Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
20 de julio de 2018

Editorial

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

SANTA CRUZ DEBE TRIUNFAR

10 May 2007 | La persistente lucha de los maestros y municipales de Santa Cruz merece la atención y el apoyo de todos los trabajadores del país. La huelga es un desafío a la política del gobierno de Kirchner quien atacó duramente a los maestros acusándolos de patoteros, luego de que éstos rechazaran la conciliación obligatoria y la oferta de aumentar 50 pesos el ya miserable básico de 161 pesos que cobran. En esta pulseada se está revelando la verdadera cara del gobierno K. El presidente dice defender los derechos humanos pero envía a la gendarmería y a la policía de su provincia, que reprime a los que luchan. Mientras tanto, Aníbal Fernández y el propio Kirchner justifican con argumentos propios de lo más energúmeno de la derecha las apretadas y los palos contra los docentes y municipales en lucha. La Patagonia Rebelde está diciendo basta. Pero esto es algo que no parecen entender los dirigentes sindicales. La CGT haciendo gala de oficialismo se abstiene de decir palabra. La CTERA y la CTA, la central sindical en la que están agremiados los docentes santacruceños se niegan a convocar a una medida de lucha nacional como exigen las organizaciones docentes de Santa Cruz y Tierra del Fuego. ¿Qué esperan para llamar a un paro nacional? ¿Que haya otro maestro muerto como pasó en Neuquén con el asesinato a mansalva de Carlos Fuentealba? No se puede esperar más: ¡Paro nacional ya! Los trabajadores de Santa Cruz deben triunfar.   |   comentarios

La lucha de los docentes y trabajadores de Santa Cruz es una pelea política contra el gobierno nacional y provincial. Su huelga desafía el pacto de Filmus-Yasky-Kirchner que pretendió imponer el congelamiento de los básicos docentes y las sumas en negro, como parte de mantener a los estatales cobrando salarios por debajo de los que percibían a fines del 2001. Los sueldos de los empleados públicos sólo aumentaron el 49%, mientras que la inflación trepó al 95,5% según datos oficiales.

Como parte de la clase trabajadora, también la lucha santacruceña desafía el tope salarial del 16% acordado por Kirchner-Moyano y los empresarios. Pero además desnuda el verdadero “modelo santacruceño”: un gobierno de camarillas repleto de funcionarios corruptos y testaferros del poder K al servicio de las petroleras, pesqueras, mineras y los terratenientes, protegidos por Gendarmería.

La rebelión pone al descubierto además el doble discurso kirchnerista. Mientras dice ser la alternativa a la derecha y a los gobernadores “palo en mano”, no tiene otro método muy distinto para tratar la protesta social: conciliación obligatoria, intimidación, represión y la infamia contra los huelguistas. Como han aclarado los docentes de Santa Cruz, esta es la cara que oculta Kirchner tras los discursos progresistas. Mientras promete una equitativa distribución del ingreso se niega a aumentar el básico de los estatales y docentes.

Si los trabajadores santacruceños triunfan mostrarán al conjunto de la clase trabajadora que con la lucha se puede conquistar mucho más de lo que impone este gobierno al servicio de los empresarios, en el camino de lograr un salario equivalente a la canasta familiar de $2400, el fin de la precariedad laboral, la recuperación plena de los derechos perdidos en la década del ’90. Sería una derrota de toda política destinada a quebrar y silenciar a los que luchan, objetivo que hoy comparten los “progresistas” del gobierno y los cultores de la “mano dura”: Pero además haría tambalear al gobierno de Sancho y enturbiaría el panorama electoral para el gobierno de cara a octubre.

La CGT y la CTA

El rechazo a la conciliación obligatoria tramposa, el ataque del presidente y las jornadas de represión vividas por los trabajadores santacruceños han endurecido a las partes en conflicto. Una masiva marcha de docentes y municipales respondió las provocaciones lanzadas por el Presidente. Los tiempos se acortan y el gobierno busca por todos los medios a su alcance quebrar la huelga. Mientras tanto los burócratas sindicales guardan silencio.

Bien lejos de los convulsivos acontecimientos, Hugo Moyano junto a Luis Barrionuevo y otros dirigentes reunieron el Consejo Directivo de la CGT para formar una “mesa chica” que resuelva las disputas internas entre los “gordos” y los seguidores del camionero. Desde ya que no se les pasó por la cabeza pronunciarse ante la huelga que sacude a la Patagonia. Pero sí tuvieron tiempo para plantearse quién de sus pares se integraba a las listas del Frente para la Victoria junto a Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires. Entre los inscriptos en la carrera figuran Andrés Rodríguez (UPCN), Julio Piumato (Judiciales y mano derecha de Moyano), Viviani (Taxistas), Martínez (UOCRA) y Mastrocola (Plásticos).

Por su parte, la CTA y la CTERA se llaman a silencio y se vienen negando a convocar a una medida nacional de apoyo a los docentes y estatales. Están dejando solos a los trabajadores como lo hicieron en Neuquén hasta que fuera fusilado Carlos Fuentealba, y sin convocar ninguna acción luego del paro del 9 de abril. Así vuelven a dar la espalda a los mismos dirigentes de ADOSAC que exigían un paro nacional tras la violenta represión. La supuesta posición “ni oficialista, ni opositora” de Yasky se cae ante la evidencia de que la “central alternativa” se subordina a la necesidad de desmovilización del gobierno nacional.

Por la victoria de la huelga

Los trabajadores y el pueblo de Santa Cruz exigen la renuncia de Carlos Sancho y el retiro de la gendarmería. Hay que acompañar este reclamo rodeando la lucha de los docentes, estatales y municipales santacruceños, brindando todo el apoyo y la solidaridad hasta lograr la victoria plena de sus demandas.

La tarea de la hora es coordinar y organizar los esfuerzos militantes para efectivizar aquello que los dirigentes sindicales nacionales se niegan a hacer por su apoyo público vergonzante al gobierno. Desde cada empresa, en cada establecimiento, en cada lugar de trabajo, en cada barrio, escuela y universidad hay que debatir cómo movilizarse y difundir la verdad de los trabajadores santacruceños. Las seccionales del SUTEBA dirigidas por la oposición, AMSAFE Rosario, las listas opositoras de ATE y todo el activismo antiburocrático de la CTA, tienen la responsabilidad de coordinar la solidaridad efectiva y luchar por imponer a la CTERA y a la CTA el paro nacional. Los obreros ceramistas de Neuquén, el cuerpo de delegados del subte y de Astilleros Río Santiago, la comisión interna del Hospital Garrahan, todos los delegados combativos pueden comenzar a dar los primeros pasos en la coordinación para impulsar la solidaridad con los santacruceños.

Hay que transformar la lucha de los trabajadores de Santa Cruz en una causa de toda la clase trabajadora, por el salario, contra los atropellos y la represión.









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota