarlo con otra realidad donde el Gobierno Nacional es absolutamente responsable. Y digo: “Un sitio de memoria, tampoco es una cárcel”. Un sitio de memoria custodiado por el Servicio Penitenciario Federal (SPF) no es un sitio de memoria, más bien es un ex Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio donde las propias fuerzas represivas que cumplieron tareas en la dictadura, vuelven a cumplir “tareas” en plena democracia. Por supuesto que las situaciones no son exactamente las mismas, pero sí que el SPF se encargará a partir de ahora de la custodia de los predios donde funcionaron estos CCDTyE durante la dictadura cívico militar.
El secretario de DD.HH. del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, tomó una “dura” decisión de la mano de sus ya manifiestas políticas de reconciliación con las FF.AA., culpables del exterminio masivo de personas durante el Terrorismo de Estado: poner al SPF a custodiar los sitios donde funcionaron los centros clandestinos. Dura para muchos y fácil para él, porque estas fuerzas dependen directamente del Ministerio de Justicia. Esto sucede en el marco en el que los Sitios de Memoria vienen sufriendo una serie de irregularidades desde su traspaso de la Ciudad a la Nación, como ser la falta de luz por más de un mes en algunos de los Sitios, retraso en los pagos a los salarios, además de despidos. En este contexto se suma que el gobierno de CABA le da de baja al servicio de Seguridad Privada y es ahí cuando el Gobierno Nacional manda al SPF a vigilar todos los Sitios. Hasta el momento solo llegó a instalarse en Olimpo y está hace aproximadamente ocho días. Acá estuvo secuestrado mi hermano Guillermo, aun desaparecido.
La seguridad privada tampoco era una forma posible de proteger estos espacios -muchos de los que forman parte fueron represores- que siguen aportando pruebas en las causas de Lesa Humanidad contra los genocidas. En ESMA ya existe una figura que es la de “protectores” que son trabajadores y trabajadoras capacitados justamente para cuidar todo el predio. Los trabajadores, los sobrevivientes, los familiares de los desaparecidos, los organismos de derechos humanos y los sindicatos independientes somos los únicos interesados en buscar qué hacer, y de qué modo, con los espacios que fueron centro de exterminio; por eso nos opusimos al traspaso de los sitios de memoria a la órbita estatal, porque sabíamos que de la mano de esto venía la intervención que ahora se expresa de la peor manera: con las fuerzas de seguridad dentro de los CCDTyE.
Los agentes del SPF que mandan a los Sitios de la Memoria provienen de las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz, donde están con genocidas que se encuentran cumpliendo condena. En las prisiones o “tumbas” esta fuerza mata y tortura. El número de muertes dudosas crece año a año. En los últimos 6 meses hubo ya 25 muertes en las Cárceles Federales, en el 2013 hubo 48 muertes, de las cuales 29 fueron casos violentos: homicidios, falsos suicidios de ahorcamiento con cordones de zapatillas y otras causas dudosas. El pico más alto fue en 2012 donde se registraron 56 casos (según la Procuración Penitenciaria de la Nación).
Las cárceles son los campos de concentración de la democracia burguesa, los CCDTyE fueron los campos de concentración de la contrarrevolución en Argentina y Latinoamérica. Hoy en día las cárceles son sobre todo para criminalizar la pobreza, la juventud y la protesta social. Y cuanto más se acreciente la lucha de clases, más intentarán utilizarlas y más lucharemos por que esta vez seamos los trabajadores y oprimidos los que triunfemos sobre las patronales buitres, los SMATA y sus gobiernos.
Con la memoria no podemos hacer un monumento, un museo, mucho menos una cárcel.
Ni olvido, ni perdón, ni reconciliación.

Temas Relacionados: Libertades Democráticas









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota