Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
26 de marzo de 2019

Neumático

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Quiénes son los que atacan a los trabajadores del neumático

31 Jul 2008   |   comentarios

Hoy, las grandes empresas del neumático se muestran intransigentes con los trabajadores. Quieren dar aumentos miserables y aplacar cualquier intento de organización en sus plantas, mediante los despidos y la persecución. Pero, ¿cuál es la historia que se esconde dentro de los muros de las fábricas?

De la Italia de Mussolini a la Argentina de Videla

La estadounidense Firestone comenzó a fabricar cubiertas en la Argentina a fines de la década de 1920. Al poco tiempo de su llegada, la empresa apoyó el golpe militar del General Uriburu. Dos de sus gerentes - Horacio Beccar Varela y Pablo Calatayud - pasaron a ser ministros de esa dictadura.
Con el paso de los años, el apoyo a regímenes militares se convirtió en toda una costumbre para Firestone. Por eso fue denunciada como “una de las multinacionales del Plan Cóndor”, por el apoyo que prestó al sistema organizado por los militares para perseguir y asesinar a militantes políticos y sindicales en la década del 70 (Página 12, Mayo 2005).

Pirelli no tiene nada que envidiarle. Su fundador, Alberto Pirelli, llegó a ser ministro de Benito Mussolini. Podría parecer algo lejano, pero en el Grupo Pirelli siempre se mantuvo la admiración por las ideas de ‘Il Duce’. En 2006 el actual Director de Pirelli Argentina, Franco Livini, fue candidato a senador por la Alianza Nacionalista, el partido neofascista integrado por la nieta de Mussolini que hoy forma parte del gobierno de Silvio Berlusconi.
La historia del Grupo Madanes, dueño de FATE, es quizás la más conocida. Luego del favor del dictador Lanusse, que en 1971 le adjudicó el monopolio del aluminio a través de ALUAR, el grupo se convirtió en uno de los más importantes ‘capitales nacionales’, siempre amigo de los poderes de turno.

La colaboración de estos empresarios con la última dictadura militar tuvo su rédito. Fate fue favorecida en 1982 con la estatización de parte de su deuda privada, de 223 millones de dólares. En el caso de Pirelli fueron 127 millones de dólares los que debió asumir el pueblo trabajador.

“Pirelli: chupasangre explotador”

Si las patronales del neumático hicieron fortunas cobijadas por políticos burgueses y militares, hoy esa dictadura patronal sigue viviendo dentro de las plantas. “Pirelli tiene máquinas del año 60, y hoy hacen el doble de producción sólo por el sacrificio que hacemos los trabajadores”, dice uno de los despedidos. La multinacional italiana se jacta de ser “lo último en neumáticos”, pero los trabajadores tienen otra visión: “tenemos un sistema de trabajo neoliberal, de 12 horas obligatorias, sumado a un salario miserable. La gente vive dentro de la planta haciendo horas extras. En Pirelli ‘el virus’ es la hernia”. Con un básico de 1260 pesos, no tienen sábados, domingos ni feriados. Por eso también, estos días marcharon tras una bandera de guerra: “Pirelli: chupasangre explotador”.

Lo cierto es que la devaluación de 2002 permitió un fuerte desarrollo del sector, apoyado en la expansión de la industria automotriz y las exportaciones. Desde 1990 hasta el año pasado, la producción de neumáticos en la Argentina pasó de 5 millones anuales a cerca de 13 millones. El 60 % de esas cubiertas se exportan a precios siderales en dólares y euros.

Durante el gobierno de los Kirchner, la facturación total del sector pasó de US$ 1.600 millones, a alrededor de US$ 2.000 millones, con un incremento de sus ingresos de un 25 % anual. A esta fortuna que embolsan los empresarios, los jóvenes obreros del neumático la sienten en cada músculo, en cada hora de sus vidas que se pierde detrás de esas máquinas.

Los delegados de FATE vienen denunciando las condiciones insalubres de trabajo y el aumento de los accidentes y enfermedades. “En el sector Diagonal se produjeron desde mayo de 2006 a mayo de 2008, alrededor de 1750 accidentes, sin contar enfermedades profesionales” (Boletín La Gomera N°3). En esas condiciones, los trabajadores calcularon que con un día de su trabajo, la empresa gana el dinero suficiente para pagar el salario mensual de todos los trabajadores del sector, y además le sobran 200 mil pesos. Con este robo fenomenal del trabajo obrero, FATE ha multiplicado sus ganancias en los últimos años.
“Empresas ricas, trabajadores pobres” revelaba otra de las banderas de los jóvenes trabajadores de Pirelli. Una verdad, a esta altura, indiscutible.

Con los Kirchner, negocio redondo

Aunque luego de las derrotas sufridas en 1991 los trabajadores del neumático padecieron un aumento en la flexibilización laboral, fueron los Kirchner quienes más beneficiaron a las grandes empresas del sector. Millonarios subsidios y ventajas impositivas, dólar alto para exportar y salarios bajos para explotar. En definitiva, el crecimiento de la producción y las superganancias de Fate, Firestone y Pirelli están basados en el aumento de la explotación obrera, de los ritmos de trabajo y la precarización laboral.

Por eso, cuando las empresas del neumático dicen que no pueden pagar los aumentos salariales porque no les dan los números o les aumentan los costos de las materias primas, mienten. Pirelli y Bridgestone-Firestone cerraron el balance 2007 con ganancias récord. FATE también. En realidad, quieren seguir ganando millones y sentar un precedente para todos los que se rebelen contra las condiciones de trabajo y la miseria salarial, para todos los que no están dispuestos a dejar sus vidas en manos de estos explotadores.

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota