Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
13 de octubre de 2019

La Verdad Obrera N° 396

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

A UN AÑO DE SU SANCION EN EL CONGRESO

¿Qué pasa con la Ley de Medios?

14 Oct 2010   |   comentarios

Ley de medios: se olvidó de los trabajadores de prensa | tvpts

Aunque la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ya tiene un año, poco y nada puede decirse sobre sus efectos en el mapa mediático. Por el contrario, todo este tiempo se vio a las corporaciones y al gobierno paseando por los pasillos judiciales en un tira y afloje lleno de medidas cautelares, amparos y apelaciones.

Mucho sucedió desde aquella sesión en el Senado, el 10 de octubre de 2009. Y aunque la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ya tiene un año, poco y nada puede decirse sobre sus efectos en el mapa mediático. Por el contrario, todo este tiempo se vio a las corporaciones y al gobierno paseando por los pasillos judiciales en un tira y afloje lleno de medidas cautelares, amparos y apelaciones.

Millones miran por TV la pelea entre “los monopolios” y el kirchnerismo, mientras la Ley de Medios hasta ahora sólo logró que aparezcan en la radio y la televisión esos avisos de “espacio publicitario” y fin del horario “para todo público”.

Fallando y fallando

El 15 de junio la Corte rechazaba una medida de “no innovar” dictada por una jueza mendocina a pedido de Clarín, que obstaculizaba la aplicación de la Ley de Medios. Una vez truncado ese recurso, Noble y Magnetto metieron otra cautelar pidiendo que se declare inconstitucional sólo el artículo 161 (que obliga a vender las señales que excedan la cantidad permitida en el plazo de un año). El gobierno volvió a apelar ante la Corte, y ésta falló el último martes 5. Aunque no satisfizo al oficialismo en su objetivo de derrotar directamente a Clarín sí exhortó a los jueces a no eternizar las medidas cautelares que interponen los multimedios. La Ley hoy está vigente, pero Clarín logró dilatar los tiempos para, al menos en el mediano plazo, no tener que “desinvertir”.

Como se lamenta Mario Wainfeld, vocero kirchnerista, “si actores legitimados (las empresas de medios) van por cautelares restringidas, la Corte no intervendrá o casi no intervendrá. Una caja de Pandora en ciernes, catalizada por la magnitud de los intereses en juego” 1. Algo de eso parece haber entendido la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (que nuclea a canal 13, Telefé y América entre otros), quien acaba de presentar una nueva cautelar pidiendo la inconstitucionalidad de 33 artículos de la Ley. Una fuerte acción corporativa de las grandes emisoras, algunas incluso de muy buenas relaciones con el gobierno, como Canal 9 y Telefé.

Y además de Clarín, ¿qué?

Si la Ley está vigente hace meses (salvo para algunos beneficiados con medidas cautelares) y llegó para transformar el panorama mediático, vale preguntarse entonces qué avances “democratizadores” concretó.
Mal que le pese a Mariotto 2, el gobierno no tiene mucho para mostrar. Sobre todo cuando sus últimos embates contra Clarín (caducidad de Fibertel, intervención en Papel Prensa, Fútbol para Todos) poco tienen que ver con la propia Ley de Medios.

Martín Becerra, uno de los redactores del proyecto que hace un año votaba el Senado, afirma que “para reducir la concentración, cualquier gobierno puede incrementar la cantidad de medios no concentrados (…) El Gobierno anunció que lo haría a partir de 2009, pero no se ve que existan nuevas adjudicaciones”3. Reconoce así que no se habilitaron nuevos canales y radios. Aunque olvida un par de excepciones, como CN23, el nuevo chiche K de Sergio Szpolsky (que con la grilla del cable reordenada ocupará un lugar entre las señales de “noticias”), que junto a Encuentro, Pakapaka e INCAA TV vienen a cumplir el deseo oficial de recrear “un nuevo universo mediático” 4.

El “tercio” fantasma

Un caballito de batalla con el que se impulsó la Ley de Medios fue la promesa de dar una de cada tres frecuencias a organizaciones sin fines de lucro y cooperativas. Como dice Becerra, no hay que esperar a sacarle todo a los “monopolios” para fundar nuevas señales. Sin embargo, en todo este año el gobierno no entregó una sola licencia de radio o TV a organizaciones populares (algo que incluso podía hacer con la ley frenada). El propio Mariotto prefirió beneficiar a empresarios amigos, atacando incluso a medios comunitarios. En Mendoza el canal 13 GiraMundo transmitía para la comunidad, hasta que en julio esa frecuencia le fue entregada a Electroingeniería, corporación aliada de los Kirchner (dueña de la porteña Radio Del Plata). Frente a la denuncia y movilización de los compañeros de GiraMundo, Mariotto respondió con… silencio de radio.

Mientras la Ley de Medios anda por terreno fangoso, 678 sigue facturando por los servicios prestados, Tiempo Argentino espera el papel barato para competir con Clarín y La Nación, Hadad especula con rajar al “negro” Oro porque no es tan amable con el gobierno desde el aire de La Diez y las telefónicas se relamen a la expectativa de un eventual cierre de Fibertel para quedarse con sus abonados.

El gobierno hasta ahora jodió más a Clarín con Guillermo Moreno que con su “democratización”. Y aunque algunos piensen que con la ley a pleno las cosas serán distintas, el kirchnerismo está más preocupado por seguir consolidando, de cara a 2011, su aparato de propaganda estatal/privado que por permitir que se escuchen “todas las voces”. De negocios para los amigos, mucho. De pluralidad, nada.

1 - Página/12, 06/10/10

2 - Perfil.com, 12/10/2010

3 - Titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual.

4 - Tristán Bauer, presidente del Sistema Nacional de Medios Públicos, Revista Debate, 01/10/10.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota