Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
17 de junio de 2019

La Verdad Obrera Nro. 168

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Sindicato Ceramista de Neuquén: Un ejemplar estatuto para los trabajadores

28 Jul 2005 | Los obreros ceramistas de Neuquén son conocidos por protagonizar una de las experiencias más avanzadas de control y administración obrera de una fábrica, Zanon. Recientemente, el 16 de julio, en Asamblea extraordinaria de las cuatro fábricas acaban de votar una reforma de los estatutos de su sindicato, el SOECN. Las definiciones que incluyen en esta reforma son inéditas para los actuales sindicatos en la Argentina y un nuevo ejemplo para todos los trabajadores del país. Entrevistamos a Raúl Godoy, secretario general del SOECN y de la dirección nacional del PTS.   |   comentarios

LVO: Básicamente, ¿en qué consisten las reformas al estatuto del sindicato?

Raúl Godoy: Centralmente significan dos cosas, muy sencillas, que para los revolucionarios son las guías de nuestra participación en los sindicatos, la plena democracia sindical y la independencia del estado patronal, es decir una base de independencia de clase. Estas dos cuestiones están detrás de todas las definiciones que adoptamos. La democracia sindical porque ponemos la asamblea como el organismo soberano, que puede destituir y revocar a los dirigentes, es decir que la que manda es la base, contra el verticalismo de los sindicatos de hoy. La implementación de cuerpos de delegados en cada fábrica. La proporcionalidad en las elecciones de comisión directiva para que se expresen las minorías, lo que es muy importante para luchar dentro del grueso de los sindicatos que están en manos de burócratas y este derecho democrático no existe. También la libertad de tendencias y opinión de las distintas ideas de los trabajadores. El hecho que los dirigentes trabajemos y ganemos lo mismo que cualquier trabajador. La práctica del SOECN es la de poner el sindicato al servicio de los trabajadores y no al revés. Además, buscamos la unidad de las filas obreras. En primer lugar entre ocupados y desocupados, entre efectivos y contratados, entre estatales y privados, y la coordinación con otros sectores. Nuestro sindicato está abierto y al servicio de todos los trabajadores y los sectores populares. Todas estas definiciones y la de definir al sindicato para la lucha de clases, como herramienta para terminar con la explotación capitalista son un ejemplo que nosotros ponemos para discutir en todos los gremios, un aporte para los nuevos dirigentes que surgen. Desde Neuquén queremos aportar así al surgimiento de un sindicalismo clasista, con independencia de clase.

LVO: ¿Y cómo surge la necesidad de cambiar los estatutos?

RG: Bueno, es algo que nos debíamos de hace rato, pero que no podíamos concretar por el asedio que venimos sufriendo en Zanon bajo control obrero. La idea es que nuestra experiencia trascienda y hacer una nueva tradición para los sindicatos que en la Argentina fueron burocratizados, atados al estado patronal desde la época del primer gobierno de Perón. Nosotros lo que intentamos es “hacer ley”, reglas de funcionamiento, que la mayoría ya veníamos practicando en la militancia del sindicato y nuestra forma de manejarnos desde hace 6 años, desde que recuperamos la comisión interna de Zanon hasta ahora. Siempre nos movimos con el mandato de asamblea, por ejemplo. O sea que hay una parte que se desprende de la práctica, de nuestra propia experiencia concreta. Otra no, y esto es importante, porque tuvimos que ir a buscar en otras experiencias de la clase obrera internacional. Porque, se imaginarán, no se puede sacar nada de esto de los sindicatos actuales. Entonces, fuimos a los estatutos de, por ejemplo, la CGT de Perú que en su momento ayudó a redactar el marxista peruano Juan Carlos Mariátegui, unos estatutos muy clasistas, o a cosas escritas de la UGT de España, de su congreso de 1932. Es decir, las reformas del estatuto ceramista tienen al menos dos vertientes, una es la experiencia que venimos haciendo los ceramistas en Neuquén, especialmente en Zanon. Pero eso no alcanza, porque cualquier experiencia concreta del movimiento obrero es limitada, y hay que buscar en la experiencia histórica, por eso apelamos a los estatutos que te decía de los españoles en el año 32, o lo de la central obrera peruana que un marxista latinoamericano como Mariátegui ayudó a redactar. También de la experiencia del Sitrac Sitram, el clasismo cordobés de los 70. Estos dos aspectos siempre se dan, vos fijate que nuestra experiencia de control obrero también es parecido. Por un lado, surgió de la necesidad de poner la fábrica a producir porque la patronal cierra la fábrica dejando en la calle a los obreros y sus familias, y entonces la determinación esta dictada por la necesidad, por la experiencia inmediata y la voluntad de todos los trabajadores de Zanon que lo decidieron concientemente. Pero también se necesita una conciencia de otras experiencias, más histórica, porque la misma definición de control obrero es algo que en ese momento no se hablaba en la clase trabajadora, pero si está en nuestro programa de partido. Y el programa de un partido no sale de la cabeza de un dirigente iluminado ni de un pequeño grupo sino que es la acumulación de la experiencia de luchas, ganadas y perdidas, de generaciones y generaciones de la clase obrera, lo mismo que la democracia directa, la apertura de los libros contables de las empresas, etc. Yo siempre digo la frase de Gramsci, de que un partido revolucionario se mide por lo que aporta a su clase y en este sentido los revolucionarios del PTS hemos aportado al proceso de Zanon y nos hemos puesto a prueba.

LVO: ¿Cómo fue la participación de la base en toda esta discusión?

RG: Las propuestas en borrador se distribuyeron en todas las fábricas y se empezó un proceso de discusión en asambleas de base, primero. Luego hicimos plenarios de delegados abiertos, de las comisiones internas de las fábricas, y finalmente la Asamblea extraordinaria, donde ya los más concientes, más de un centenar, definieron la redacción final de los estatutos, sobre la base de la participación de todos los ceramistas. No todas las propuestas se adoptaron tal cual hubiésemos deseado, ni todas fueron por unanimidad. Por ejemplo la votación de la proporcionalidad, fue muy discutida y se adoptó que con un piso del 20 % de los votos de una elección a directiva se integran compañeros en esa proporción. Otra cuestión fue el tema de la cuota sindical, que nosotros proponíamos sea cobrada en mano por los dirigentes para terminar con el descuento compulsivo que hace la patronal por planilla en todos los gremios, y perdimos por un voto. De todas maneras, como vamos a iniciar un reempadronamiento de los afiliados cada trabajador decide voluntariamente si se afilia y paga la cuota o no. Yo creo que el estatuto tiene cosas que se pueden mejorar, pero es una base para un sindicalismo clasista. Nosotros lo ponemos a disposición para que lo tomen los delegados antiburocráticos de todo el país. Creemos que estamos haciendo un aporte para refundar un nuevo movimiento obrero, sin burócratas sindicales ni conciliación con la patronal y su estado.

-------
Los estatutos del SOECN

Los mandatos de los dirigentes se pueden revocar por asamblea y la asamblea es el órgano soberano: si no cumplen se reemplazan por otros compañeros. En la asamblea hay libertad para todas las opiniones y tendencias que no defiendan a los empresarios. Para las elecciones de comisión directiva rige el método de la proporcionalidad, no como ahora en todos los sindicatos, incluidos los que se dicen combativos como FOETRA Buenos Aires, en los que una lista de oposición puede superar el 20% de los votos de los trabajadores, como acaban de obtener los telefónicos de la Violeta Roja, y no obtiene un solo miembro en la conducción. Los dirigentes ganan lo mismo que cualquier trabajador del gremio y trabajan, salvo que una asamblea general determine liberarlos para tomar tareas de tiempo completo, en cuyo caso no pueden estar más de un mandato sin trabajar. Solo podrán ser reelectos una vez, luego deberán volver a la base. El mandato se acortó a tres años. Para que la afiliación al sindicato sea conciente se iniciará un reempadronamiento voluntario, para que los trabajadores decidan si aportan la cuota sindical porque el sindicato les sirve, o no se afilian ni pagan porque consideran que no representa sus intereses. Y tan importante como estos métodos de genuina democracia obrera: los ceramistas de Neuquén luchan para que los sindicatos sean herramientas para la liberación de los trabajadores. En sus definiciones de principios se pronuncian a favor de la lucha de clases, por la solidaridad internacionalista de los trabajadores y por el fin de la sociedad de explotación. Es un paso adelante en la independencia de la clase obrera y por ello declaran que su sindicato es independiente del Estado, los empresarios y los partidos patronales.

(Extraído del periódico impulsado por los ceramistas del SOECN, Nuestra Lucha Nro.22 - www.nuestralucha.org)


Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota